Tras la salida de Nene rumbo al Al Gharafa, el dorsal número «10» del Paris Saint Germain se ha quedado vacío. Y Zlatan Ibrahimovic no ha tardado en aprovechar la ocasión para hacerse con este número para el resto de la temporada.

El sueco portará este número en su espalda a partir del siguiente encuentro de Ligue 1, de modo que en el club galo ya se frotan las manos ante la posible venta de nuevas camisetas con el nuevo número.