Messi vs Peru

La historia de Messi contra Perú tiene de todo un poco: su primer partido en Buenos Aires fue contra los incaicos, a los que también enfrentó en el Sub 20 y les hizo un gol en la Copa América. El último: bajo la lluvia y con el gol salvador de Palermo.

“Cumplí mi sueño, fue una sensación única. Perú se metió atrás, costó, pero por suerte pudimos darles una alegría a los hinchas”. Palabras de un joven Messi, que con 18 años vestía por primera vez la camiseta de la Selección (dorsal 19) en suelo argentino. Pekerman decidió poner a Leo desde el arranque en el Monumental, la Pulga la rompió, le hicieron el penal que abrió el partido y Olé lo puntuó con 8. Esa fue la presentación ante su gente y el nacimiento de un amor, que tuvo sus altibajos, pero hoy vive su clímax (28 goles en 72 partidos).

Aquel día, el 9 de octubre del 2005, Messi jugó de media punta, con Riquelme en su espalda y Crespo de punta. Argentina tuvo un discreto primer tiempo, hasta que Lionel frotó la lámpara y rompió los moldes. Fabricó el penal que convirtió Román y la Selección encaminó el 2-0 final. Esa actuación lo subió al avión con rumbo al Mundial 2006. “Quiero ver al equipo y divertirme con Messi: cuántas pelotas le pasan, cómo las resuelve, qué hace...”, decía Diego Maradona que, a pesar de jugarse en la cancha de River, se hizo un tiempo para ver de cerca al rosarino.

Igualmente, la historia contra la selección peruana arrancó en el Sub 20, cuando los enfrentó por el Sudamericano 2005 de Colombia y les marcó en el 6-0 de la primera fase. Luego, Argentina clasificó al Mundial de Holanda y lo ganó. Volviendo a la Mayor, Leo fue clave en la Copa América 2007 y en los cuartos de final se cruzó con los incaicos: gol y goleada por 4-0 en Barquisimeto (Puntaje Olé: 8). Luego llegaron dos choques por Eliminatorias. En el 2008, con Basile de DT, Perú rescató un 1-1 de local y la Pulga no pesó (Puntaje Olé: 3).

El último merece una mención especial. No tanto por Lionel, sino por el contexto y lo emotivo del final. Fue el 10 de octubre del 2009, en Núñez, con Maradona en el banco, una lluvia infernal y la Selección contra las cuerdas, hasta que Palermo la mandó a guardar y su imagen quedó en retratada. Fue una resurrección. Aquel día, Leo jugó con Aimar de enganche y Pipita de 9, pero no brilló (Puntaje Olé: 3). Lo cierto es que la historia de Messi contra Perú tiene sus ideas y vueltas, pero nunca perdió: cuatro victorias y un empate. Que no se corte hoy

PERU - ARGENTINA (22.25 HS.)