Diarios de lunes - San Lorenzo

Comparto con ustedes una nota muy importante sobre la vision de varios diarios ante el actual momento al que se enfrenta nuestro club, San Lorenzo

"Diarios de lunes - San Lorenzo

La Nación
San Lorenzo, en la cornisa

El 0-0 con Independiente y el triunfo de Rafaela dejaron al Ciclón al borde de perder la categoría: tendrá una última posibilidad de jugar la Promoción, en un final abierto y angustiante
“El vestuario está destruido.” Ni falta hace: la voz de Ricardo Caruso Lombardi no es tan necesaria. Se ve, se siente, se escucha el sonido del silencio. Un mar de lágrimas recorre el cobijo visitante; entre ellas, las de Leandro Romagnoli, el último mohicano que casi sin piernas señala el camino que nadie quiere ver. El número 10 sale, rumbo al ómnibus, arropado en el presidente Carlos Abdo, de empresario exitoso, errático presidente, a contenedor psicológico. “Vamos, chicos, vamos…”, esgrime el dirigente, que en un puñado de meses hizo casi todo mal. Si San Lorenzo estaba en crisis cuando partió Rafael Savino, lo de hoy es propio de un abismo.

San Lorenzo empata sin goles contra Independiente, con un jugador más durante casi todo el segundo tiempo. No puede, verdaderamente no puede. Lucha tímidamente y no le sale una. El partido termina, con un grito doloroso de la gente a diez minutos del final y, en el vestuario, se tensiona por un partido que se juega en Santa Fe. ¡Penal de Rafaela! Grita la radio. “Mano de alguien”, se dice. Todo el grupo (hasta médicos, hasta colaboradores, hasta allegados) se reúne en círculo de radio. Como en las viejas épocas: la radio nunca se fue. Gol de Rafaela, principio de un trauma que no conoce final: San Lorenzo, por segunda vez en el torneo, está en descenso directo. Ahora, el problema es que apenas falta una fecha. Y el viejo Ciclón no puede soplar más allá de la Promoción. Ése es su único objetivo.

El plantel camina a paso lento, destruido por donde se lo espíe. Debe recuperar, en forma veloz, la combatividad de los Camboyanos si pretende ver el sol, el domingo, contra San Martín, de San Juan, a quien ya no puede alcanzar. Tal vez, sin Jonathan Bottinelli, con una contractura, en otro partido deslucido. Choca contra Migliore en una fallida salida compartida y mientras el balón viaja al córner, los maliciosos de siempre hacen conjeturas. La cuestión no es si se hablan el arquero y el defensor: el punto es que cada vez que la pelota se marcha afuera hay pequeños focos de conflicto. Discusiones, generalmente lideradas por Charly Bueno, que le pidió jugar a Caruso. Y jugó… de regular para abajo.

San Lorenzo está solo. Si le gana a San Martín, tal vez tampoco alcance, según otros resultados. Está a dos puntos de Banfield, el peor equipo de los más comprometidos. No es conveniente agarrar una calculadora: San Lorenzo puede descender, jugar un partido desempate por la Promoción (con el equipo del Sur, con el conjunto de Santa Fe) o aferrarse a ese juego del todo o nada con Central, con Instituto, con River… con quien sea de los aventureros de la otra categoría.

Caruso Lombardi le pide una mano a Dios. El sistema de promedios excede religiones: hasta Tigre, de excelente campaña, puede caer en la Promoción. Lo de San Lorenzo es una consecuencia exacta. De tan lógica, parece escrita por un ateo. Un tobogán masoquista.

Página 12
San Lorenzo vive algo parecido al infierno

A una fecha del final, las ilusiones de mantener la categoría pasan por la Promoción, de la que no ya podrá escapar en caso de zafar de la pérdida automática de la categoría. Ayer no pudo ganar pese a tener un hombre de más durante 40 minutos.
La victoria sobre Newell’s provocó el impulso para creer que la permanencia era posible. Pero a falta de una fecha para el final de la temporada, San Lorenzo no volvió a ganar y el abismo está muy cerca. Con el triunfo de Rafela sobre Racing, el conjunto de Boedo se ubica en puestos de descenso, y lo máximo a lo que puede aspirar es a jugar la Promoción con un rival de la Primera B Nacional. La igualdad sin goles ante Independiente, sumado a la derrota ante Tigre, complicó aún más la situación del plantel, y el fin de semana próximo deberá vencer a San Martín de San Juan y esperar que una serie de resultados lo beneficien para no perder la categoría.

Los otros conjuntos que también están involucrados en esta disputa son Banfield y hasta el propio Tigre, que incluso tiene chances de consagrarse campeón. Banfield será local ante Colón, Tigre recibirá a Independiente y Rafaela visitará a Godoy Cruz. El equipo del Sur está dos puntos arriba de San Lorenzo, y si los de Boedo derrotan a los sanjuaninos y Banfield pierde con los santafesinos, los dirigidos por Caruso Lombardi evitarán el descenso directo. Si San Lorenzo gana y Banfield iguala tendrán que jugar un partido de desempate. De la misma manera, la final podría ser con Rafaela, si los santafesinos pierden con Godoy Cruz y San Lorenzo apenas empata con los sanjuaninos.

Como Rafaela y San Martín no dividen de la misma manera, tienen la ventaja de que con un empate tampoco bajarán a zona de descenso directo. Los sanjuaninos tienen el plus de que no dependen de nadie, debido a que su rival es el propio San Lorenzo.

Cuando se quedó ayer con un jugador más, a los tres minutos del segundo tiempo, San Lorenzo fue en busca de los tres puntos, pero no tuvo la precisión necesaria para exigir con seriedad a Navarro. Gigliotti tuvo una buena oportunidad pero perdió el mano a mano ante el arquero. El resto fue todo confusión y acumulación de hombres en ataque, con los ingresos de Chávez, Romeo y Salgueiro. Eso provocó que el sector defensivo quedara demasiado expuesto, e Independiente también estuvo cerca de convertir por medio del contrataque: Farías tocó suave un envío desde la derecha y Migliore reaccionó a tiempo.

Bueno desperdició una acción cerca del final, de media vuelta, al rematar al lado del palo. Los equipos habían exhibido muy poco en la primera parte, con sólo una chance para cada uno. Gigliotti encaró por el centro, se abrió hacia la derecha y luego no le quedó ángulo para definir. El local la tuvo en los pies del chico Vidal, pero Bianchi Arce alcanzó a despejar justo en la línea.

Un esfuerzo semejante tendrá que hacer San Lorenzo para impedir caer en el precipicio y al menos defender su posición en la máxima categoría. Algo impensado unos meses atrás.



Tiempo Argentino
Sólo le pido a Dios

MILAGRO. Ricardo Caruso Lombardi se encomendó a la ayuda divina para salvarse del descenso directo. El equipo necesita ganarle a San Martín en la última fecha y esperar derrotas de Rafaela y Banfield para alcanzar la Promoción.
Ojalá Dios nos dé una vida más.” Con esa plegaria, Caruso Lombardi resumió el presente y el futuro inmediato de San Lorenzo, que acababa de condenarse, como premio consuelo, a jugar la Promoción. Pero después llegó la goleada de Atlético Rafaela a Racing y su equipo finalizó el domingo en descenso directo. Claro que el DT del Ciclón no tiene en cuenta que ni con el Barba (como lo llama Maradona) con la diez en la espalda, ni con los doce apóstoles, su equipo parece estar sentenciado al cadalso del descenso. Solamente un milagro, de esos que por Boedo escasean hace años, podría ponerle un freno a este desbarranque santo que parecería que fuera a detenerse en la B Nacional. Es que San Lorenzo está muy mal, realmente mal. Por más que le gane a San Martín de San Juan el domingo que viene, deberá esperar que Rafaela y Banfield pierdan para tener la chance de jugar la Promoción. “Ya no depende de nosotros”, manifestó con justeza Caruso, luego de elogiar a su equipo que no le pudo ganar a un Independiente con diez jugadores la mitad del partido y con un árbitro, Carlos Maglio, que con sus fallos lo favoreció siempre.

Esos dichos del DT se resumen en que ante los sanjuaninos su equipo está obligado a ganar y que Banfield no gane y que Rafaela pierda. De lo contrario el Ciclón, a 30 años de su regreso a Primera, volvería a bajar de categoría. Todo puede pasar.
Este es el presente de San Lorenzo. Un club lleno de problemas por donde se lo mire. Y la propia Ciudad Deportiva refleja la actualidad de esta institución. Luego de dos meses de aquel tremendo temporal que azotó a la Capital Federal, en San Lorenzo todavía se ve destruido el techo de la cancha de hóckey y la tribuna visitante aun tiene un hueco tras derrumbarse algunos escalones. Eso es San Lorenzo, un club que se cae a pedazos. Con una dirigencia dividida, un plantel golpeado, con el ánimo por el piso y que ya no tiene más ganas de jugar. Casi casi como que tiró la toalla. Y con un entrenador que, desde que llegó, fue más tapa de los diarios por sus pataleos, peleas y declaraciones subidas de tono que por cómo juega su equipo. Que, de hecho, lo hace bastante mal, un lado por desidia de sus futbolistas y otro por la mezquindad con la que el técnico plantea los encuentros.
MÁS CONTRIBUCIONES. Este porvenir que se le viene encima a San Lorenzo no es solamente responsabilidad de los actuales dirigentes, ni de estos jugador y cuerpo técnico en exclusividad. Otros nombres, otras caras, pusieron sus toneladas de arena para que hoy el Ciclón esté atravesando uno de los peores momentos de su historia. Todos esos actores del hoy y del ayer hicieron y hacen estragos para poner a este club donde hoy está.
“Por esas cosas del fútbol se nos escaparon algunos puntos importantes y pagamos caro 20 minutos accidentados del partido contra Tigre. También tuvimos mala suerte con las lesiones, pero lo que más nos complicó fue la forma de dividir los puntos que tienen los rivales directos. Con este sistema uno suma y suma, pero nunca te alcanza”. Así se quejó Caruso por su presente en San Lorenzo. Nunca una autocrítica. Y eso quizá fue una de las falencias que tiene este equipo, que siempre miró la paja en el ojo ajeno y nunca en el propio.
Los resultados están a la vista.
Con el equipo completo
Para recibir a San Martín de San Juan, Caruso Lombardi tendrá a todos los jugadores a disposición. En lo que será el partido más importante de los últimos 30 años en San Lorenzo regresarán Enzo Kalinski, Pablo Alvarado y Walter Kannemann, quienes no pudieron estar ayer en Avellaneda por estar suspendidos. Igualmente en la semana el DT deberá aguardar como evoluciona Fernando Meza, quien padece un golpe en la rodilla derecha y tampoco entré frente a Independiente.
Al igual que sucedió frente a Newell’s, en el último partido que el Ciclón jugó de local, la dirigencia del club analiza poner otra vez las entradas a mitad de precio para que los hinchas simpatizantes azulgrana llenen el estadio para apoyar a un plantel que viene de capa caída y con una mochila tremenda sobre los hombros.


Diario Popular
San Lorenzo empató, quedó en descenso directo y no depende de sí mismo

Los Cuervos igualaron 0-0 en el clásico con Independiente. Con este resultado y ante el triunfo de Rafaela, están en zona de descenso directo y deben esperar a los resultados de la próxima y última fecha.
San Lorenzo empató con Independiente sin goles en Avellaneda, quedó en descenso directo y al menos jugará la promoción por la permanencia en primera, tras disputar su partido de la 18va. fecha del torneo Clausura.

La victoria de Atlético Rafaela sobre Racing, sucedida a continuación de la igualdad en el clásico, dejó al equipo de Ricardo Caruso Lombardi como el penúltimo peor promedio a falta de un sólo partido, ante San Martín de San Juan en el Nuevo Gasómetro.

En efecto, para tener una chance promoción, su mejor escenario posible, San Lorenzo deberá ganarle a San Martín y esperar que pierdan Rafaela, en su visita a Godoy Cruz, o Banfield, que será local ante Colón de Santa Fe.

Ni siquiera la expulsión del defensor local Julián Velázquez, a los 4 minutos del segundo tiempo, le alcanzó a San Lorenzo para quebrar un resultado que lo dejó sin chances de alcanzar a San Martín y Tigre.

En el equipo de Avellaneda, que suma 19, se despidió ante su público el capitán, Gabriel Milito, homenajeado con una ovación por los hinchas.

La despedida del defensor disimuló en el ánimo del público la racha de seis partidos sin ganar, con cuatro derrotas y dos empates, que complica la situación para la próxima temporada en la tabla de los promedios.

Como ocurrió en todas las pruebas de fuego que tuvo a la largo del Clausura, los jugadores de San Lorenzo defeccionaron en un partido que no entregaba margen más que para un triunfo ante los resultados de terceros.

Sin embargo, el equipo de Caruso Lombardi hizo muy poco para merecerlo y si no lo perdió fue por lo inofensivo del rival.

En un primer tiempo parejo y trabado, el local estuvo un poco mejor durante los primeros 25 minutos ya que se paró en campo rival, presionando y cortando los circuitos del visitante.

Sin embargo, la más clara la tuvo San Lorenzo, a los 30 minutos, en los pies de Gigliotti, que enfrentó a Hilario Navarro y quedó sin ángulo para la definición al intentar la gambeta larga.

Antes del descanso, el local, que a medida que fueron pasando los minutos bajó la intensidad, respondió con otra jugada clara para abrir el marcador pero el defensor Bianchi Arce salvó en la línea una definición de Vidal, quien había recibido en el área chica una habilitación de Ferreyra.

Apenas comenzó el segundo tiempo, el ‘Rojo‘ se quedó con uno menos por la expulsión de Velázquez y le permitió al visitante ir en busca del triunfo.

A los 9° lo tuvo Romagnoli con un remate al primer palo de Navarro, luego de una gran jugada personal por izquierda, mientras que a los 14° avisó nuevamente Gigliotti con un mano a mano en el área grande.

Ante esta situación el juego se puso intenso y emotivo, con el dueño de casa resistiendo los avances del ‘cuervo‘ que iba con más empuje que fútbol y apostando por un contragolpe del solitario Farías.

Sin embargo, a medida que fueron pasando los minutos, San Lorenzo se fue quedando sin ideas para atacar y a pesar de que Caruso Lombardi llenó el área con delanteros no llegó con el peligro que tuvo en el primer cuarto de hora de la segunda etapa.

El partido, emocionante por lo que estaba en juego pero mal jugado por ambos equipos, se consumió con la desesperación del visitante y con algunos intentos aislados de los de Avellaneda, que de la mano de Fredes, el más claro, y algunos chispazos de Villafáñez llevaron el juego lo más lejos posible del área de Navarro.

Olé
“El plantel está destruido”

Caruso Lombardi reflejó cómo vio al vestuario de un San Lorenzo que ya no puede salvarse de la Promoción. “Ya no depende de nosotros. Por eso hay que pedirle a Dios que nos dé una vida más”, pidió el entrenador.
El clásico ante Independiente pasó sin goles y la igualdad hizo que San Lorenzo ya no tenga posibilidades de salvarse de todo. Ubicado en descenso directo por los resultados que se dieron, el Ciclón sólo puede aspirar como máximo a una Promoción. Por eso, los jugadores se retiraron muy golpeados de la cancha y el clima se trasladó al vestuario. “El plantel está destruido”, afirmó Caruso Lombardi.

El entrenador sabe que como los triunfos no llegan sus muchachos se preocupan: “Si fuera Dios diría levántate y anda, pero la realidad es que ya no depende de nosotros y eso al jugador lo complica. Por eso hay que pedirle a Dios que nos de una vida más. Tenemos la esperanza de jugar la Promoción sabiendo que ni Rosario Central ni Quilmes serían rivales fáciles, pero también somos conscientes de que es probable que ni ganándole a San Martín (SJ) nos alcance”, reconoció.

De todas formas, Richard busca ser optimista y creer en la salvación: “Todavía podemos salir”. El técnico rescató que “por lo pronto me dejó tranquilo que hoy el equipo haya jugado como para salvarse del descenso. Merecimos quedarnos con los tres puntos, pero faltó el gol, quizá producto de los nervios”. Y luego se quejó del sistema: “Por esas cosas del fútbol se nos escaparon algunos puntos importantes y pagamos caro veinte minutos accidentados del partido contra Tigre. También tuvimos mala suerte con las lesiones, pero lo que más nos complicó fue la forma de dividir los puntos que tienen los rivales directos. Con este sistema uno suma y suma, pero nunca te alcanza”.

El panorama para el Cuervo no es el mejor, como indicó su propio DT: “No me arrepiento de haberme ido de Quilmes, vine a San Lorenzo sabiendo cuál era el objetivo que asumía, pero admito que no me imaginaba esto”."

2 comentarios - Diarios de lunes - San Lorenzo

@ariel0707 -1
ayer cerre un domingo con sabor amargo. por eso paso para disfrutar con ustedes que la pasaron peor.