Diego Armando Maradona volvió a disparar contra la Selección porque "no puede estar jugando peor", aunque esta vez prefirió no criticar a Alfio Basile, el técnico, porque "no es su culpa el rendimiento del equipo". El Diez llegó anoche a México para disputar esta noche un partido de showbol en Cancún y prendió el ventilador.

Apenas arribó a México, Diego dio su punto de visto sobre el presente de Argentina en las Eliminatorias Sudamericanas. "No es culpa de su director técnico", aclaró. Y atribuyó la culpa a la responsabilidad de los jugadores que conforman el plantel, a los que les pidió "apretar el paso".

El ex boca también se refirió al embarazo de su hija Gianinna, que está de novia con el delantero del seleccionado argentino y del equipo español del Atlético de Madrid, Sergio Agüero: "Me produce una gran felicidad. Mi hija va a ser madre, y sí, estoy muy feliz, aunque los niños son una gran responsabilidad".

En la conferencia de prensa. el argentino reconoció ser un "tipo del pueblo", aunque descartó ser un ejemplo: "Cometí errores y asumo sus consecuencias, pero no, no quiero ser ejemplo de nadie, siempre fui de la gente". Y agregó: "Yo siempre fui un enamorado de la pelota. Para mí no existen otros juguetes, todo era secundario a la pelota a la que, junto con el fútbol siempre sentí dentro de mi corazón".
http://www.clarin.com/diario/2008/09/20/um/m-01764249.htm