La "Academia" llegó de la mano de "Mostaza" Merlo a la chance histórica de dar la vuelta olímpica en el Torneo Apertura 2001. Sin embargo, se demoró el encuentro por los problemas que reinaban en el territorio nacional, tras las crisis económica y la renuncia del Presidente Fernando de la Rúa. En ese contexto, los de Avellaneda fueron a la cancha de Vélez un 27 de diciembre y con el 1 a 1 se consagraron campeones


link: http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=0HH_lkVrnUg


link: http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=IY2Zp-pb7hc

Racing Club es uno de los cinco denominados "grandes" a los que le ha costado gritar campeón a nivel local. Después de lo que fue el "Equipo de José" campeón en 1967 en el plano nacional e internacional, el conjunto de Avellaneda tuvo que esperar más de tres décadas para dar la vuelta olímpica en territorio argentino. Lo único que habría logrado fue en 1988, cuando ganó la Supercopa y, en este caso, la gran chance le llegó con el Torneo Apertura 2001.

De la mano de Reinaldo Merlo y un equipo que no tenía grandes figuras, pero que contaba con un amor propio enorme, la "Academia" llegó a la última fecha con chances de ser campeón. El rival era Vélez en Liniers y el empate le bastaba para coronarse y dejar en el segundo puesto a River, con el que fechas atrás empató un partido emocionante que le permitió escaparse al título.

Todo estaba previsto para la primera quincena de diciembre, pero el caos nacional hizo que se demorara. Saqueos, Presidentes que renunciaban y un pueblo buscando comida hicieron que los hinchas de la "Academia" debieran aguardar para volver a dar la vuelta olímpica. Se pensó en no jugarlo hasta el año siguiente, pero había un título en juego y finalmente la fecha 19 del Torneo Apertura se llevó a cabo.

Con mucha gente mirando el encuentro en Avellaneda y una gran cantidad que fue a Liniers, Racing se fue a jugar el campeonato. Fue un partido muy parejo y el gol de Gabriel Loeschbor en la segunda parte trajo tranquilidad para la "Academia"; sin embargo, el empate de Chirumbolo le puso suspenso, porque River goleó a Central 6 a 1 y esperaba la derrota, que finalmente no llegó porque a cinco minutos del final los hinchas del visitante entraron a la cancha y finalizaron el encuentro que les permitió ser campeones.