Bienvenidos

Almeyda:"Ojala me reemplaze Ramón, lo digo como hincha

Pasada la medianoche, Almeyda le confirmó a Olé que le avisaron que no sigue, pese a su deseo. ¿Podrá despedirse contra Lanús? Candidatos a sucederlo: el Pelado Díaz, Gallardo y Gareca.

Y llegó el final, nomás. En la tapa del diario, Olé se preguntaba si Almeyda podría continuar dirigiendo a River, más allá del "yo sigo" firme que le había transmitido el Pelado a Olé. La respuesta llegó un rato más tarde, ya entrada la madrugada, cuando el entrenador confirmaba desde su voz que lo habían bajado del cargo. "¿Qué querés que haga? Me echan...", le dijo a Olé en una cena de la Asociación de Técnicos en la que fue premiado por ser campeón de la B Nacional. Sí, al hombre que dejó de ser jugador y agarró el fierro caliente de un camino desconocido, al que transcurrió un año en la B Nacional, al que piloteó la tormenta que significó el año más difícil en la historia del club, le avisaron por teléfono que su ciclo ya fue citado por Passarella para hablarlo cara a cara.

¿Que la dirigencia no lo iba a echar? Ese es el mensaje que llegaba siempre de boca del presidente, pero esta campaña irregular, con un equipo que nunca encontró el rumbo en el torneo, terminó siendo el detonante para Passarella y cía. Lejos del objetivo de 30 puntos planteado, sin haber ganado el superclásico ni tampoco un clásico, al Pelado fana de River le anunciaron esta salida. Y en la charla con el presidente sabrá si podrá estar en el banco, como él quiere, contra Lanús, partido que va a las 17 en el Monumental. Si no lo hace, podría plantearse un interinato del Chapa Zapata, hoy DT de la Reserva.

Almeyda era consciente de los cuestionamientos pero, pese a que no se sentía en una comodidad absoluta, le daba para adelante con el equipo. Ese equipo que nunca encontró, haciendo cambios y cambios y sin poder enderezar el barco. Era criticado por algunos hinchas y públicamente los jugadores lo respaldaban, más allá de los barandazos. En medio de este contexto, la dirigencia finalmente tomó la decisión de despedirlo, más allá del contrato hasta junio del año que viene, y ya tiene nombres en carpeta.

Sin Almeyda, Ramón Díaz es el candidato de los hinchas. Pese a la distante relación con el Kaiser, el Pelado cotiza en alza porque el 2013 es un año electoral, a Passarella le puede servir en ese sentido y además él viene esperando desde hace tiempo esta oportunidad de volver al club de sus amores (estuvo vedado y por eso pasó por San Lorenzo e Independiente).

Otro nombre con peso propio es Marcelo Gallardo, ex 10 que fue campeón como entrenador con Nacional de Uruguay y se volvió al país por cuestiones familiares; justamente pidió este martes que no manosearan a Almeyda.... Y otro as en la manga es Ricardo Gareca, quien viene un un largo ciclo en Vélez y ya avisó que "no me voy a quedar eternamente"; y el Flaco reconoció que le encantaría tener una experiencia en uno de los grandes.

La sucesión está abierta. El ciclo de Almeyda ya fue.