La FIFA gasta 35.500 euros en desplazar al Barça al Balón de Oro

Un 328 Jet Corporate de la compañía Tyrolane Jet Services se encargó de llevar a los jugadores azulgrana y de traerlos

FIFA gasto 35.500 euros en desplazar al Barça al Balón de

La FIFA se ha gastado más de 35.000 euros en el Barça. El conjunto azulgrana partió durante la mañana del lunes hacia Zúrich, sede central del organismo del fútbol mundial, en el modelo de avión 328 Jet Corporate, de la compañía austríaca Tyrolean Jet Services. El avión, de 26 plazas y sin excesivos lujos, cuesta un total de 35.500 euros entre ida y vuelta, según ha confirmado Michaela Triendl, comercial de Tyrolean, a Diario Gol.

El trayecto Barcelona-Zúrich en un avión de estas características es de aproximadamente una hora y diez minutos, según han explicado a Diario Gol fuentes especializadas en aviación ejecutiva. 17.750 euros de ida y otros tantos euros de vuelta que se incrementan con la inclusión de un servicio de catering, que se factura al margen. Con todo, el desembolso final puede rondar los 40.000 mil euros tranquilamente.

Pasajeros de lujo

El Barça ha viajado a Zúrich encabezado por su presidente, Sandro Rosell, y su vicepresidente deportivo, Josep María Bartomeu. Junto a ellos, atravesaron la terminal de aviación corporativa de El Prat el director deportivo del equipo, Andoni Zubizarreta, y otros directivos como Manel Arroyo y Jordi Mestre. Aunque los verdaderos protagonistas fueron los jugadores. Leo Messi y Andrés Iniesta, aspirantes a conquistar el galardón; y Xavi Hernández, Gerard Piqué y Dani Alves, incluidos en el FIFA FIFPro del año, o el once ideal. Varios de ellos viajaron acompañados de sus respectivas parejas.

Desde Madrid salió otro avión en el que, entre otros, viajaron el presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, y Cristiano Ronaldo, aspirante a conquistar el Balón de Oro. Iker Casillas, Sergio Ramos, Xabi Alonso, Marcelo, Özil, Modric, Pepe y Benzema también optaban a entrar en el equipo FIFPro y lo consiguieron Casillas, Ramos, Marcelo, Alonso y Cristiano. Sin embargo, la mayoría se quedaron en tierra junto a su entrenador, José Mourinho, que aspiraba a ser el mejor entrenador.