Vélez empató con Atlético Nacional pero, por la diferencia de la ida, se convirtió en el primer clasificado a los cuartos de la Libertadores. Augusto la metió para el Fortín, que sufrió pero terminó festejando.

El buen partido que hizo en Medellín y sobre todo el 1-0 que se trajo de vuelta, hacían creer que Vélez tendría un trámite accesible en la vuelta de los cuartos de la Libertadores. Sin embargo, Atlético Nacional llegó a Liniers con las ideas claras, lo superó en varios pasajes del partido y lo hizo sudar la gota gruesa para avanzar de fase.

El equipo de Ricardo Gareca arrancó impreciso, con poco juego en la mitad y sin desequilibrio. Y el rival tuvo sus chances. Un cabezazo de Cristian Tula, un mano a mano que rechazó Barovero. Recién pasada la media hora llegaron las primeras para Vélez, todas alrededor de Pratto: primero un tiro lejano que controló Pezzuti, luego un cabezazo desviado.

Pero en el complemento el Fortín se lavó la cara y salió decidido a buscar la clasificación. Pezzuti le sacó una increíble al Seba Domínguez pero enseguida llegó el alivio. El Burrito Martíñez desniveló por la izquierda, Cabral reventó el palo y, en el rebote, Augusto la apretó abajo para gritar con todo el 1-0. Sin embargo, el equipo colombiano volvió a meterse en partido con un espectacular tiro libre de Mosquera que dejó sin posibilidades a Barovero.

Los minutos finales volvieron a ser de agonía para Vélez, que en los últimos partidos le cuesta hacer valer su peso como local. Sufrió pero tuvo premio y se convirtió en el primer clasificado a los cuartos de final de la Libertadores. En frente estará el Bolívar o el Santos de Neymar, vigente campeón.