Diego Forlán es uno de los mejores delanteros del mundo. Obtuvo dos “Botas de Oro” (2004/05) y un “Balón de Oro” (Mundial 2010). Es el goleador histórico de la selección de su país.

Tiene cualidades excepcionales dentro y fuera del campo. Es un futbolista rápido, inteligente y solidario. Además, refleja la máxima expresión de humildad de un ser humano.


link: http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=sabyR16Ncl0


El popular “Cachavacha”, apelativo creado en su paso por Argentina por su vincha y pelo rubio, nació el 19 de mayo de 1979 en Montevideo, Uruguay.

La historia de por qué quiso ser futbolista es triste. Se dio cuando tenía apenas 10 años.

Su hermana Alejandra sufrió un grave accidente que le dañó la espina dorsal y estuvo conectada a un respirador artificial. Se conmovió tanto verla postrada que juró a sus padres ser una estrella del fútbol para pagar los altos costos que generaba su enfermedad.



Hizo las inferiores en Danubio y Peñarol y a los 17 años llegó a Independiente de Argentina. El 25 de octubre de 1997 debutó en Primera con César Luis Menotti. En el equipo de Avellaneda anotó 40 goles en 91 partidos. Con esa impresionante estadística logró la atención del Manchester United que lo fichó en el 2002.

Con el equipo de Alex Ferguson logró tres títulos. Dos años después pasó al Villarreal de España donde resaltó sus dotes de goleador. Tras dos temporadas geniales pasó al Atlético de Madrid y luego emigró al Inter de Italia. Este año juega en el Internacional de Brasil.

En la selección uruguaya está desde marzo del 2002 y en el Mundial de Sudáfrica fue elegido el mejor jugador.