"El plantel está destruido, hay que pedirle a Dios una vida más"

"El plantel está destruido"
Luego del empate ante el Rojo, que lo condenó a pelear por llegar a la Promoción, Lombardi reflejó cómo viven el difícil momento.



"Ya no depende de nosotros. Por eso hay que pedirle a Dios que nos dé una vida más", así sintetizó Caruso Lombardi el difícil presente que vive San Lorenzo. Es que luego del empate ante Independiente el Ciclón quedó muy comprometido con el descenso ya que el triunfo de Atlético de Rafaela sobre Racing lo dejó en descenso directo.

Los jugadores se retiraron muy golpeados de la cancha y el clima se trasladó al vestuario. "El plantel está destruido", afirmó sin vueltas Caruso Lombardi que ahora tendrá la dura tarea de motivar al equipo para salir a jugar la última fecha del torneo sin margen de error y sin depender de sí mismo.

"Si fuera Dios diría levántate y anda, pero la realidad es que ya no depende de nosotros. Por eso hay que pedirle a Dios que nos dé una vida más. Tenemos la esperanza de jugar la Promoción sabiendo que ni Rosario Central ni Quilmes serían rivales fáciles, pero también somos conscientes de que es probable que ni ganándole a San Martín (SJ) nos alcance", reconoció el entrenador que tuvo varios cruces con la hinchada local durante el partido.

Sin embargo el entrenador mantiene las esperanzas: "Todavía podemos salir, por lo pronto me dejó tranquilo que hoy el equipo haya jugado como para salvarse del descenso. Merecimos quedarnos con los tres puntos, pero faltó el gol, quizá producto de los nervios".

Y luego se quejó del sistema: "Por esas cosas del fútbol se nos escaparon algunos puntos importantes y pagamos caro veinte minutos accidentados del partido contra Tigre. También tuvimos mala suerte con las lesiones, pero lo que más nos complicó fue la forma de dividir los puntos que tienen los rivales directos. Con este sistema uno suma y suma, pero nunca te alcanza".

El panorama para el Cuervo no es el mejor, como indicó su propio DT: "No me arrepiento de haberme ido de Quilmes, vine a San Lorenzo sabiendo cuál era el objetivo que asumía, pero admito que no me imaginaba esto".

San Lorenzo