Defensa personal para mujeres


Si pensamos en cualquier arte marcial nos viene a la cabeza la figura de un gran maestro de alguna de las muchas disciplinas orientales. El cine es un gran referente, sin duda. Si alguien nos preguntase por alguna mujer que destaque en algún arte marcial... ¿sabríamos darle algún nombre? Y es que la mayoría de los practicantes pertenecen al sexo masculino. ¿Por qué?

Mujer, ¿el sexo débil?

Por mucho que nos cueste admitirlo eso es tan cierto como que sólo las mujeres pueden quedarse embarazadas (por lo menos por ahora, nunca se sabe). Las diferencias biológicas hacen que la mujer sea físicamente más débil y vulnerable que un hombre. En las artes marciales, como en la mayoría de los deportes, estas diferencias tienes sus consecuencias. 


Fuerza, peso, estatura, agresividad... son cualidades masculinas que convierten al hombre en un nato vencedor frente a la mujer. Pero no todo está perdido, ya que estas diferencias pueden compensarse con un acondicionamiento físico específico y sobre todo con un entrenamiento técnico concreto.


Por otro lado las mujeres, en cuanto a coordinación somos más torpes y esto no depende del sexo, sino de factores educativos: las niñas, desde pequeñas, salvo en juegos más deportivos, como saltar a la comba, han practicado actividades más sedentarias y por lo tanto su sistema neuromuscular es más pobre en registros de movimiento. Una niña juega a las “muñecas”, un niño al “fútbol”.


Técnicas para la mujer

Somos más débiles (siempre físicamente hablando), algunas somos más torpes pero un buen entrenamiento y, sobre todo, la puesta en práctica de técnicas de combate adecuadas a la biología femenina pueden acortar estas diferencias de sexo:

  • Seguir un entrenamiento adecuado y continuo en el tiempo. No podemos pretender hacer frente a un hombre entrenando dos horas a la semana. Deberíamos entrenar lo mismo que los hombres, es de sentido común, pero no sólo en cantidad sino más bien en calidad, ya que debemos suplir con técnica nuestra falta de fuerza y peso.


artes marciales
  • Se deben evitar los golpes de puño ya que en general, excepto en las profesionales del boxeo o del kickboxing, los puñetazos propinados por mujeres son insuficientemente contundentes.
  • [/list]


    • Es más conveniente atacar las zonas débiles del contrincante para que, a pesar de tener menos fuerza, demos justo “donde más duele”. Tenemos que emplear técnicas más decisivas que el puño habitual o las patadas más conocidas, como atacar zonas sensibles como los ojos, la garganta, los genitales o la rodilla.


    • Debemos potenciar nuestra movilidad y desplazamientos para poder evitar choques directos y sobre todo aprender a aprovechar la fuerza del contrario.


    • Una cosa queda clara, debemos centrarnos en un entrenamiento realista evitando todo tipo de técnicas de exhibición, hasta alcanzar un refinamiento técnico.



    ¿Por qué el desinterés de las mujeres por las artes marciales?

    En general, las mujeres tenemos menos afición a practicar deporte que los hombres y esto afecta también a la práctica de artes marciales por mujeres. Las artes marciales se convierten en un método que compensa la desigualdad biológica y nos proporciona las técnicas adecuadas para combatir la violencia callejera o doméstica. Es una idea que resulta atractiva y sin embargo la realidad se aleja de lo que cabría esperar. ¿Por qué?

    salud
  • “Es poco femenino”, “es cosa de marimachos”. Prejuicios sociales de este tipo son los que convierten a las artes marciales en un deporte excluyente para la mujer.
  • Los propios maestros y alumnos de técnicas orientales tienen la concepción de que el arte marcial es cuestión de hombres.
  • Algunas mujeres contemplan la equivocada idea de que la práctica de un arte marcial va masculinizar su cuerpo. Muy al contrario, son prácticas que suponen un estilización del cuerpo femenino y son mucho más beneficiosas para el aspecto femenino que la práctica de deportes como el fútbol o el atletismo. Debemos dejar claro que para conseguir cuerpos masculinizados, como el de las profesionales del culturismo, solo es posible gracias a la ingesta de anabolizantes.
  • No estamos acostumbradas al ejercicio: esto no es exclusivo de las mujeres, cualquier persona que haya llevado una vida sedentaria puede encontrarse con él. En cualquier caso las artes marciales no son más exigente que el Aeróbic o el Fitness. Con un entrenamiento progresivo y a tu ritmo en breve lograrás seguir la clase como todo el mundo.
  • “¡Soy la única chica!”: “como no hay chicas no me apunto, como no me apunto no hay chicas”. Ridículo.
  • [/list]


    Continua leyendo la parte 2 sobredefensa personal para mujeres