San Lorenzo dame espacio


Boca obtendra la séptima Libertadores el Miércoles


Libertadores


Pese al desencanto del miércoles, en Boca todos creen que serán campeones por séptima vez de la Copa Libertadores de América.

La medianoche del miércoles la multitud que reventó la Bombonera de fervor y color y azul y oro se fue tan desencantada como los jugadores y el cuerpo técnico por el 1-1 contra el Corinthians, todos creen en La Boca que todavía hay buenas chances de revertir la historia y de ganar en el estadio Pacaembú de San Pablo la séptima Copa Libertadores de su historia.

Recién hoy por la mañana, en Casa Amarilla, el plantel que conduce Julio César Falcioni comenzará la puesta a punto para el desquite ante el popular “Timao” paulista. Por lo tanto, resulta prematuro especular respecto de si habrá o no cambios. Es cierto que no se vieron grandes prestaciones individuales y que jugadores influyentes como Juan Román Riquelme, en primera instancia, Santiago Silva, Leandro Somoza y Clemente Rodríguez no tuvieron una buena noche.

Pero tampoco en el banco de los suplentes asoman variantes de peso como para modificar el panorama. No da la impresión de que Diego Rivero, Lucas Viatri o Darío Cvitanich puedan llegar a ganarse un lugar entre los 11 titulares que la próxima semana intentarán la hazaña. De todos modos, habrá que esperar el trabajo que dará comienzo hoy y las observaciones que haga Falcioni para saber quiénes iniciarán el juego del miércoles a las 21.50, que será arbitrado por el colombiano Wilmer Roldán.

En Boca esperan que Corinthians asuma una actitud más protagónica de la que mostró en la Bombonera. Suponen que al estar obligado a buscar la victoria para lograr su primer título de América aparecerán los espacios que no aparecieron en La Boca. Pero no será tan así. Si algo caracteriza al equipo que dirige Ademar Bachi “Tite” es su orden, su equilibrio y su aplicación táctica.

“El Timao”, invicto en lo que va de la Copa, no toma riesgos innecesarios. Rara vez suelta sus defensores desde el fondo y suele jugar, aún de local, con cinco volantes y un solo punta (Emerson) que se vuelca sobre la izquierda para abrirle paso a la subida de los mediocampistas más avanzados. Acaso, el técnico Tite ponga un delantero más para reforzar la búsqueda de la victoria. Pero no hará mucho más que eso.

Boca confía en que se repita la historia de 2000, cuando empató 2-2 en la Bombonera ante Palmeiras y luego lo quebró en los penales en el Morumbí, tras haber igualado 0-0 en el tiempo regular. Pero en esta edición, la localía de Corinthians es poderosa. De seis partidos que jugó en el Pacaembú, ganó cinco y empató uno (1-1, en “semi” ante Santos) con 14 goles a favor y uno en contra.Asi Boca romperá esa fortaleza y alce la séptima Copa de su historia!.



campeon