Proyecto Primera 2012-2013


Ascender, antes que todo. La meta es redundante. Pero paralelamente a ese objetivo, los dirigentes sienten la necesidad de pispear un escenario posible que no puede sorprenderlos desnudos: el River 2012-2013. El primer equipo de una nueva era. Un 11 que, si Insitituto, Quilmes y Central lo permiten, sentirá en su piel cómo es eso de volver del más allá. Por eso, el incipiente Proyecto Primera va asomando a la superficie.

Passarella y Almeyda coinciden en las necesidades y en las urgencias de hoy, pero también en las de mañana. Renovar el contrato de Cavenaghi o hacer uso de la opción de compra de Carlos Sánchez, para ellos, es tan importante como sumarle un lateral izquierdo, un mediocampista izquierdo un defensor, un arquero y un líder futbolístico como un enganche.

Para concretar compras, el Club de Nuñez primero deberá tener algunos grandes ingresos y para esto deberá vender jugadores. Los apuntados a emigrar al viejo continente son los jóvenes, ya con un lugar en el equipo de Primera, Lucas Ocampos y Ezequiel Cirigliano. Grandes equipos de Europa ya se disputan los pases de los jugadores de River con ofertas muy altas. Una de las ventajas es que el reemplazante de Cirigliano ya está en el club( Leonardo Ponzio) por lo que la plata de su venta se usará para reforzar en otras posiciones.

Hace varios años se viene buscando a Pablo Aimar. El jugador ex River, en Diciembre fue pretendido tanto por River como por Belgrano de Córdoba, pero firmó un contrato hasta el 2013 con el Benfica, club portugués en el que también juega Javier Saviola. La ilusión de los dirigentes es traerlo como primer refuerzo y todas las fichas estarían apuntadas a él. De todas maneras el deseo de venir del jugador tiene que influir como fue el caso de Cavenaghi o Domínguez.

Para este River suenan jugadores de selección también. Gabriel Heinze, defensor central que jugó, entre otros, el Mundial del 2010 con Argentina, es un posible refuerzo. Se lo intentó traer en Diciembre pero su alto costo no lo dejó venir. En Junio, el defensor quedaría con el pase en su poder y negociaría con los dirigentes millonarios para armar una defensa con jóvenes y con experimentados.

De la misma manera, en el horizonte millonario aparece Jonas Gutierrez. Ese lateral por izquierda que River anda necesitando. Si bien todavía tiene contrato con su club, el Newcastle inglés, la venta inminente de Ocampos daría el dinero para traerlo.

Otro de los refuerzos en carpeta sería Sebastian Leto. Un mediocampista, casi delantero, figura en el Panathinaikos griego con varios goles en su club. A pesar de su alto costo (aproximadamente 7 millones de euros) se podría financiar su pase con el de Ocampos. Sí, la venta de Ocampos traería a DOS jugadores, eso implica el alto costo del volante nacido en las inferiores de Quilmes pero que explotó en River.

Otro de los puestos a reforzar es el arquero. En este puesto los dirigentes quieren traer al actual Racing, Sebastián Saja. Para esto habría que pagar la cláusula de rescisión de 3 millones de dólares.

Además nuevos refuerzos serían la retención de Carlos Sanchez (River tiene una opción de compra ya que el mediocampista esta en préstamo y las renovaciones de Cavenaghi y el Chori Dominguez. La de este último parece difícil debido a que el dueño de su pase es el Valencia, en cambio el de Cavenaghi es él mismo.

Si no se puede retener al Chori Dominguez los dirigentes buscarían traer a Javier Saviola, actual compañero del Payaso Aimar y que no tiene mucha continuidad. Se habla de un intercambio con el delantero Rogelio Funes Mori quien ya había sido pretendido por el Benfica.

También se habla de la lejana llegada de Mauro Camoranesi a River Plate. Al campeón del mundo lo habría tratado de convencer su amigo de la Juventus, el otro campeón del mundo David Trezeguet. Pero es muy dificil ya que Lanús no querría desprenderse del italiano. Habría que esperar 6 meses más ya que el jugador tiene contrato hasta diciembre de 2012.

Así los dirigentes millonarios se van imaginando al nuevo River. Un River recargado y con hambre de campeonatos
de Primera División. Un River que en toda la cancha tendría grandes jugadores de jerarquía. Pero para todo esto todavía hay que ascender.


River 2012-2013


river