"a la cabeza del jugador2



Tras dirigir su primera práctica, Palermo contó que lo importante en lo inmediato es levantar el ánimo, más que cuestiones táctica. Contó que "será especial volver a la Bombonera" -enfrenta a Boca en la última- y dónde guarda el arco que le regalaron en su despedida.

"Ya bajamos la ansiedad. Estamos con la tranquilidad de llegar a lo que queríamos. Ya vamos conociéndonos mutuamente con los jugadores. El día de trabajo fue bueno, vamos de a poquito". Martín Palermo tuvo su bautismo con entrenador y por primera vez en su vida dirigió una práctica. La de Godoy Cruz, su nuevo club, acompañado por el Pato Abbondanzieri.

Aunque ya no juegue y esté en el banco, Palermo será gran protagonista el sábado, cuando su Godoy Cruz reciba a Quilmes. "Yo priorizo mi equipo pero no puedo dejar de lado el hecho de ver detalles del rival. El lunes seguimos a Quilmes", contó el DT en una charla con Radio 9.

Y contó que en lo inmediato lo importante es apuntar a lo anímico más que a lo futbolístico: "Hay que ir a la cabeza del jugador y devolverle confianza, que se descomprima tanto en lo individual como en lo colectivo. No hay que apuntar tanto a lo táctico, más allá de que hay que encontrar solidez y equilibrio".

A nivel dibujo, adelantó que a él siempre le gustó el 4-3-1-2, pero que "sin el Mago Ramírez la idea sería un 4-4-2 buscando generar juego con los volantes más ofensivos". Sobre Boca, rival de la última fecha, reconoció que "va a ser especial ir a la Bombonera pero quiero que el equipo sólo piense en Quilmes". Y contó dónde sigue guardando el regalo que le dieron en su despedida de Boca, en el templo xeneze: "Ese arco lo tenemos en La Plata".