El mundo esperaba el gol 300 de Messi. Todos los televidentes estaban a al expectativa de lo que podía llegar a hacer la Pulga, pero sucedió lo inesperado. Barcelona arrancó perdiendo de local contra el Celtic, según la FIFA con un gol de Samaras, aunque para muchos haya sido de Mascherano en contra. La noche en el Camp Nou era más oscura que nunca, pero cuando terminaba el primer tiempo apareció el mejor jugador de Europa, Andrés Iniesta, y empató el encuentro. En la última pelota del partido, el que se hizo presente en la red fue Jordi Alba, para darle los tres puntos al Blaugrana.


Barcelona gano pero Messi no pudo llegar a los 300 gritos


Nadie esperaba sufrir de la manera que lo hizo hoy Barcelona, porque los minutos pasaban, los goles no llegaban y dos puntos se escapaban. El arquero de la visita, Fraser Forster, le va a poder contar a sus nietos, que el 23 de octubre del 2012, él evitó que uno de los mejores jugadores de la historia llegara a su gol 300 en ocho años de carrera. Messi fue el mejor jugador del Barcelona, tuvo sus chances, pero hoy no era el día, esta vez no le tocaba. Millones de corazones se paralizaron con el cabezazo de la Pulga cuando se terminaba el partido, era el 2-1, que finalmente llegó después.