El club italiano se mueve tras el interés de los Red Bulls


El Milan ofrece 13 millones por Kaká


El Milan ha reaccionado con celeridad en su afán por recuperar a Kaká. Tras el interés mostrado por los Red Bulls de Nueva York, el club italiano, seguro de que tiene más armas para seducir al brasileño, abrió ayer la negociación por Ricky.

Desde que Mourinho le comunicara el lunes que si se quedaba iba a tener complicado jugar con regularidad, hasta el punto de que se exponía a quedarse fuera de las convocatorias, Kaká y su padre, Bosco Leite, se han movido en una única dirección.

El primer paso lo ha dado el representante, Gaetano Paolillo, que tiene el brasileño en Italia. Este se reunió ayer en las oficinas del club italiano con Adriano Galliani, director general del Milan, y Ariedo Braida, consejero delegado. No ocultaron sus intenciones. "Sí, hemos hablado de Kaká", confirmó su agente al salir de la cumbre.


Los detalles de la conversación a los que ha tenido acceso este diario se basan en una oferta de 13 millones de euros y pedirle a Kaká que acepte rebajarse el sueldo a la mitad. Hay más factores, no sólo económicos, que deberían darse para que el traspaso se haga realidad y que pueden demorarlo.

Por ejemplo, el hecho de que el club italiano estudia traspasar a Cassano para así hacerle un hueco a Kaká. Es un punto importante en la operación ya que el entrenador, Massimiliano Allegri, considera que para la llegada de Kaká tendría que salir uno de los mediapuntas que hay en la plantilla. Están Pato, Robinho y Cassano.
La situación de éste último se ha deteriorado porque está pidiendo una mejora salarial que no se va a producir.

El posible regreso de Kaká al Milan también significaría un empujón a la venta de abonos. Berlusconi tiene un problema serio en este sentido. La venta de Ibrahimovic y Thiago Silva al París Saint-Germain ha enfriado la ilusión de una afición que, a pesar de entender los problemas económicos por los que pasa el fútbol y de los que su club no es ajeno, quiere jugadores de primer nivel.


El Milan, sabedor de la necesidad que tiene Mourinho de desprenderse del brasileño, va a jugar sus cartas con la ventaja que le da saber que tiene el O.K. del jugador y que el paso de los días forzará al club blanco a una rebaja de sus pretensiones.

Ha puesto su maquinaria en marcha con declaraciones que refuerzan su interés por un futbolista que no cayó en el olvido. Así se expresó Adriano Galliani: "Hay algunos amores que no acaban nunca, dan grandes vueltas y luego vuelven". Un guiño en toda regla.

Mientras tanto, Kaká sí se ejercitó ayer con todo el grupo tras su ausencia del partido en Oviedo. Ahora se piensa si viajar a Lisboa.