El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Argentinos en Beijing 2008: Momentos para recordar

Terminaron los Juegos Olimpicos de Beijing 2008 y hay varios momentos de los deportistas argentinos que vale la pena recordar.

Aca mostrare las noticias del dia sobre las consagraciones de cada deportista argentino cuando gano su medalla olimpica.

La Selección volvió a ser de oro

Como cuatro años antes en Atenas, Argentina se llevó el título en los Juegos Olímpicos. Le ganó 1 a 0 a Nigeria con gol de Di María en el segundo tiempo de un partido muy parejo. Así, sumó la segunda medalla dorada para el país, luego de la de Curuchet y Pérez en ciclismo.

Argentinos en Beijing 2008: Momentos para recordar

Le alcanzó con una jugada a puro vértigo, la única manera de romper la monotonía en un partido muy parejo. Ese toque de Di María por encima del arquero, que ya es parte de la historia grande del fútbol argentino, le dio a la Argentina su segundo oro consecutivo en el fútbol de los Juegos Olímpicos. Fue la diferencia necesaria para hacer realidad ese festejo emocionado del final y esa alegría legítima de campeón.

Los primeros minutos fueron un reflejo de lo que sería buena parte del partido, casi sin llegadas al arco. Argentina llevó algo de inquietud a los 2 con una entrada de Agüero por derecha, que no pudo ni siquiera mandar el centro para Messi, libre por el medio. Del otro lado, los africanos mostraban poco y nada en ataque. Y atrás, orden y concentración para controlar a los delanteros argentinos.

La Selección intentaba hacer pie en una cancha que, para la trascendencia de lo que se jugaba, estaba extrañamente maltrecha. En ese escenario, los creadores buscaban juntarse y casi nunca tenían éxito. A las combinaciones entre Riquelme, Messi, Di María y Agüero siempre las frustraba alguna imperfección o la aparición certera de algún defensor de Nigeria.

A una llegada en la que Di María no llegó a conectar bien, los africanos respondieron con un cabezazo de Odemwingie desde muy cerca que se fue por arriba. El delantero estuvo en general muy solo ante la defensa argentina, más allá de algunos aportes aislados de Obinna.

La primera muy clara del partido fue para Nigeria, con un desborde de -otra vez- Odemwingie que nadie llegó a conectar y que casi termina en gol del delantero en la segunda jugada. Un fuerte toque de atención para un equipo argentino que seguía sin aparecer.

Si bien no inquietó demasiado a Vanzekin, la Selección intentó algo más después del susto que se había llevado en defensa. Pero igualmente fue muy poco para el balance de unos 45 minutos en los que mandó el equilibrio.

Argentina mostró otra actitud en el complemento. De entrada Messi, que había aparecido muy poco, le puso un pase bárbaro a Agüero que no llegó por poco. A los 4, otra vez un chispazo de Leo, con un tiro de afuera.

Y entonces, como debe ser, los que saben rompieron los esquemas. Un rebote le abrió un espacio a Messi para habilitar a Di María. La gran revelación argentina en los Juegos otra vez no decepcionó: definió bárbaro por encima de Vanzekin, que había salido a la desesperada. Un 1 a 0 que premiaba la mayor agresividad del equipo en el complemento.

En un partido en el que todo le costaba mucho, también se le complicó a Argentina manejar la ventaja. Nigeria se le fue encima y, aunque no llegó a arrinconarla, le alcanzó para generar algunos sustos. El más importante fue en un centro que Romero no llegó a cortar y que casi encuentra a dos delanteros solos en el borde del área chica.

Se sufrió, claro, como corresponde cuando se está por ganar algo grande. Pero Argentina ya no podía dejar que se le escapara este partido. Así, después de haber cumplido en Atenas su asignatura pendiente con el oro en fútbol, repitió el éxito cuatro años después. Y es bueno de vez en cuando que las alegrías, a veces tan esquivas, empiecen a hacerse costumbre.


El camino al oro

Fueron seis partidos los que separaron a la Selección de la medalla de oro. Y fueron seis alegrías. Seis triunfos que consagraron al equipo de Sergio Batista como bicampeón olímpico. 19 futbolistas vestidos de héroes le dieron a Argentina la quinta presea en Beijing y, además, consiguieron un récord. 12 partidos invictos. La victoria ante Nigeria, con sabor a revancha, fue la frutilla del postre.

Fecha 1

Argentina 2 - Costa de Marfil 1
En el debut, y sobre la hora, apareció el Laucha Acosta para darle los tres puntos a la Selección. Messi fue la figura: hizo un gol tras un pase de Riquelme, y participó en el segundo.

Fecha 2

Argentina 1 - Australia 0

El equipo del Checho fue superior de principio a fin. Pero recién pudo quebrar a los oceánicos a los 32 del ST. Lavezzi empujó a la red una gran jugada entre Messi, Riquelme y Di María, y fue pasaje a cuartos de final.

Fecha 3

Argentina 2 - Serbia 0

Descanso para Messi, Riquelme y Agüero. Mascherano jugó como líbero y no defraudó. Muchos suplentes para cerrar el grupo A como líder. Lavezzi, de penal, y Buonanotte, de tiro libre, los goles. Los chinos se enojaron con Batista porque no puso a La Pulga.

Cuartos de final

Argentina 2 - Holanda 1

Con mucho sufrimiento, se logró la clasificación. Messi la rompió: un golazo tras gambetear al arquero y un gran pase para Di María para el gol del triunfo. La mala: Ustari se lesionó y quedaría descartado para el resto del certamen.

Semifinal

Argentina 3 - Brasil 0

Paliza histórica con un Agüero encendido. El Kun hizo dos y le hicieron un penal, que Riquelme cambió por gol. El equipo de Dunga terminó con nueve y la alegría fue toda para los argentinos. La mejor actuación colectiva del equipo del Checho.

Final

Argentina 1 - Nigeria Bajo un calor infernal, la Selección le sacó el jugo a un error defensivo de los africanos. Messi habilitó a Di María, y el ex Central picó la pelota ante la salida del arquero. Segunda medalla dorada y récord absoluto. Argentina es oro, igual que hace cuatro años, en Atenas.


Curuchet-Pérez y la medalla que se les había negado en Atenas 2004

En la anterior cita olímpica, la dupla de ciclistas era candidata al oro en la prueba Madison. Sin embargo, terminaron novenos. Hoy, con expectativas pero más incrédulos acerca de sus chances de lograrla, fueron campeones. "No sé si teníamos clavada una espina, pero nunca dejamos de soñar y gracias a Dios se nos dio", comentaron.

Olimpiadas

La primera medalla de oro llegó cuando casi todos los argentinos tenían puestas sus miradas en los deportes en conjunto del básquet, fútbol y hóckey. Sin embargo, el momento deseado se adelantó. La pareja de Juan Curuchet y Walter Pérez en ciclismo le dieron al país la presea dorada tan esperada a través de la prueba Madison, esa que en Atenas 2004 no se les dio cuando llegaban como candidatos y terminaron novenos.

"No sé si teníamos clavada una espina, pero es cierto que habíamos llegado con muchas expectativas y un sueño por delante a ese Juego Olímpico. Lo bueno es que con Juan no dejamos de soñar, por el contrario, lo seguimos soñando todos los días. Y gracias a Dios y a mi vieja, esto se nos dio", contó Pérez.

"Este es el momento más feliz de mi vida, un sueño que tenía con Walter (Pérez) y que finalmente se nos dio", agregó Curuchet, quien ya aseguró que tras este logro se retirará. Esta fue su sexta participación en una cita olímpica, con lo que se convirtió en el argentino con más presencia en la historia.

"Me voy a despedir con algunas carreras en Argentina. Sé que es un sacrificio más, pero me tengo que despedir de mi gente, en la carrera de Lomas, San Juan, Mendoza, Bragado... Lo voy a hacer porque se los prometí. Mi gente me quiere ver y lo voy a hacer por ellos".

Y, de paso, el marplatense de 43 años deslizó su deseo de ahora en más. "Me gustaría ser director técnico y enseñarles a los chicos las cosas que aprendí. Y que se invierta para un proyecto de ocho o doce años, en el que se trabaje con jóvenes del semillero, en el mediano y alto rendimiento. Porque el ciclismo debe seguir creciendo".


Argentina fue bronce en básquet a puro corazón

Le ganó a Lituania (87-75) y se quedó con el tercer lugar del podio. Sin Ginóbili, la Selección encontró sus vías de gol a través de Delfino (20 puntos), Scola (16) y Nocioni (14). El equipo de Hernández, que defendía en Beijing el oro conseguido en Atenas 2004, consiguió la sexta medalla para la delegación nacional (2 oros y otros 3 bronces).

deportes

El equipo de todos se subió nuevamente al podio. El seleccionado argentino de básquetbol utilizó sus mejores armas (el juego colectivo, la defensa férrea, la pasión) para doblegar a Lituania (87-75) y quedarse con la medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Beijing. Lo hizo sin el lesionado Manu Ginóbili, lo hizo con un Nocioni diezmado en lo físico, lo hizo tras el esfuerzo descomunal en la derrota ante el Dream Team... Una vez más, lo hizo.

Arrancaron a puro gol, y el equipo argentino se sintió más cómodo en ese contexto. Delfino, titular en lugar de Ginóbili, se mostraba muy activo en ataque (5 puntos) y lograba combinarse con Oberto (4) y Scola (4) en la zona pintada. A Lituania le costó acomodarse a un juego sin un base natural –Jasikevicius había salido tras sufrir un corte en una de sus cejas– aunque encontró soluciones con la buena mano de Siskauskas y la prolijidad de Kaukenas. Una interesante racha de Nocioni sumada al aporte de Scola en la llave les permitieron a los dirigidos por Hernández cerrar el primer cuarto con ventaja de tres puntos: 24-21.

Lituania resurgió y llegó a pasar al frente (27-26) aprovechando las segundas oportunidades que le daban los rebotes ofensivos de los grandotes Petravicius y Javtokas. Sin embargo, la respuesta argentina llegó desde el banco, con los más que interesantes ingresos de Leonardo Gutiérrez y Paolo Quinteros. Fueron seis triples consecutivos los que anotó el conjunto albiceleste (dos del ala pivote, tres del escolta y uno de Nocioni) para tomar una ventaja máxima de 13 tantos (44-31). Se arrimaron los europeos en el epílogo del cuarto, pero una corrida de Delfino le puso el broche a una gran primera mitad para los nuestros: 46-34.

Trató de volver a las fuentes Lituania, y buscó a Javtokas en la pintura. Claro que Argentina ajustó las tuercas en defensa y en el otro costado de la cancha disfrutó de los aciertos de Scola para sacar 18 puntos de diferencia (57-39). Mientras, algunos jugadores lituanos (Jasikevicius, Kleiza) empezaban a perder la paciencia.

Hubo un atisbo de reacción de los europeos (59-44), pero el equipo argentino apareció en toda su dimensión y, empujado desde el corazón de Nocioni, llevó a su rival a cometer tres pérdidas seguidas que fueron debidamente capitalizadas en el aro de enfrente para tomar una sólida ventaja de 24 puntos.

Lituania se jugó la última ficha de la noche: salió a presionar en toda la cancha y pudo desequilibrar, con Kaukenas (8 puntos en el comienzo del cuarto final) como abanderado. El margen se redujo considerablemente (75-64), mientras Argentina sufría ante la salida de Scola por acumulación de faltas y trataba de jugar al límite de los 24 segundos en cada posesión de ataque. La daga final la clavó Leo Gutiérrez con un triple a 3:39 del cierre, aunque quedó tiempo para la última muestra de carácter de este fantástico equipo: en una misma jugada, Nocioni, Delfino y Prigioni se tiraron de cabeza y recuperaron la pelota.

Para cumplir con la estadística hay que decir que Delfino fue el goleador (20 puntos) y máximo rebotero (10) del partido, y que también hubo aportes decisivos de Scola (16 tantos), Nocioni (14), Quinteros (11) y Leo Gutiérrez (11). Sin embargo, por sobre todas las cosas, salió a relucir, una vez más, el corazón de esta Generación Dorada. Se trata de un grupo inigualable de jugadores que puso a lo colectivo por encima de lo individual y llevó a nuestro país a ser potencia en básquetbol, algo impensado hace unos años.

Nuevamente fue emocionante verlos jugar, observar cómo dejaban todo en cada pelota, escuchar a Ginóbili alentando desde el banco sabiendo que la medalla que se consiguió vale una enormidad, no importa el material del que esté hecha.


Las Leonas y una histórica medalla de bronce

Vencieron a Alemania por 3-1 con goles de Burkart, Rebecchi y Barrionuevo y se convirtieron en el primer equipo argentino en subirse al podio olímpico en tres Juegos consecutivos. En Sydney 2000 obtuvieron la presea plateada, y en Atenas 2004, la de bronce.

Argentina

Beijing 2008 encontró a Las Leonas en su hábitat natural: el podio. Argentina venció a Alemania por 3-1 y se quedó con la medalla de bronce. Es la tercera presea consecutiva (plata en Sydney 2000, bronce en Atenas 2004) para un equipo inolvidable, que hace de los valores olímpicos un culto, que juega cada partido como una final.

Las ganas de Argentina se pusieron de manifiesto desde el primer minuto. El equipo se plantó decididamente en campo rival y presionó hasta provocar equivocaciones en la última línea alemana. A los 11 minutos, Las Leonas ya estaban gritando el primer gol, a partir de su tercer córner corto. Hubo una desinteligencia en el frenado de la bocha, pero el juego se abrió hacia la izquierda y Claudia Burkart cruzó un remate que pasó por debajo de la arquera Reynolds para convertirse en el 1 a 0.

No se quedaron las chicas argentinas y un rato más tarde estiraron la diferencia. Las defensoras del conjunto europeo perdieron la bocha y Alejandra Gulla quedó de cara al arco alemán. La delantera argentina no definió bien, pero Carla Rebecchi estuvo atenta para tomar el rebote y llegar al gol. La diferencia entre un equipo y otro era muy grande, tanto que el 2-0 con el que se cerró el primer tiempo tuvo gusto a poco para Las Leonas.

Alemania reaccionó en el inicio de la segunda parte, aprovechando un bajón físico de las argentinas. Aún no se habían jugado 10 minutos cuando vino el descuento, con un tremendo remate cruzado de Anke Kühn. Los movimientos ofensivos de las alemanas desnudaban una verdad a gritos: al equipo argentino le cuesta mucho jugar sin la bocha.

Aguantar el resultado durante 25 minutos jugando a bajo nivel parecía una misión casi imposible, sobre todo ante un rival de tanta jerarquía. Quedaba la esperanza de aumentar en un contraataque, como el que comandó Rebecchi cuando promediaba la etapa. Lamentablemente, falló en la definición y dejó pasar una gran chance de resolver la historia.

Defendieron Las Leonas. Sin aire pero con orgullo. Sin piernas pero con corazón. La arquera Vukojicic se hizo enorme; la capitana Aicega marcó el camino con el timing de sus mejores tiempos; la inigualable Aymar aguantó la bocha y jugó con el reloj. Hasta que llegó el tercer gol, el de la tranquilidad. Después de tanto sufrir por la poca eficacia en córner cortos, esta mañana el fijo pagó. Se le dio a Noel Barrionuevo, con una arrastrada que venció a Reynolds y selló el 3 a 1. Medalla en el bolsillo y a festejar con todo un triunfo muy luchado.

¿Qué mejor manera de explicar el espíritu de Las Leonas que verlas unidas en un abrazo tras asegurarse un nuevo podio olímpico? Fue inmenso el dolor que sintieron tras la derrota con Holanda en semifinales. Tan grande como el orgullo con el que hoy salieron a jugar el partido por el tercer puesto. Así se pelea por una medalla.

Vinieron a buscar el oro, se llevaron el bronce. De paso, se quedaron con un pedazo grande de la historia de nuestro deporte. En un país en el que los logros a nivel internacional no abundan, hay un equipo que ganó tres medallas olímpicas consecutivas. No puede ser casualidad. No es casualidad.


Espínola y Lange le dieron una nueva medalla a Argentina: ganaron el bronce

Terminaron sextos en la regata final de la Clase Tornado y se subieron al último escalón del podio, repitiendo la actuación de Atenas 2004. Camau Espínola acumula cuatro preseas (obtuvo la de plata en Atlanta 1996 y Sydney 2000) y es el deportista olímpico más ganador de la historia de nuestro país.

juegos olimpicos

Con una soberbia actuación a lo largo del exigente torneo de la Clase Tornado en Beijing 2008, Carlos Mauricio Espínola y Santiago Lange lograron el tercer puesto y le dieron a nuestro país la medalla de bronce, una presea que se suma a la de oro que obtuvieron Walter Pérez y Juan Curuchet (ciclismo), a la de bronce de Paula Pareto (judo) y a la que logrará el seleccionado masculino de fútbol (oro o plata).

La dupla argentina finalizó hoy en la sexta posición de la regata final (Medal Race) y, con 56 puntos totales, quedó en el último escalón del podio olímpico. La medalla dorada fue para España (44) y la plateada para Australia (49).

Argentina había llegado a la Medal Race en tercera posición, con 44 puntos, detrás de los binomios de España (36) y Australia (39). Desde atrás acechaban alemanes (52) y canadienses (57), otras dos embarcaciones que peleaban por un lugar en el podio. Holanda, Italia, Grecia, Gran Bretaña (ganó la regata de hoy) y Austria completaban los países que lucharon en la regata final, que se disputó en el Centro de Vela de Qingdao, bajo una intensa lluvia.

Lange y Espínola lograron una buena adaptación a la indescifrable cancha de Qingdao y se impusieron en tres de las diez regatas previas (2, 8 y 10). En tanto, fueron segundos en la tercera competencia pero recibieron el punto del primer puesto tras protestar la ubicación final. Así entraron en la Medal Race con una chance concreta de lograr una medalla. Y lo consiguieron.

Los argentinos repitieron la ubicación de Atenas 2004, mientras que Espínola sumó su cuarta medalla y estiró aún más su récord olímpico: es el deportista más ganador de la historia de nuestro país. Antes de unirse a Lange para competir en la Clase Tornado, el correntino había logrado la medalla de plata en la Clase Mistral en los Juegos de Atlanta 1996 y Sydney 2000.


Medalla de bronce para la judoca Paula Pareto

La joven de 22 años venció a la norcoreana Ok Song Pak y consiguió el primer podio para la Argentina en Beijing 2008. Miguel Albarracín, en cambio, quedó eliminado entre los hombres de hasta 69 kilogramos.

beijing 2008

Alegría tan inesperada como inmensa. La porteña Paula Pareto consiguió hoy la primera medalla de la delegación argentina en los Juegos Olímpicos de Beijing, al obtener el bronce en la categoría de menos de 48 kilos, tras vencer a la norcoreana Ok Song Pak, por waza-ari, en la final del repechaje.

La judoca argentina, de 22 años, logró un agónico triunfo al revertir un combate muy trabado que la encontró en desventaja hasta los segundos finales. La cuota extra de dramatismo llegó cuando los jueces tardaron en ponerse de acuerdo en el fallo de una toma en la que Pareto colocó de espaldas a su rival. Finalmente, la decisión determinó la victoria de la porteña, quien estalló en lágrimas al saber que obtenía la medalla de bronce en su primera experiencia olímpica.

Pareto había debutado con un triunfo ante la australiana Tiffany Day (por ippon), y luego cayó con la japonesa Ryoko Tani (shido), bicampeona olímpica y siete veces campeona mundial. Ya en la ronda de repechaje, superó a la local Shuwen Wu y a la húngara Eva Csernoviczki, en ambos casos por waza-ari. El oro quedó en poder de la rumana Alina Dumitru y la plata para la cubana Yanet Bermoy, mientras que la japonesa Tani compartió el tercer lugar con la judoca argentina.

La de Pareto es la primera medalla conseguida por el judo de nuestro país en la historia de los Juegos Olímpicos.

"La Peque" comenzó a practicar judo a los 9 años, en San Fernando. Su meta para Beijing 2008 era superar las rondas iniciales, aunque la preparación a conciencia que realizó junto a su técnico, Carlos Yuma, la llevaron hasta el último escalón del podio olímpico.

Este año había finalizado tercera en el Campeonato Panamericano que se realizó en Estados Unidos. Previamente había registrado un segundo puesto en los Juegos Odesur (2006) y un tercer lugar en los Juegos Panamericanos de Río de Janeiro (2007).



Fuente de donde saque las noticias: http://www.jjoo.clarin.com/

Estos son los momentos de estas Olimpiadas que todos los argentinos queremos recordar.

Que los disfruten!!!

3 comentarios - Argentinos en Beijing 2008: Momentos para recordar

@Nathan747
Muy Buen post =) digno de leer... Saludos.
@Ricotaalcubo
brasil puto y la puta q t pario. aguante argentinaaaaaaaa carajooooooooooooooooooo!!!!!!!!!!!!!!!! pero hay q felicitarlos.... 3 puesto es mucho( brasil) jajaja
@Natalia11004
honor y nobleza obliga! +5 y cumplo con el gran dt a nombre de thyrana fc (ramiro puesto 81)