Historias curiosas del verano: cuando Independiente "abandonó" frente a Boca

Sucedió en 1993; los Rojos, que igualaban 1 a 1 con el xeneize, sintieron que el árbitro Castrilli les cobraba todo en contra y se fueron al vestuario

cuando Independiente "abandonó" frente a Boca
Facsímil de la portada de Deportes de La Nación del 22 de enero de 1993

" Ante un estadio colmado, cuando se acercaba el final del partido - se jugaban 36 minutos de la segunda etapa -, el árbitro Javier Castrilli cobró un penal en favor de Boca por foul a Acosta e Islas reaccionó inmediatamente, por lo que fue expulsado. Tras el arquero de Independiente se fueron sus compañeros, que decidieron dejar la cancha en desacuerdo con la actitud de Castrilli... "

El texto, que abre la crónica del diario LA NACION sobre aquel partido, es tan insólito que parece sacado de un cuento de Fontanarrosa o de, más acá en el tiempo, de Sacheri.

Ocurrió el 20 de enero de 1993, hace 20 años, en el José María Minella, escenario tradicional para los amistosos de verano. De un lado Boca, del otro, Independiente.

El equipo xeneize estrenaba su flamante título logrado en el Apertura 1992, el primero después de 11 años de sequía, y además presentaba en sociedad a su gran refuerzo: el Beto Alberto Acosta.

Como cualquier otro partido de pretemporada, ambos conjuntos se ponían a punto de cara al Clausura. Márcico abrió la cuenta para Boca, y Craviotto, en el inicio del segundo tiempo, igualó de cabeza.


link: http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=1gyg1QYAdaQ



link: http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=D-Zn5FOVpIs


Más allá de una justa tarjeta roja a Gustavo López, el árbitro Javier Castrilli llevaba las riendas del encuentro sin problemas mayores.

Pero de repente, como diría Pablo Granados en aquel inolvidable sketch de VideoMatch llegó "la hecatombe, la debacle total. Una seguidilla de hechos bochornosos" que decretaron el final anticipado del partido.

Poco más de 10 minutos antes del final, el Beto Acosta ingresó al área con pelota dominada y fue claramente derribado por Craviotto. Penal más grande que una casa, que Castrilli sancionó con toda lógica.

Todo Independiente se le fue al humo al "Sheriff", que fiel a su costumbre sacó la roja en una milésima de segundo y echó al arquero Luis Islas.

Mientras Boca y los hinchas aguardaban el ingreso del Velázquez, el guardavalla suplente, el DT de Independiente comenzó a hacer gestos de retirar al equipo. Un despropósito que tuvo eco en los dirigentes del equipo de Avellaneda, quienes imitaron al entrenador y promovieron aquello.

Aunque parezca mentira, los futbolistas de Independiente emprendieron la retirada, bajo una lluvia de insultos de los poco más de 30 mil hinchas que llenaron el estadio. Mientras, los más fanáticos de Boca coreaban un clásico: "El Rojo se cagó, el Rojo se cagó, se cagó, el Rojo se cagó.".

Todo terminó con unas sanción del Tribunal de Penas de la Liga Marplatense, entidad que tenía bajo su jurisdicción la Copa de Oro 1993, que determinó darle el partido ganado a Boca por 1 a 0, y suspender a Luis Islas por dos partidos, a Gustavo López por 1 y a Jorge Marchetta por 30 días -sanciones que solo tienen validez en torneos de verano, además de dar parte a la AFA del informe de Castrilli sobre el hecho.

El cuarto punto fue el más curioso: Descalificación del Club Atlético Independiente del torneo por abandono.