Sólo hay que pensar en la final contra Boca Unidos

Hay para todos los gustos y todas las opiniones son respetables. No tenía muchas ganas de escribir sobre esto, pero ya que me insisten, les digo: no tengo ningún interés en jugar una final con Boca por la Copa Argentina. Y tampoco me gustan las declaraciones de los jugadores de River diciendo que les gustaría, porque creo que los puede desviar del objetivo principal y único en este momento, que todos sabemos cuál es. Además parecen palabras de ocasión que intentan endulzar el oído de la tribuna pero que, en el fondo, le hacen daño. Señores, seamos serios: Boca va a ganar el torneo local, si pone titulares ganará la Copa Argentina y sólo queda la duda acerca de la Copa Libertadores, en la que es el máximo favorito pero tampoco la tiene regalada. No nos conviene a los de River hoy ningún tipo de comparación ni de partido ni de final, porque son mejores que nosotros.Y antes de que empiecen a putearme, a los hinchas de River les digo, recuerden el verano, en el que nos ganaron los dos partidos casi sin patear al arco. Nosotros tenemos que tener a Boca en la cabeza, pero a Boca Unidos. El día que los hinchas de River tomemos conciencia de dónde estamos, tal vez estemos más cerca de empezar a resolver los problemas que tenemos. ¡Basta de mirar a Boca! ¡Basta de pensar en Boca! Que ellos sigan su camino y nosotros dediquémonos a enderezar el nuestro, que se complica en cada bocacalle, palabra que empieza a molestar.