River Plate, a un paso de regresar a la primera división.
River Plate recibirá mañana al Almirante Brown en su estadio con la seguridad de que un triunfo le otorga su regreso a la elite del fútbol argentino, tras una campaña en la segunda división.

Tras desperdiciar su primera oportunidad el fin de semana pasado con la derrota frente a Patronato en Santa Fe, el equipo Millonario llega a esta última jornada sin depender de terceros para ponerle punto final a su primera temporada sin primera división en 111 años de historia.

El torneo del Nacional B, nombre que tiene la máxima categoría de ascenso en la Argentina, otorga dos plazas directas y dos de promoción o reválida.
A esta última jornada, River Plate e Instituto de Córdoba llegan como líderes con 70 puntos y una victoria les dará el pasaporte directo a la primera división para la temporada 2012/13.

Instituto recibirá en Córdoba a Ferrocarril Oeste con el objetivo de ascender a la primera división, tras seis temporadas en la B Nacional.
Por su parte, tanto Rosario Central como Quilmes son escoltas con 69 unidades y necesitarán además de un resultado positivo que los líderes no lo tengan para ascender directamente.

Es decir, si River o Instituto no ganan sus partidos, deben esperar a que Rosario Central y Quilmes no ganen, dado que están tan sólo a un punto de los lideres.

Mientras que Rosario Central visitará a Desamparados en San Juan, Quilmes enfrentará a Guillermo Brown en Puerto Madryn.
Para completar el panorama de estos cuatro partidos, otros dos encuentros también se disputarán en el mismo horario (15 hora local, 18 GMT) para definir los descensos a la Primera B, tercera categoría del fútbol argentino.

Junto con Desamparados de San Juan, Atlanta y Chacarita son los tres equipos que pelean por evitar las dos plazas de descenso directo; el restante jugará la reválida.
Chacarita recibirá a Patronato, Atlanta jugará como local ante a Huracán y el mencionado partido de Desamparados contra Rosario Central.