Cristiano Ronaldo y su depresión tras caer en la Eurocopa: el luso está hundido

Cristiano Ronaldo deprimido por Caer en la Euro
Cristiano Ronaldo, durante el partido frente a España


Cristiano Ronaldo se convirtió el pasado miércoles en la imagen de la más absoluta desesperación. La eliminación de Portugal ante España lo dejó en el centro del campo, perdido en un mar de dudas, lamentándose constantemente por la oportunidad perdida, sin si quiera haber podido lanzar su penalti en la tanda que mandó a los lusos rumbo a Lisboa. Aquella situación ha dejado secuelas en el delantero del Real Madrid. Cristiano Ronaldo está algo más que tocado tras lo que considera como uno de los mayores fracasos deportivos de su carrera.

Lo cuenta este sábado el diario As. Manu Sáinz, uno de los amigos personales del luso en el mundo del periodismo, relata que el jugador blanco todavía sufre las consecuencias de aquella noche fatídica en Donetsk, cuando su 'Selecçao' se marchó a casa antes de tiempo. Antes de tiempo, claro, según la versión de CR7.


Por primera vez desde que cogiera la capitanía del equipo, él y todos sus compañeros se sentían seguros de sus posibilidades. Pasar en el 'grupo de la muerte' y eliminar a la República Checa había dado en el conjunto de Paulo Bento un balón de confianza que nunca antes habían tenido.

Para colmo, el propio Cristiano se había ocupado de despejar fantasmas con una actuación ascendente en el torneo. Su dos primeros partidos (Alemania y Dinamarca) fueron un desastre, pero ante Holanda y la propia República Checa, había dado la versión del Real Madrid que todos conocemos.

De hecho, durante el partido ante España, los lusos consiguieron cortocircuitar a los nuestros hasta que les aguantó la gasolina de la forma física. Que no pudiera ejecutar su penalti por una decisión personal fue la gota que colmó el vaso. De ahí que no parase de repetir la palabra 'injusticia' nada más acabar el choque.

Es injusto, según su visión, que la mejor versión de Portugal se haya quedado fuera contra un equipo España, tocado físicamente y sin apenas oportunidades durante los 90 minutos reglamentarios.

Es injusto, se repite, que lo que habitualmente es gol, aquel día se convirtieran en ocasiones lanzadas al limbo. Es injusto, en definitiva, que cada vez que lo da todo en los momentos claves con 'las águilas', todo ese esfuerzo se convierta en un nuevo fracaso, al contrario de lo que le sucedía con el Manchester United o el Real Madrid.

Es injusto, se tortura, que se haya quedado fuera de una final que lo habría colocado tan cerca de su obsesión por ser el nuevo Balón de Oro tras tres años de dominio total de Leo Messi.

Las consecuencias de aquello, una mini-depresión que le ha tenido sin apenas poder conciliar el sueño en los últimos días. CR7 no habló apenas en el vuelo de vuelta en el que se repartió champagne, pero del que apenas disfrutó. En los próximos días abandonará Portugal para marcharse a sus vacaciones en el Caribe para tratar de desconectar y coger fuerzas.

Cuentan los que están cerca de él que, por primera vez en mucho tiempo, el descanso le vendrá mejor que nunca para recuperarse del que, probablemente, haya sido mayor palo de toda su carrera.