Almeyda reconoció que está triste, pero ya piensa en su futuro. "Quiero enriquecerme como entrenador, curtirme y ganar cosas", tiró. Además, avisó que no dirigiría a Boca e hizo autocrítica de lo hecho hasta acá.

"Me saqué una mochila grande". Así empezó su diálogo con Espn Matías Almeyda, quien a pesar de reconocer que está "triste", contó que quiere alejarse del Mundo River por un rato y comenzar a transitar un nuevo camino. "Estoy con un pensamiento positivo, tratando de ya darle fin a esta historia y pensar en lo que viene", dijo el DT. El Pelado, además, confesó: "Estoy programando un viaje para ver cómo se entrena en Europa, porque quiero enriquecerme para seguir trabajando de esto".

Incluso, fiel a su estilo, el ex técnico del Millo admitió que piensa en grande. "Quiero curtirme como entrenador, ganar cosas. Me gusta mucho el fútbol italiano y mis mayores contactos están allá. España también, tenemos muchos contactos para hacer una linda carrera afuera", aseguró Matías. Eso sí, avisó que "no dirigiría a cualquier equipo de Argentina. A Boca, por ejemplo, no lo dirigiría nunca porque soy de River". "El club tiene que tener un proyecto", agregó en entrevista con Sportscenter.

Almeyda :"Me saqué una mochila grande"

A la hora de hacer autocrítica, el ex jugador le dio lugar al reconocimiento. "He tenido errores que espero no volver a cometer Uno fue la elección de jugadores, debí ponerme firme cuando uno pide refuerzos. Después si pido un material de trabajo que me lo traigan, porque lo quiero trabajar no me lo quiero llevar a mi casa. No voy a dejar nunca de arrepentirme, por mi manera de ser no entiendo cómo se me escapó y no se los dije a ellos primero. Pero de todo se aprende, uno es humano", dijo en referencia a las polémicas salidas de Cavenaghi y Domínguez.

"Me consumí", había dicho en su conferencia de despedida. Sobre esto, argumentó: "Es la verdad. El pelo se me ha ido cayendo y estoy más flaco. La mente vuela cuando estás en esa sillita, te dedicás poco tiempo para vos y eso se va viendo. Se veía reflejado en mi cara lo compenetrado que estaba. Veo una foto de lo que era hace un año y medio atrás y una de ahora y veo que me pasó un tren por arriba".