Sara le atajó dos penales a José Sand y Racing no pasó del empate en el debut contra Rafaela. Encima, a Pepe le anularon un gol por una posición adelantada que no era. La Academia y la Crema comenzaron sumando de a uno.El colmo del goleador

El colmo del goleador

Fue el colmo. Sand se llenó la boca de gol para desahogarse. Pero Sergio Pezzotta lo vio adelantado, aunque no lo estaba, y lo dejó seco. La jugada inmediatamente posterior al segundo penal que le atajó Guillermo Sara, un especialista en la materia (paró tres el torneo pasado), fue el colmo de lo mal que la puede pasar un goleador en su estreno en un nuevo club. Porque encima, el juez asistente Francisco Noguera, había convalidado el gol contradiciendo al pito principal. No hubo consuelo. Su desesperación llevó a hacerlo pedir una tercera pena máxima sobre la hora, pero el árbitro acertó al ver que Cámpora simuló la falta. Pepe, esta vez, no rompió.

Cada inicio de campeonato supone una gran expectativa por ver cómo rendirá el equipo al comenzar de cero. Los refuerzos forman parte de las esperanzas renovadas. En ese sentido, Racing pudo utilizar a cinco de los que llegaron, contra solamente dos de Atlético Rafaela. No obstante, más allá de las incorporaciones, los dos equipos mostraron que necesitarán del correr de las fechas para ir puliendo sus ideas de juego.

Los dirigidos por Zubeldía se repitieron demasiado por el costado derecho del ataque. Entonces, previsible, sus intentos se diluían antes de llegar al portero rival. ¿Y los de Forestello? Sin arriesgar demasiado, supieron maniatar las intenciones contrarias para aprovechar las falencias de la defensa. Así, de un lateral, Carignano se encontró solo para tocarla a un costado de Saja. A los dos minutos, tras un córner ejecutado por Villar, de aceptable rendimiento al igual que Ortiz, quien se desmarcó para poner la igualdad en uno.

Sin dudas que los locales se van con el sabor amargo de haber podido comenzar sumando de a tres, para ir corrigiendo errores con el respaldo del resultado. El entrenador deberá buscar variantes para no insistir tanto por el mismo carril. En tanto, la Crema hizo su negocio y puede crecer si consolida su idea de aprovechar el yerro contrario