La vuelta del maximo idolo xeneize Juan Roman Riquelme









link: http://www.youtube.com/watch?v=_x4oatgrsyM


BIOGRAFÍA:
En 1978, un día antes de la primera conquista argentina en una Copa del Mundo, nació en Buenos Aires Juan Román Riquelme. En efecto, el 24 de junio de aquel año, el hogar de la humilde familia Riquelme recibió a uno de los once hermanos.

El romance entre Román y la pelota no tardó en concretarse. Desde muy pequeño, Román se destacó en los potreros de su San Fernando natal. Primero defendió los colores de clubes barriales, entre ellos La Carpita. El gran nivel de Román en aquellos campeonatos barriales llegó a oídos de varios buscadores de talentos, quienes debieron luchar para convencer a Román de fichar por algún club grande. El enviado de Argentinos Juniors convenció a Román y se lo llevó a La Paternal.

Los primeros tiempos en la disciplina de Argentinos Juniors fueron duros, Román tuvo problemas para conseguir la titularidad y ocupó en principio, el puesto de mediocampista central. Desde allí, desplegó todo su talento, pero esa función obligó a Riquelme a realizar un gran desgaste físico, lo que le costó perder la titularidad.

Mientras tanto, Román forjó su amor por Boca Juniors cada domingo desde las tribunas de “La Bombonera”; el padre de Emmanuel Ruiz, otro crack “made in Argentinos”, llevó a ambos amigos con rigurosa disciplina a ver al primer equipo “azul y oro”.

El gran juego de Román lo hizo famoso en el ambiente de las divisiones inferiores. En 1996, Carlos Bilardo aconsejó a Mauricio Macri la compra de varios valores de Argentinos Juniors. En una operación sin precedentes en el fútbol argentino, Boca adquirió al club de La Paternal las fichas de grandes promesas: Fabricio Coloccini (hoy flamante figura del Atlético Madrid), Pablo Islas, César La Paglia, Carlos Marinelli (titular en el Middlesbrough inglés), Emmanuel Ruiz y Juan Román Riquelme.

Obviamente, Riquelme causó sensación en Boca desde el principio. La pobre campaña del conjunto “xeneize” obligó al entrenador Bilardo a apurar el debut del talentoso mediocampista del barrio San Jorge.

Román debutó el 11 de noviembre de 1996 ante Unión de Santa Fé en “La Bombonera”. Aquella tarde Boca venció 2 a 0 al conjunto “albirrojo” en lo que fue el comienzo del romance entre Riquelme y la parroquia boquense. De allí y hasta el final del torneo Apertura, Riquelme fue titular y su nivel fue en ascenso.

Su primer gol en primera no tardó en llegar. El 24 de noviembre Riquelme convirtió el sexto gol en la goleada de Boca sobre Huracán por 6 a 0; Román volvió a marcar en la derrota de Boca 4 a 2 frente a Rosario Central.

En febrero de 1997, Román formó una gran dupla creativa con Pablo Aimar en la selección sub 20 que ganó en forma brillante el Campeonato Sudamericano de Chile, en aquel torneo convirtió 3 goles.

Héctor “Bambino” Veira asumió la dirección técnica de Boca Juniors a principios de 1997. El juego del conjunto en general nunca fue bueno en el torneo Clausura, pero Riquelme consiguió mantener su nivel a lo largo de los 14 partidos que disputó y en los que marcó 2 goles.

José Pekerman construyó un verdadero “Dream Team” para el Campeonato Mundial de Malasia: Riquelme, Aimar, Samuel, Placente, Scaloni, Cambiasso, Romeo y Franco entre otros brillaron en la espectacular conquista argentina. Riquelme convirtió 4 goles en el campeonato.

El talento de Riquelme hizo que equipos de Europa como el Betis de Sevilla y el Parma se interesaran en su concurso. Román desestimó ambas ofertas y prefirió continuar jugando en el club de sus amores.

Veira acarició la gloria con Boca en el Apertura ’97, pero al equipo le faltó gas en la parte final y el campeonato fue a las vitrinas de River Plate. Pero en la vida futbolística de Román hubo un hecho testimonial: el 25 de octubre se enfrentaron River y Boca en el “Monumental”. Ese encuentro fue el último que disputó oficialmente Diego Armando Maradona; tras una derrota parcial por 1 a 0, Veira dispuso el cambio de Riquelme por Diego Maradona y Boca pudo dar vuelta el juego y el resultado de la mano de Román. Ese cambio fue el traspaso del trono de Diego a Román. Aquella gloriosa tarde, Román fue considerado unánimemente la figura del cotejo por toda la prensa especializada.

El 16 de noviembre de 1997 Román debutó en la Selección Mayor. Y el debut no pudo ser en otro lugar que “La Bombonera”. Daniel Passarella convocó a Riquelme al último partido de Argentina en las eliminatorias hacia la Copa del Mundo Francia ’98. Riquelme ingresó en el minuto 80 en lugar de Marcelo Gallardo y las tribunas estallaron con una cerrada ovación.

El primer semestre de 1998 fue muy difícil para Boca Juniors. El equipo de Héctor Veira se bajó temprano de la lucha por el título y Riquelme jugó poco en ese torneo. No obstante esto, Riquelme fue nuevamente convocado por José Pekerman para el Torneo Esperanzas de Toulon. Argentina se alzó con el título y Juan Román Riquelme fue considerado el mejor jugador del torneo.

Pero en julio de 1998 llegó a Boca Juniors el entrenador Carlos Bianchi. Este extraordinario director técnico respaldó a Riquelme desde el primer día; lo hizo sentir importante y le dio un rol protagónico. Y Román no defraudó a Bianchi: el condujo magistralmente al Boca campeón invicto del Apertura ’98. Riquelme tuvo asistencia perfecta en el torneo y marcó 3 goles. Riquelme conformó un letal trío ofensivo junto a los delanteros Guillermo Barros Schelotto y Martín Palermo.

El gran paso de Boca continuó con la obtención del Clausura ’99. Riquelme continuó deleitando a todo el mundo del fútbol con su excepcional juego repleto de belleza y efectividad.

En julio de 1999 Riquelme fue convocado por el seleccionador Marcelo Bielsa; Román formó parte del plantel que disputó la Copa América Paraguay ’99. El nivel que mostró el talentoso mediocampista fue bueno, pero sin llegar a los niveles de Boca Juniors.

En agosto de 1999, Riquelme y el Barcelona se vieron las caras por primera vez. Una verdadera exhibición de gambetas, pisadas y caños de un inspirado Román enloquecieron a los defensores “blaugranas” durante un amistoso disputado en Málaga en el que Boca venció por 3 a 2.

En el año 2000 llegó el momento de afrontar el gran desafío: disputar la Copa Libertadores de América. Y Román fue gran artífice de la tercera conquista continental de Boca Juniors. En la memoria de la afición boquense perduran grandes momentos de Riquelme como el golazo de tiro libre a River en el Monumental, el penal convertido y el caño de taco al defensor Yepes en la revancha ante el mismo rival y el fútbol desplegado durante las finales frente al Palmeiras.

Con América a sus pies, Boca fue por el Mundo... El equipo de Carlos Bianchi encaró la segunda parte del año 2000 con el objetivo prioritario de la Copa Intercontinental y con la intención de pelear hasta el final el Torneo Apertura y la Copa Mercosur. Y Boca estuvo cerca del póker... Boca ganó el campeonato local, llegó a octavos de final en la Mercosur y tocó el cielo futbolístico a fines de noviembre en Tokio cuando batió 2 a 1 al Real Madrid. Aquella noche Riquelme deslumbró al mundo con una actuación sensacional. Román se convirtió en una pesadilla para toda la defensa madridista, en especial para Geremy y Makelele. Tan espectacular labor de Román hizo que el Barcelona se convenciera de su fichaje. El conjunto “culé” acordó el traspaso con Boca Juniors en una suma superior a los 20 millones de dólares, operación que luego quedó frustrada.

El 2001 trajo como gran desafío revalidar todos los títulos obtenidos durante el 2000. Boca Juniors no pudo repetir el juego brillante de la temporada anterior pero el oficio del equipo le alcanzó para retener la Copa Libertadores. En el torneo local, lo más destacado fue la paliza 3 a 0 a River en “La Bombonera”. Aquella noche Román mostró por primera vez su festejo a lo “Topo Gigio” (en honor a su hijita Florencia, según dijo).

El equipo debió recorrer un durísimo camino hacia la Copa. En el infierno del Estadio Metropolitano de Barranquilla Boca sacó a relucir su temple y venció al local por 3 a 2; en la revancha igualaron 1 a 1.

En cuartos de final, el rival fue el Vasco Da Gama, equipo que hasta el momento de enfrentar a Boca había ganado todos sus partidos. El campeón de América venció al Vasco 1 a 0 en Río de Janeiro y bailó a los brasileños 3 a 0 en una “Bombonera” repleta.

En las semifinales, Boca enfrentó a un Palmeiras dirigido por Luiz Felipe Scolari sediento de revancha. Como en las finales de la Copa del 2000, fue igualdad 2 a 2 en la ida en Buenos Aires (el segundo gol de Boca fue una espectacular apilada de Román para servirle el gol a Barijho) y se repitió el marcador en el Parque Antártica, el hogar del “verdao”. Pero en la revancha Riquelme jugó uno de los mejores partidos de su vida. El fue el responsable de la clasificación de Boca para la final. Riquelme enloqueció a los defensores de Palmeiras con su repertorio más bello y efectivo, el segundo gol de Boca fue una verdadera obra de arte de Román.

Boca y el Cruz Azul mexicano dirimieron la monarca americano del 2001. Boca sorprendió a los “aztecas” en la primera final cuando venció 1 a 0 con gol de Marcelo Delgado. Todos dieron entonces por descontado el tetra campeonato de América para los “xeneizes”, pero el Cruz Azul le devolvió la gentileza a los dirigidos por Carlos Bianchi y fue necesaria la definición con disparos desde el punto penal para consagrar al campeón. Román tranquilizó a toda la parroquia “azul y oro” al convertir la primera ejecución; las manos de Oscar Córdoba hicieron el resto y Boca retuvo el cetro máximo a nivel clubes en Sudamérica.

El Bayern Munich asomó entonces como el gran desafío para los hombres de Bianchi. Lamentablemente, Boca Juniors cayó derrotado por los alemanes 1 a 0 en los últimos minutos del tiempo suplementario. Román no pudo reeditar su hazaña del año anterior. Los alemanes, debidamente notificados del talento de Riquelme, lo marcaron de cerca y no dudaron en utilizar el juego brusco para detenerlo.

La prensa argentina lo distinguió con el premio “Olimpia” de Plata 2001.

Envuelto en una serie de interminables disputas con la dirigencia boquense, Riquelme supo que estos primeros meses del 2002 serían los últimos con la camiseta “azul y oro”. Riquelme se impuso como gran meta para este año formar parte del plantel argentino del Mundial de Corea y Japón y conquistar por tercera vez consecutiva la Copa Libertadores con Boca Juniors. Lamentablemente, Román no consiguió ninguna de las dos cosas y sufrió además un penoso incidente familiar, lo cual motivó su decisión de abandonar la disciplina de Boca Juniors. Las controversias en las que se vio envuelto le quitaron a Riquelme esa alegría necesaria para desarrollar cualquier actividad.

Tras su discreto paso por el Barcelona, ha logrado demostrar al mundo entero sus cualidades en el Villarreal. El equipo del chileno Pellegrini, semifinalista de la Champions League 2005-2006, ha formado un esquema de juego que depende de Riquelme. Pero tras esa exitosa temporada, y diversas diferencias con el entrenador chileno, Riquelme vuelve a Boca Juniors para ganar su tercera Copa Libertadores.


Trayectoria:

Divisiones inferioresComenzó a jugar en el club barrial de baby-fútbol La Carpita de Villa Libertad a cargo de su descubridor Jorge Rodríguez, quien lo conoció a los 7 años en el Barrio San Jorge de Don Torcuato. Intentó llevarlo a Platense, pero no fue inscrito por ser demasiado delgado, por lo que finalmente fue reclutado en las divisiones inferiores de Argentinos Juniors. En la Novena División, comenzó como suplente. A partir de la Octava pasó a jugar de titular como mediocampista central.

En el verano de 1996, formó parte de un seleccionado argentino sub-18 dirigido por José Pekerman que disputó en Uruguay la "Copa Punta del Este" y se proclamó campeón desempeñándose como volante central.

Boca Juniors (1996-2002)
Carlos Bilardo, al asumir como entrenador, recomienda a Mauricio Macri, por entonces presidente de Boca Juniors, su contratación junto a otros juveniles provenientes de las divisiones inferiores de Argentinos Juniors, entidad que atravesaba una severa crisis económica. El 12 de septiembre de 1996 se pagaron U$D 800.000 por su pase, pese a ser un juvenil que no había debutado en Primera División.
Con apenas unos partidos en la reserva del primer equipo, el 10 de noviembre de 1996 Bilardo lo incluye entre los titulares y se destaca en la victoria 2-0 ante Unión de Santa Fe en La Bombonera como la figura del partido. Su primer gol llegó catorce días más tarde, cuando frente a Huracán marca el último tanto para sellar un 6-0.
A comienzos de 1997, José Pekerman lo convocó a la selección argentina sub-20 con motivo del Campeonato Sudamericano Sub-20 realizado en Chile. En ese equipo brilló formando un mediocampo excepcional junto a Esteban Cambiasso y Pablo Aimar. Riquelme jugó los nueve partidos del certamen y marcó 3 goles, destacándose su conquista frente a Brasil en la victoria por 2-0. Argentina se consagró campeón sudamericano después de 30 años. Luego, participó de la Copa Mundial Sub-20 realizada en Malasia. El 5 de julio de 1997 Argentina se consagró campeón tras vencer a Uruguay 2-1. Riquelme fue el capitán del equipo en la final, y finalizó el torneo con 4 goles en 7 partidos, convirtiéndose en gran figura del certamen junto a Aimar. Luego de los éxitos conseguidos en la Selección sub-20, Daniel Passarella lo citó a la Selección mayor para la última fecha de las Eliminatorias del Mundial de Francia 98. El partido se disputó en el estadio de Boca Juniors, y Riquelme, con 19 años, ingresó en los últimos minutos del empate 1-1 frente a la selección colombiana. Hacia mayo de 1998, Pekerman volvió a llamarlo, esta vez para formar parte del seleccionado argentino sub-21 en el torneo Jóvenes Esperanzas de Toulon en Francia. Argentina fue campeón, Riquelme disputó los cinco partidos y fue premiado por los organizadores como el Mejor Jugador del Torneo.
Por otro lado, a pesar de sus méritos, en Boca continuó relegado por el técnico Héctor Veira, quien finalmente renunció al no conseguir el objetivo de ser campeón. En junio de 1998 lo reemplazó Carlos Bianchi, quien le otorgó a Riquelme la libertad de moverse por todo el frente de ataque y además le otorgó la histórica camiseta Nº 10 de Boca, que utilizaría por primera vez. Los frutos fueron inmediatos, el equipo fue haciéndose cada vez más sólido y se logró de forma invicta el campeonato luego de seis años de no poder ganarlo. Conseguía su primer título con Boca Juniors.
En 1999, el objetivo fue repetir lo anterior y el equipo, a pesar de algunas bajas por lesiones, mantuvo su hegemonía a tal punto que logró la marca de cuarenta partidos consecutivos sin derrotas, récord absoluto para el fútbol argentino, y se adjudica el bicampeonato. Riquelme aportaría siete goles en 18 partidos.
En 2000, José Pekerman lo convocó al seleccionado sub-23 que disputaba el Torneo Preolímpico Sudamericano 2000 en Brasil. Sin embargo, el equipo conformado con la base del campeón juvenil quedó sorpresivamente fuera de los Juegos Olímpicos de Sydney 2000. Riquelme marcó dos goles en la competición. A su vuelta, Boca participa en la Copa Libertadores de América 2000, tras seis años de ausencia para el club. Boca llegó a la final. La definición se produjo el 21 de junio, en el estadio Morumbí de São Paulo y luego de una igualdad en el resultado global de 2-2, Boca se impone en definición por penales al Palmeiras en la final y obtiene el certamen luego de 22 años.
Boca disputó a fin de año en Japón la Copa Intercontinental, enfrentando a Real Madrid. Riquelme se destacó desde el principio y colaboró con el triunfo de Boca por 2-1, con una asistencia perfecta a Palermo de más de 50 metros.
En 2001, Boca se alzó nuevamente con la Copa Libertadores de ese año al imponerse por penales al Cruz Azul de México en La Bombonera. En dicha ocasión, Riquelme recibió el premio al Mejor Jugador de la Final de la Copa Libertadores.
El 10 de noviembre de 2001 participó en La Bombonera del partido despedida de Diego Maradona, incluso Maradona le regaló su camiseta a Riquelme, y usó la 10 de Boca Juniors con las siglas "Román" en la espalda. Finalizó el año con el reconocimiento de la prensa latinoamericana consagrándolo Futbolista sudamericano del año.
El 2 de abril de 2002 es secuestrado su hermano menor Cristian, de 18 años. Al menos treinta horas pasó en manos de los delincuentes, que se llevaron U$D 160.000 por liberarlo. Riquelme en persona, desde su casa y a través de un teléfono móvil, fue quien comandó la negociación. El 7 de abril regresa al primer equipo de Boca con una bandera de agradecimiento hacia los hinchas por el apoyo recibido: “Gracias a todos. Riquelme”. Fue la figura del partido y marcó el último gol en la victoria 3-0 sobre Unión de Santa Fe.
FC Barcelona (2002-2003)
Finalmente, tras ciertos roces con la dirigencia de Boca, fue traspasado al FC Barcelona por 13 millones de dólares. Pese al buen desempeño que demostró durante la pretemporada (en su primer partido marcó dos goles justamente frente al Parma), el juego desplegado por Riquelme no convencía al entrenador, quien comenzó ubicándolo como volante por izquierda y luego lo excluyó del equipo titular. El 28 de enero de 2003, Van Gaal abandonó la dirección técnica del equipo y al tiempo se contrató a Radomir Antić como nuevo entrenador. En un año crítico para el club en todo aspecto, Riquelme jugó 30 partidos de La Liga y marcó tres goles. Por otro lado, en la Champions League el Barça alcanzó el récord de 11 victorias consecutivas. A pesar de ello, en su única derrota es eliminado por la Juventus en cuartos de final. Riquelme disputó once partidos de Champions y marcó dos goles.
Villarreal FC (2003-2006)
En el verano de 2003, la nueva junta directiva presidida por Joan Laporta y el flamante entrenador Frank Rijkaard revolucionó el club con el objetivo de recuperar el nivel deportivo. El fichaje de Ronaldinho causó un excedente de jugadores extracomunitarios, y el cuerpo técnico decidió ceder a Riquelme al Villarreal por dos temporadas. Allí formó dupla de ataque junto al delantero uruguayo Diego Forlán, demostró su gran calidad y se reveló como uno de los mejores jugadores de la Primera División de España, donde logró el récord de asistencias de gol en 2005. Ese año, Villarreal logró una épica 3ª posición y decidió comprar el 75% de su pase.
Durante la temporada 2005/06, el Villarreal disputó por primera vez en su historia la Liga de Campeones y su actuación fue sorprendente; llegó a las semifinales tras dejar en el camino a equipos de la talla del Manchester United, Benfica, Glasgow Rangers e Inter de Milán, entre otros, pero en esa instancia quedó eliminado por el Arsenal. En el partido de vuelta, Román tuvo la oportunidad de lograr el empate a través de un penalti cobrado en el último minuto, que los hubiera llevado a la prórroga. Sin embargo el disparo de Riquelme fue contenido por el portero Lehmann.
Copa del Mundo Alemania 2006

Riquelme en Alemania 2006.
José Pekerman, quién había asumido dos años antes, le asigna por primera vez a Riquelme la histórica camiseta número 10 de la selección (hasta entonces usaba la Nº 8). Desde el inicio de su ciclo, Pekerman confió en él como eje del equipo nacional. En los partidos de la fase de grupos Argentina finalizó en primer lugar. En el debut, se impuso 2-1 a Costa de Marfil. El 14 de junio, la selección jugó su mejor partido y venció con un categórico 6-0 a Serbia y Montenegro. El último partido de la fase de grupos fue un 0-0 ante Países Bajos. En octavos de final, Argentina se enfrentó a México y ganó en tiempo suplementario 2-1. Frente al equipo anfitrión, Alemania, Riquelme tuvo un encuentro regular, como el resto del equipo. Aun así, tuvo total participación en la conquista del gol argentino: ejecutó un centro preciso para que Roberto Ayala abriese el marcador, incluso el defensor argentino festejo el gol señalando a Riquelme y gritándole "es tuyo, es tuyo". En el segundo tiempo, Pekerman decidió reemplazarlo y una vez fuera, a los pocos minutos empató Alemania. Luego de la paridad en el tiempo suplementario, el equipo local se impuso por penales 4-2 y dejó fuera de la competencia a los argentinos.
Por la expectativa generada tras el partido ante Serbia y Montenegro, buena parte del periodismo y de la opinión pública catalogó el desempeño del equipo, y particularmente el de Riquelme, como un fracaso. Sin embargo, el seleccionado argentino terminó el torneo invicto y Riquelme fue premiado por la FIFA como el jugador que más asistencias de gol (4) sirvió en el certamen.
En septiembre de 2006 fue convocado por el nuevo entrenador de la selección nacional Alfio Basile, quién lo nombró capitán del equipo. Con pocos entrenamientos, el equipo enfrentó a Brasil y es goleado 0-3. Nuevamente, Riquelme recibió gran parte de las críticas y responsabilidades la derrota. En Buenos Aires, esto afectó la salud de su madre -internada en dos oportunidades-, motivo por el cual, tras hablar con Basile, dio a conocer públicamente su renuncia a la selección argentina en un reportaje por TV. A fines de noviembre, en Villarreal se le criticó a Riquelme haber retornado a su país para asistir al nacimiento de su tercer hijo. Otro motivo de disgusto para la Comisión Deportiva fue el pedido que lideró (junto a otros compañeros sudamericanos) de regresar a los entrenamientos luego del receso por las Fiestas el 2 de enero de 2007, y no el 29 de diciembre de 2006 como finalmente ocurrió, motivo por el cual estuvo casi dos meses sin jugar.
Regreso a Boca Juniors (2007)
El presidente de Boca Juniors, Mauricio Macri, ofreció la posibilidad de que el club actúe como mediador en el conflicto que continuaba estancado. Solicita que Riquelme sea cedido hasta el 30 de junio de 2007 y a la vez pagar su salario (US$ 2.000.000) por ese período. Tanto la directiva del Villarreal como Riquelme aceptan y el 11 de febrero fue presentado en conferencia de prensa.
El 17 de febrero reapareció luego de casi cinco años en La Bombonera, que lo recibió con el cariño de siempre. Su vuelta, influenciada por una prolongada inactividad, no fue buena: frente a Rosario Central, Boca apenas empató 1-1.
No obstante, su rendimiento fue creciente. Por la fase de grupos de la Copa Libertadores el equipo tuvo buen juego pero los resultados no fueron los ideales, por lo que llegó a la última fecha con la necesidad de marcar al menos 4 goles ante el Club Bolívar en cancha de Vélez (debido a que incidentes en 2005 habían dispuesto la suspensión del estadio). Boca ganó 7-0 logrando no solo la clasificación sino evitar viajar al exterior ya que la diferencia de gol le permitía enfrentar a Vélez Sarsfield. En octavos de final de la Copa Libertadores marcó 2 goles (un gol olímpico) ante Vélez Sársfield (global 4-3) jugando superlativamente y siendo eje del equipo. En cuartos, tuvo una descollante actuación ante Libertad de Paraguay de visitante marcando un gol aún estando lesionado (global 3-1). El gol fue el primero del partido cuando mejor se defendía el rival.
En semifinales, Boca superó a Cúcuta de Colombia en un partido que se jugó con una visibilidad casi nula debido a la neblina que había aquel día. El papel de Román en la final contra Grêmio fue decisivo. Previo al partido, Riquelme comentó que sería su último partido en La Bombonera (al menos en esta etapa) y el desenlace no pudo ser mejor. Nuevamente fue figura, Boca ganó 3-0 y fue despedido con una ovación por todo el público xeneize. El 20 de junio, en el partido final en Porto Alegre, marcó los dos goles en la victoria 2-0. El resultado global fue 5-0 (récord en finales). Boca logró su sexta Copa Libertadores y la tercera para Riquelme, goleador del equipo con 8 tantos en 11 encuentros. Como sucediera en 2001, fue elegido el Mejor Jugador de la Final de la Copa Toyota Libertadores. En solo 123 días desde su retorno, recuperó su mejor nivel y aceptó un nuevo llamado de Alfio Basile para defender la camiseta argentina.
Copa América 2007
En la madrugada del día siguiente a conseguir la Copa Libertadores 2007 con Boca Juniors, regresó a Buenos Aires y partió con la selección a disputar la Copa América 2007 en Venezuela. Pese a no tener más que una semana de entrenamiento con el resto del equipo, tuvo una aceptable actuación en el debut ante Estados Unidos, triunfo por 4-1. Frente a Colombia marcó un gol de cabeza y otro de tiro libre en la victoria argentina 4-2. El 8 de julio de 2007, en el 4-0 frente a Perú nuevamente marcó dos goles (uno con cada pie) y asistió a Lionel Messi con un gran pase "entre líneas". Ya en las semifinales del torneo, enfrentando a México, asistió en una jugada preparada a Gabriel Heinze y ejecutó con clase un penal (con un suave disparo por encima del arquero) en el definitivo 3-0.
A pesar del buen nivel desplegado a lo largo del certamen, Argentina debió conformarse con el subcampeonato ya que fue derrotado por 0-3 en la final ante Brasil. Riquelme fue el goleador del seleccionado argentino, marcando un tanto menos que Robinho, quien a la postre resultó el artillero del torneo.
Cuando el 30 de junio de 2007 venció el préstamo, Boca Juniors no logró obtener la extensión del mismo y Riquelme, tras tomarse unas vacaciones, vuelve al Villarreal CF. Si bien el jugador entrenaba con el resto de la plantilla, el técnico Manuel Pellegrini (con la aprobación del presidente del club) decidió no tenerlo en cuenta para la temporada. Aún sin jugar en su club, disputó 4 partidos por Eliminatorias y marcó 4 goles (3 de tiro libre).
Tercera etapa en Boca Juniors (2008)
Tras arduas negociaciones, el club de La Ribera decidió abonar al Villarreal la suma de U$S 15.000.000 por el pase (mientras que el Villareal paga por año aproximadamente tres millones de euros su sueldo), en todo concepto, siendo así la suma más alta pagada por un club argentino por un jugador en toda la historia. Firmó contrato desde finales de 2007 hasta 2010, pero no pudo jugar el Mundial de Clubes de aquel año, por disposición de la FIFA, que adujo que no había sido anotado en la lista preliminar. Su primer partido oficial en esta vuelta fue contra Rosario Central (1-1) por el torneo Clausura 2008. Se podía ver a un Riquelme retrasado en el campo y ordenando el avance hacia el arco rival desde el centro y con menos velocidad aunque con la técnica intacta. También disputó la Copa Libertadores, siendo eliminado en semifinales por Fluminense.
En agosto de 2008, Riquelme fue el capitán de la selección argentina que obtuvo la medalla de oro en fútbol masculino, en los Juegos Olímpicos de Pekín. Fue, junto a Javier Mascherano y Nicolas Pareja, uno los tres jugadores mayores de 23 años seleccionados por el director técnico Sergio Batista. El equipo logró superar la primera fase, quedando primero con 9 puntos, al derrotar a Costa de Marfil (2-1), Australia (1-0) y a Serbia (2-0). En cuartos de final se enfrentó a los Países Bajos, consiguiendo una victoria por 2-1, luego del gol de Ángel Di Maria en tiempo extra. En semifinal le tocó jugar contra Brasil, donde marcó un gol de penalti para sellar la victoria de su selección por 3-0. Finalmente obtuvo la medalla de oro del torneo al ganarle la final a Nigeria por 1-0.
Segundo semestre del 2008 en Boca
A su regreso, disputó el partido de vuelta de la Recopa Sudamericana en el que Boca se consagró campeón frente a Arsenal de Sarandí, marcando un gol impresionante de tiro libre sobre la hora de finalización del encuentro. Otro título más para su carrera. En diciembre de 2008, Riquelme logra coronarse con Boca como campeón del Torneo Apertura, tras una cerrada puja en las últimas fechas tras la cual emergieron tres equipos con el mismo puntaje, 39 (Boca, Tigre y San Lorenzo de Almagro). La legislación vigente disponía que se jugara un triangular final en terreno neutral a modo de desempate.
El primer partido se cerró con una victoria de San Lorenzo de Almagro por sobre Tigre por 2-1. El segundo cruce enfrentó a Boca contra San Lorenzo de Almagro, en uno de los más recordados de los últimos tiempos por la cantidad de tarjetas (14 Amarillas y 2 Rojas) y la emotividad del juego. Riquelme tuvo un desempeño destacado, ejecutando el córner que antecedió al gol de cabeza de Lucas Viatri (1-0), asistiendo a Rodrigo Palacio (2-1) y participando en la jugada del último gol de Cristian Chávez (3-1) que dejó sin chances de campeonato al club de Boedo. Por haber recibido su 5º amonestación, Riquelme no pudo jugar en la última fecha del triangular, que consagró a Boca como campeón del torneo pese a la derrota por 1-0 ante Tigre, por contar con mejor diferencia de gol que su rival. En este torneo se demostró la importancia de Riquelme para apuntalar a un equipo que sufrió las ausencias de sus otras figuras descollantes (Martín Palermo y Rodrigo Palacio) durante gran parte del campeonato.
Renuncia a la selección argentina 2009
En marzo de 2009, Juan Román Riquelme en una entrevista que brinda por televisión en Canal 13 de Argentina, decide renunciar en forma definitiva e indeclinable a la selección de fútbol de Argentina, dirigida por Diego Armando Maradona, por diferencias personales con el técnico. La razón que se supone es el comentario dicho por el director técnico acerca de su nivel en dos partidos que jugó con su actual club Boca Juniors.
Negociación del contrato con Boca Juniors
Desde Junio de 2010 Juan Román Riquelme intentó renegociar su contrato por cuatro años con el club Boca Juniors y lograr, así, su retiro en el club. Está negociación será seguramente una de las mas recordadas en el fútbol argentino. El club de la ribera y el futbolista habían llegado a un acuerdo el 28 de julio de 2010, tras una ardua negociación en la que se había acordado la continuidad de román por 4 años más. Sin embargo, días después, surgió un nuevo problema en relación a cuestiones impositivas que ha hecho a peligrar la continuidad del enganche en la institución. Finalmente el 6 de agosto de 2010 se soluciona el conflicto contractual del jugador.
Rumor de la vuelta a la selección argentina
Se rumorea que Riquelme podría regresar al seleccionado argentino, ya que el equipo no está dirigido por Diego Armando Maradona. Sergio Batista argumenta que podría convocarlo para los siguientes partidos, en caso de que recupere su forma.

Boca Juniors (1996-2002)
Carlos Bilardo, al asumir como entrenador, recomienda a Mauricio Macri, por entonces presidente de Boca Juniors, su contratación junto a otros juveniles provenientes de las divisiones inferiores de Argentinos Juniors, entidad que atravesaba una severa crisis económica. El 12 de septiembre de 1996 se pagaron U$D 800.000 por su pase, pese a ser un juvenil que no había debutado en Primera División.
Con apenas unos partidos en la reserva del primer equipo, el 10 de noviembre de 1996 Bilardo lo incluye entre los titulares y se destaca en la victoria 2-0 ante Unión de Santa Fe en La Bombonera como la figura del partido. Su primer gol llegó catorce días más tarde, cuando frente a Huracán marca el último tanto para sellar un 6-0.
A comienzos de 1997, José Pekerman lo convocó a la selección argentina sub-20 con motivo del Campeonato Sudamericano Sub-20 realizado en Chile. En ese equipo brilló formando un mediocampo excepcional junto a Esteban Cambiasso y Pablo Aimar. Riquelme jugó los nueve partidos del certamen y marcó 3 goles, destacándose su conquista frente a Brasil en la victoria por 2-0. Argentina se consagró campeón sudamericano después de 30 años. Luego, participó de la Copa Mundial Sub-20 realizada en Malasia. El 5 de julio de 1997 Argentina se consagró campeón tras vencer a Uruguay 2-1. Riquelme fue el capitán del equipo en la final, y finalizó el torneo con 4 goles en 7 partidos, convirtiéndose en gran figura del certamen junto a Aimar. Luego de los éxitos conseguidos en la Selección sub-20, Daniel Passarella lo citó a la Selección mayor para la última fecha de las Eliminatorias del Mundial de Francia 98. El partido se disputó en el estadio de Boca Juniors, y Riquelme, con 19 años, ingresó en los últimos minutos del empate 1-1 frente a la selección colombiana. Hacia mayo de 1998, Pekerman volvió a llamarlo, esta vez para formar parte del seleccionado argentino sub-21 en el torneo Jóvenes Esperanzas de Toulon en Francia. Argentina fue campeón, Riquelme disputó los cinco partidos y fue premiado por los organizadores como el Mejor Jugador del Torneo.
Por otro lado, a pesar de sus méritos, en Boca continuó relegado por el técnico Héctor Veira, quien finalmente renunció al no conseguir el objetivo de ser campeón. En junio de 1998 lo reemplazó Carlos Bianchi, quien le otorgó a Riquelme la libertad de moverse por todo el frente de ataque y además le otorgó la histórica camiseta Nº 10 de Boca, que utilizaría por primera vez. Los frutos fueron inmediatos, el equipo fue haciéndose cada vez más sólido y se logró de forma invicta el campeonato luego de seis años de no poder ganarlo. Conseguía su primer título con Boca Juniors.
En 1999, el objetivo fue repetir lo anterior y el equipo, a pesar de algunas bajas por lesiones, mantuvo su hegemonía a tal punto que logró la marca de cuarenta partidos consecutivos sin derrotas, récord absoluto para el fútbol argentino, y se adjudica el bicampeonato. Riquelme aportaría siete goles en 18 partidos.
En 2000, José Pekerman lo convocó al seleccionado sub-23 que disputaba el Torneo Preolímpico Sudamericano 2000 en Brasil. Sin embargo, el equipo conformado con la base del campeón juvenil quedó sorpresivamente fuera de los Juegos Olímpicos de Sydney 2000. Riquelme marcó dos goles en la competición. A su vuelta, Boca participa en la Copa Libertadores de América 2000, tras seis años de ausencia para el club. Boca llegó a la final. La definición se produjo el 21 de junio, en el estadio Morumbí de São Paulo y luego de una igualdad en el resultado global de 2-2, Boca se impone en definición por penales al Palmeiras en la final y obtiene el certamen luego de 22 años.
Boca disputó a fin de año en Japón la Copa Intercontinental, enfrentando a Real Madrid. Riquelme se destacó desde el principio y colaboró con el triunfo de Boca por 2-1, con una asistencia perfecta a Palermo de más de 50 metros.
En 2001, Boca se alzó nuevamente con la Copa Libertadores de ese año al imponerse por penales al Cruz Azul de México en La Bombonera. En dicha ocasión, Riquelme recibió el premio al Mejor Jugador de la Final de la Copa Libertadores.
El 10 de noviembre de 2001 participó en La Bombonera del partido despedida de Diego Maradona, incluso Maradona le regaló su camiseta a Riquelme, y usó la 10 de Boca Juniors con las siglas "Román" en la espalda. Finalizó el año con el reconocimiento de la prensa latinoamericana consagrándolo Futbolista sudamericano del año.
El 2 de abril de 2002 es secuestrado su hermano menor Cristian, de 18 años. Al menos treinta horas pasó en manos de los delincuentes, que se llevaron U$D 160.000 por liberarlo. Riquelme en persona, desde su casa y a través de un teléfono móvil, fue quien comandó la negociación. El 7 de abril regresa al primer equipo de Boca con una bandera de agradecimiento hacia los hinchas por el apoyo recibido: “Gracias a todos. Riquelme”. Fue la figura del partido y marcó el último gol en la victoria 3-0 sobre Unión de Santa Fe.
FC Barcelona (2002-2003)
Finalmente, tras ciertos roces con la dirigencia de Boca, fue traspasado al FC Barcelona por 13 millones de dólares. Pese al buen desempeño que demostró durante la pretemporada (en su primer partido marcó dos goles justamente frente al Parma), el juego desplegado por Riquelme no convencía al entrenador, quien comenzó ubicándolo como volante por izquierda y luego lo excluyó del equipo titular. El 28 de enero de 2003, Van Gaal abandonó la dirección técnica del equipo y al tiempo se contrató a Radomir Antić como nuevo entrenador. En un año crítico para el club en todo aspecto, Riquelme jugó 30 partidos de La Liga y marcó tres goles. Por otro lado, en la Champions League el Barça alcanzó el récord de 11 victorias consecutivas. A pesar de ello, en su única derrota es eliminado por la Juventus en cuartos de final. Riquelme disputó once partidos de Champions y marcó dos goles.
Villarreal FC (2003-2006)
En el verano de 2003, la nueva junta directiva presidida por Joan Laporta y el flamante entrenador Frank Rijkaard revolucionó el club con el objetivo de recuperar el nivel deportivo. El fichaje de Ronaldinho causó un excedente de jugadores extracomunitarios, y el cuerpo técnico decidió ceder a Riquelme al Villarreal por dos temporadas. Allí formó dupla de ataque junto al delantero uruguayo Diego Forlán, demostró su gran calidad y se reveló como uno de los mejores jugadores de la Primera División de España, donde logró el récord de asistencias de gol en 2005. Ese año, Villarreal logró una épica 3ª posición y decidió comprar el 75% de su pase.
Durante la temporada 2005/06, el Villarreal disputó por primera vez en su historia la Liga de Campeones y su actuación fue sorprendente; llegó a las semifinales tras dejar en el camino a equipos de la talla del Manchester United, Benfica, Glasgow Rangers e Inter de Milán, entre otros, pero en esa instancia quedó eliminado por el Arsenal. En el partido de vuelta, Román tuvo la oportunidad de lograr el empate a través de un penalti cobrado en el último minuto, que los hubiera llevado a la prórroga. Sin embargo el disparo de Riquelme fue contenido por el portero Lehmann.
Copa del Mundo Alemania 2006

Riquelme en Alemania 2006.
José Pekerman, quién había asumido dos años antes, le asigna por primera vez a Riquelme la histórica camiseta número 10 de la selección (hasta entonces usaba la Nº 8). Desde el inicio de su ciclo, Pekerman confió en él como eje del equipo nacional. En los partidos de la fase de grupos Argentina finalizó en primer lugar. En el debut, se impuso 2-1 a Costa de Marfil. El 14 de junio, la selección jugó su mejor partido y venció con un categórico 6-0 a Serbia y Montenegro. El último partido de la fase de grupos fue un 0-0 ante Países Bajos. En octavos de final, Argentina se enfrentó a México y ganó en tiempo suplementario 2-1. Frente al equipo anfitrión, Alemania, Riquelme tuvo un encuentro regular, como el resto del equipo. Aun así, tuvo total participación en la conquista del gol argentino: ejecutó un centro preciso para que Roberto Ayala abriese el marcador, incluso el defensor argentino festejo el gol señalando a Riquelme y gritándole "es tuyo, es tuyo". En el segundo tiempo, Pekerman decidió reemplazarlo y una vez fuera, a los pocos minutos empató Alemania. Luego de la paridad en el tiempo suplementario, el equipo local se impuso por penales 4-2 y dejó fuera de la competencia a los argentinos.
Por la expectativa generada tras el partido ante Serbia y Montenegro, buena parte del periodismo y de la opinión pública catalogó el desempeño del equipo, y particularmente el de Riquelme, como un fracaso. Sin embargo, el seleccionado argentino terminó el torneo invicto y Riquelme fue premiado por la FIFA como el jugador que más asistencias de gol (4) sirvió en el certamen.
En septiembre de 2006 fue convocado por el nuevo entrenador de la selección nacional Alfio Basile, quién lo nombró capitán del equipo. Con pocos entrenamientos, el equipo enfrentó a Brasil y es goleado 0-3. Nuevamente, Riquelme recibió gran parte de las críticas y responsabilidades la derrota. En Buenos Aires, esto afectó la salud de su madre -internada en dos oportunidades-, motivo por el cual, tras hablar con Basile, dio a conocer públicamente su renuncia a la selección argentina en un reportaje por TV. A fines de noviembre, en Villarreal se le criticó a Riquelme haber retornado a su país para asistir al nacimiento de su tercer hijo. Otro motivo de disgusto para la Comisión Deportiva fue el pedido que lideró (junto a otros compañeros sudamericanos) de regresar a los entrenamientos luego del receso por las Fiestas el 2 de enero de 2007, y no el 29 de diciembre de 2006 como finalmente ocurrió, motivo por el cual estuvo casi dos meses sin jugar.
Regreso a Boca Juniors (2007)
El presidente de Boca Juniors, Mauricio Macri, ofreció la posibilidad de que el club actúe como mediador en el conflicto que continuaba estancado. Solicita que Riquelme sea cedido hasta el 30 de junio de 2007 y a la vez pagar su salario (US$ 2.000.000) por ese período. Tanto la directiva del Villarreal como Riquelme aceptan y el 11 de febrero fue presentado en conferencia de prensa.
El 17 de febrero reapareció luego de casi cinco años en La Bombonera, que lo recibió con el cariño de siempre. Su vuelta, influenciada por una prolongada inactividad, no fue buena: frente a Rosario Central, Boca apenas empató 1-1.
No obstante, su rendimiento fue creciente. Por la fase de grupos de la Copa Libertadores el equipo tuvo buen juego pero los resultados no fueron los ideales, por lo que llegó a la última fecha con la necesidad de marcar al menos 4 goles ante el Club Bolívar en cancha de Vélez (debido a que incidentes en 2005 habían dispuesto la suspensión del estadio). Boca ganó 7-0 logrando no solo la clasificación sino evitar viajar al exterior ya que la diferencia de gol le permitía enfrentar a Vélez Sarsfield. En octavos de final de la Copa Libertadores marcó 2 goles (un gol olímpico) ante Vélez Sársfield (global 4-3) jugando superlativamente y siendo eje del equipo. En cuartos, tuvo una descollante actuación ante Libertad de Paraguay de visitante marcando un gol aún estando lesionado (global 3-1). El gol fue el primero del partido cuando mejor se defendía el rival.
En semifinales, Boca superó a Cúcuta de Colombia en un partido que se jugó con una visibilidad casi nula debido a la neblina que había aquel día. El papel de Román en la final contra Grêmio fue decisivo. Previo al partido, Riquelme comentó que sería su último partido en La Bombonera (al menos en esta etapa) y el desenlace no pudo ser mejor. Nuevamente fue figura, Boca ganó 3-0 y fue despedido con una ovación por todo el público xeneize. El 20 de junio, en el partido final en Porto Alegre, marcó los dos goles en la victoria 2-0. El resultado global fue 5-0 (récord en finales). Boca logró su sexta Copa Libertadores y la tercera para Riquelme, goleador del equipo con 8 tantos en 11 encuentros. Como sucediera en 2001, fue elegido el Mejor Jugador de la Final de la Copa Toyota Libertadores. En solo 123 días desde su retorno, recuperó su mejor nivel y aceptó un nuevo llamado de Alfio Basile para defender la camiseta argentina.
Copa América 2007
En la madrugada del día siguiente a conseguir la Copa Libertadores 2007 con Boca Juniors, regresó a Buenos Aires y partió con la selección a disputar la Copa América 2007 en Venezuela. Pese a no tener más que una semana de entrenamiento con el resto del equipo, tuvo una aceptable actuación en el debut ante Estados Unidos, triunfo por 4-1. Frente a Colombia marcó un gol de cabeza y otro de tiro libre en la victoria argentina 4-2. El 8 de julio de 2007, en el 4-0 frente a Perú nuevamente marcó dos goles (uno con cada pie) y asistió a Lionel Messi con un gran pase "entre líneas". Ya en las semifinales del torneo, enfrentando a México, asistió en una jugada preparada a Gabriel Heinze y ejecutó con clase un penal (con un suave disparo por encima del arquero) en el definitivo 3-0.
A pesar del buen nivel desplegado a lo largo del certamen, Argentina debió conformarse con el subcampeonato ya que fue derrotado por 0-3 en la final ante Brasil. Riquelme fue el goleador del seleccionado argentino, marcando un tanto menos que Robinho, quien a la postre resultó el artillero del torneo.
Cuando el 30 de junio de 2007 venció el préstamo, Boca Juniors no logró obtener la extensión del mismo y Riquelme, tras tomarse unas vacaciones, vuelve al Villarreal CF. Si bien el jugador entrenaba con el resto de la plantilla, el técnico Manuel Pellegrini (con la aprobación del presidente del club) decidió no tenerlo en cuenta para la temporada. Aún sin jugar en su club, disputó 4 partidos por Eliminatorias y marcó 4 goles (3 de tiro libre).
Tercera etapa en Boca Juniors (2008)
Tras arduas negociaciones, el club de La Ribera decidió abonar al Villarreal la suma de U$S 15.000.000 por el pase (mientras que el Villareal paga por año aproximadamente tres millones de euros su sueldo), en todo concepto, siendo así la suma más alta pagada por un club argentino por un jugador en toda la historia. Firmó contrato desde finales de 2007 hasta 2010, pero no pudo jugar el Mundial de Clubes de aquel año, por disposición de la FIFA, que adujo que no había sido anotado en la lista preliminar. Su primer partido oficial en esta vuelta fue contra Rosario Central (1-1) por el torneo Clausura 2008. Se podía ver a un Riquelme retrasado en el campo y ordenando el avance hacia el arco rival desde el centro y con menos velocidad aunque con la técnica intacta. También disputó la Copa Libertadores, siendo eliminado en semifinales por Fluminense.
En agosto de 2008, Riquelme fue el capitán de la selección argentina que obtuvo la medalla de oro en fútbol masculino, en los Juegos Olímpicos de Pekín. Fue, junto a Javier Mascherano y Nicolas Pareja, uno los tres jugadores mayores de 23 años seleccionados por el director técnico Sergio Batista. El equipo logró superar la primera fase, quedando primero con 9 puntos, al derrotar a Costa de Marfil (2-1), Australia (1-0) y a Serbia (2-0). En cuartos de final se enfrentó a los Países Bajos, consiguiendo una victoria por 2-1, luego del gol de Ángel Di Maria en tiempo extra. En semifinal le tocó jugar contra Brasil, donde marcó un gol de penalti para sellar la victoria de su selección por 3-0. Finalmente obtuvo la medalla de oro del torneo al ganarle la final a Nigeria por 1-0.
Segundo semestre del 2008 en Boca
A su regreso, disputó el partido de vuelta de la Recopa Sudamericana en el que Boca se consagró campeón frente a Arsenal de Sarandí, marcando un gol impresionante de tiro libre sobre la hora de finalización del encuentro. Otro título más para su carrera. En diciembre de 2008, Riquelme logra coronarse con Boca como campeón del Torneo Apertura, tras una cerrada puja en las últimas fechas tras la cual emergieron tres equipos con el mismo puntaje, 39 (Boca, Tigre y San Lorenzo de Almagro). La legislación vigente disponía que se jugara un triangular final en terreno neutral a modo de desempate.
El primer partido se cerró con una victoria de San Lorenzo de Almagro por sobre Tigre por 2-1. El segundo cruce enfrentó a Boca contra San Lorenzo de Almagro, en uno de los más recordados de los últimos tiempos por la cantidad de tarjetas (14 Amarillas y 2 Rojas) y la emotividad del juego. Riquelme tuvo un desempeño destacado, ejecutando el córner que antecedió al gol de cabeza de Lucas Viatri (1-0), asistiendo a Rodrigo Palacio (2-1) y participando en la jugada del último gol de Cristian Chávez (3-1) que dejó sin chances de campeonato al club de Boedo. Por haber recibido su 5º amonestación, Riquelme no pudo jugar en la última fecha del triangular, que consagró a Boca como campeón del torneo pese a la derrota por 1-0 ante Tigre, por contar con mejor diferencia de gol que su rival. En este torneo se demostró la importancia de Riquelme para apuntalar a un equipo que sufrió las ausencias de sus otras figuras descollantes (Martín Palermo y Rodrigo Palacio) durante gran parte del campeonato.
Renuncia a la selección argentina 2009
En marzo de 2009, Juan Román Riquelme en una entrevista que brinda por televisión en Canal 13 de Argentina, decide renunciar en forma definitiva e indeclinable a la selección de fútbol de Argentina, dirigida por Diego Armando Maradona, por diferencias personales con el técnico. La razón que se supone es el comentario dicho por el director técnico acerca de su nivel en dos partidos que jugó con su actual club Boca Juniors.
Negociación del contrato con Boca Juniors
Desde Junio de 2010 Juan Román Riquelme intentó renegociar su contrato por cuatro años con el club Boca Juniors y lograr, así, su retiro en el club. Está negociación será seguramente una de las mas recordadas en el fútbol argentino. El club de la ribera y el futbolista habían llegado a un acuerdo el 28 de julio de 2010, tras una ardua negociación en la que se había acordado la continuidad de román por 4 años más. Sin embargo, días después, surgió un nuevo problema en relación a cuestiones impositivas que ha hecho a peligrar la continuidad del enganche en la institución. Finalmente el 6 de agosto de 2010 se soluciona el conflicto contractual del jugador.
Rumor de la vuelta a la selección argentina
Se rumorea que Riquelme podría regresar al seleccionado argentino, ya que el equipo no está dirigido por Diego Armando Maradona. Sergio Batista argumenta que podría convocarlo para los siguientes partidos, en caso de que recupere su forma.

ClubPaísAño
Boca Juniors
Argentina
1996 - 2002

FC Barcelona
España
2002 - 2003

Villarreal CF
España
2003 - 2006

Boca Juniors
Argentina
2007

Villarreal CF
España
2007

Boca Juniors
Argentina
2008-Presente

"Yo soy fanático de Boca y jamás jugaría en River porque soy muy feliz donde estoy".

"Juan Román Riquelme aseguró que "Ni en pedo. Ni borracho, jugaría en River Plate. No podría traicionar a la gente de Boca. Yo soy hincha del club y eso no lo haría jamás".

Imagenes:

La vuelta del maximo idolo xeneize Juan Roman Riquelme

Riquelme

roman

juan

del pais

EL TORERO

el mejor 10

La vuelta del maximo idolo xeneize Juan Roman Riquelme

Riquelme

roman

juan

del pais

EL TORERO

el mejor 10

La vuelta del maximo idolo xeneize Juan Roman Riquelme

Riquelme

roman

juan


Videos:
































link: http://www.youtube.com/watch?v=_x4oatgrsyM

link: http://www.youtube.com/watch?v=WwHGQYse9_k
















link: http://www.youtube.com/watch?v=sFtOtSYnAZ8&feature=related

















link: http://www.youtube.com/watch?v=IFYIqGo9OIg

















link: http://www.youtube.com/watch?v=8IJUWqbg0v4

















link: http://www.youtube.com/watch?v=H2oZKIvSkWI&feature=fvst
















link: http://www.youtube.com/watch?v=ujQ_0yFJ90k&feature=fvwrel



link: http://www.youtube.com/watch?v=hi3g73ckIGg



link: http://www.youtube.com/watch?v=pWgKLC-pp-0



link: http://www.youtube.com/watch?v=P6aMBWlE-Ds




link: http://www.youtube.com/watch?v=sYOzw3y9U9Y




link: http://www.youtube.com/watch?v=dkLndKEXeec




link: http://www.youtube.com/watch?v=9vohW-otu7s

del pais


EL TORERO


el mejor 10

2 comentarios - La vuelta del maximo idolo xeneize Juan Roman Riquelme

@TheDanycars +4
El mejor 10 con Maradona.
Si es que no vuelve, ojala le hicieran una despedida, como a Palermo cuando jugaron los amigos de Martin en la Bombonera.
Los comentarios se encuentran cerrados