Gonzalo Higuaín, autor del gol de la Liga

El Pipita volvió a ser decisivo para Real Madrid; como hace cuatro años, abrió el 3-0 ante el Athletic de Marcelo Bielsa, que le dio el 32º título a los Merengues y cortó tres temporadas de festejos de Barcelona. Por Alejandro Casar González

¿Y Mou lo quiere vender?

Los goles de Gonzalo Higuaín valen una Liga. Hace cuatro años, el 4 de mayo de 2008, en Pamplona, el delantero argentino metió el gol del 2-1 sobre Osasuna para festejar el último título de los merengues. Ayer, Pipita abrió el camino para un nuevo título de Real Madrid, que se consagró luego de un 3 a 0 ante Athletic Bilbao.

El partido empezó con un mal trago. Iraizoz, arquero vasco, le atajó un penal a Cristiano Ronaldo e hizo recordar el fallo del portugués ante Bayern Munich en la eliminación de la Champions hace apenas una semana. Pero enseguida Higuaín convirtió cuando apenas había pasado un cuarto de hora de partido. Mezut Özil y Cristiano Ronaldo (que llegó a 44 goles) completaron más tarde el trabajo ante el conjunto de Bielsa. El festejo de Real Madrid cortó la hegemonía de Barcelona, que bajo el mando de Guardiola había conseguido las últimas tres ligas.

José Mourinho, entrenador del flamante campeón, sorprendió a todos al jugarse por Higuaín en lugar de su 9 preferido, el francés Karim Benzema. La apuesta tenía sustento en el poder de fuego del ex delantero de River: un gol cada 72 minutos en cancha, un número que sólo Cristiano Ronaldo y sus 44 anotaciones pueden igualar. La apuesta dio sus frutos cuando San Mamés se transformaba en una hoguera contra el presidente de Real Madrid, Florentino Pérez, quien no prestó el estadio Santiago Bernabéu para la final de la Copa del Rey. Esa caldera fue el escenario del 22º gol del delantero argentino, quien definió con un derechazo una perfecta triangulación entre Cristiano Ronaldo y Özil.

"Con el gol me he acordado de los que están cuando las cosas van mal. Cuando va bien, aparecen muchos", recordó el delantero cuando Real Madrid ya se había asegurado su 32a liga. Pese a sus asombrosos números -tiene más gol que Benzema (20), el predilecto de Mourinho, en 1596 minutos jugados-, Higuaín no tiene un lugar asegurado en el equipo titular. Y el club no piensa hacer un esfuerzo por aumentarle su contrato anual de 3,5 millones de euros. Paris Saint-Germain (Francia) ya se frota las manos: el equipo donde juega Javier Pastore piensa ofrecerle un sueldo mucho mejor y un puesto fijo como titular en el esquema del DT italiano Carlo Ancelotti. "Tengo decidido mi futuro, pero no lo voy a decir", anticipó Higuaín luego del partido. Sus palabras sonaron a despedida. Como el abrazo con Mourinho una vez que el portugués lo sustituyó, a 15 minutos del final, y cuando el equipo merengue ya había cerrado el partido.