La Bruja: Boca ganaría el partido


Acerto muchos partidos.

La especialista en brujería y astros, la bruja Armanda, dice que hay una gran posibilidad de que Boca gane a Corinthians, y de ahí posiblemente la Libertadores, debido a que su cosmos guardián, la constelación de Pegasus, brilló mucho anoche. Aunque el hecho de que la constelación de Andromeda de señales de interrupción radial afirma que podría aparecer sorpresas en el partido.


La Bruja: Boca ganaría el partido



Boca, seis veces campeón de la Copa Libertadores, asumirá esta noche su gran desafío del año frente a Corinthians, un grande de Brasil, en la ida primera de la final del torneo continental. El partido se jugará en La Bombonera a las 21.50.

El próximo miércoles 4 de julio se jugará la revancha en el estadio Pacaembú de San Pablo.

Boca asumirá su décima final en la Libertadores luego de finalizar segundo en el Grupo 4 de la primera fase y tras dejar en el camino a Unión Española de Chile, Fluminense de Brasil y Universidad de Chile, sucesivamente.

El `Timao`, por su parte, ganó invicto la Zona 6 y a continuación en los mano a mano eliminó a Emelec de Ecuador, y a sus compatriotas Vasco Da Gama y Santos, también sin sufrir ninguna derrota.

El equipo `xeneize`, tras finalizar cuarto en el Clausura y con la definición de la Copa Argentina pendiente para agosto (la jugará ante Racing Club), asumirá la final de la Libertadores con la consigna de no fallar, ya que se trata del gran objetivo del club, en su intento de regresar rápido a los primeros planos a nivel internacional.

En ese contexto, el entrenador Julio Falcioni perdió a uno de sus soldados, el recio zaguero chaqueño Juan Manuel Insaurralde, quien se lastimó un tobillo y le dejó su lugar a Matías Caruzzo, este último en su mejor versión desde que se sumó al club procedente de Argentinos Juniors.

Los demás, encabezados por su capitán y símbolo, Juan Román Riquelme, están todos a disposición de Falcioni, con sus puntos más fuertes y confiables como el arquero Agustín Orión, el defensor Rolando Schiavi, el ariete uruguayo Santiago Silva y el delantero Pablo Mouche, el goleador del club en el semestre.

Claro que enfrente Boca encontrará un equipo aguerrido, muy táctico y con carácter, además de un aceitado sistema defensivo que apenas encajó tres goles en contra en toda la Libertadores, incluida la fase de grupos y los playoffs.

El equipo paulista tiene a un entrenador experimentado como Tité, quien dirigió a un ídolo boquense como Carlos Tévez, y ahora diagramó una formación compacta, en la que sobresalen Danilo, Alex y Emerson, más un arquero confiable como Cássio.

Respecto de Emerson, marcó el gol en el triunfo sobre Santos por 1 a 0 en la primera semifinal y luego fue expulsado en el mismo partido, de manera que reaparecerá ante Boca (ocupará el lugar de William) y se trata de un delantero de cuidado, ya que tiene gran remate y "olfato" goleador.

Será una final cerrada, como suele suceder con una definición de la Libertadores, entre un Boca que volvió a tener presencia a nivel internacional y un equipo que marcha invicto y quiere conquistar el trofeo, ya que su único título a nivel internacional fue el Mundial de Clubes que ganó en su país en 2000.