A horas del mayor bardo de la historia de T

Paredes, 18 años, va de titular por primera vez en un Súper. Jugará de Enganche y con la 10: “Bianchi me pide que me haga eje del equipo”.

Leandro Daniel Paredes está llamado a ser. A ser el reemplazante de Riquelme, a ser el enganche de la Primera de Boca, a ser el dueño del equipo, a ser la cara publicitaria de las marcas top, a ser una de las nuevas estrellas del fútbol argentino.

Pero la responsabilidad no parece pesarle a este purrete de precoces 18, que esta noche será titular frente a River por primera vez. Habla con la inocencia y la frescura de su adolescencia biológica y juega con la naturalidad y el desparpajo de su adolescencia futbolera. “Bianchi me pide que me haga eje del equipo”, le contesta a Olé , sin rubores, sin temores. Tampoco se lo percibe nervioso, por más que su currículum apenas muestre 20 partidos en Primera y 12 minutos en un superclásico, el último en el Monumental, cuando ofreció una pequeña galería de su repertorio y clavó la pausa justa para abrirle la pelota a Lautaro Acosta en la jugada que dio inicio al 2-2 de Erviti. Hoy, en Mar del Plata, deberá asumir el rol protagónico desde el arranque. Y, se ve, no se achica.

-¿Qué es lo que sentís íntimamente al ser titular por primera vez en un superclásico?

-Es algo muy lindo, estoy con muchas ganas. Hay que jugar de la mejor manera, es un rival al que siempre le queremos ganar. A todo jugador le gusta ganarle a River.

-¿Te imaginás cómo sería el festejo de un gol?

-Sería un sueño hacerle un gol a River, lo imagino como algo muy lindo.

-¿Un gol o una asistencia al Tanque Silva?

-Las dos cosas, me da lo mismo darle una asistencia a un compañero o meter un gol. Mi juego es tratar de ayudar a los delanteros a que hagan goles, así que sería algo muy lindo dar un pase-gol.

-¿En qué punto de la preparación están?

-Si bien es el primer partido, es River y hay que ganarle como sea. Vamos a tratar de hacer nuestro juego y que salga todo de la mejor manera.

-¿De los tres clásicos de verano, el más importante es el de Mardel?

-Todos son importantes, ésa es la realidad. El rival es River y vamos a tomar los tres partidos de la misma manera.

-¿Cómo te imaginás el desarrollo del juego?

-Ojalá sea abierto, que podamos manejar la pelota y con un resultado a favor.

-¿Modifica que River juegue con línea de tres?

-Nosotros pensamos en Boca, en que somos un equipo fuerte. Es un partido jodido y vamos a hacer lo mejor posible.

-¿Es una ventaja que no esté Trezeguet?

-No miramos al rival.

-La gente está expectante, ¿es un partido para jugar como hinchas?

-Más que como hincha, desde chiquito que sueño con jugar contra River y ganarle, así que ojalá se pueda dar.

-¿Cuál es el partido que más recordás de pibe?

-El del gol de Lucas (Viatri) en el Monumental (Apertura 2008) y la semifinal por penales (Libertadores 2004, con Bianchi de DT).

Paredes es el juvenil que recibió la bendición de Riquelme. “No le puedo seguir tapando el lugar”, tituló Román cuando se decidió a abandonar Boca. Se comunican seguido por mensaje de texto y el 10 mayor suele aconsejar al flamante acreedor de la camiseta más emblemática. “En estos días todavía no hablamos, vamos a ver si nos mensajeamos la semana que viene”, cuenta Leandro. Bianchi quiere llevarlo despacio y no abrumarlo, pero el talento del pibe obliga. La titularidad ante River, aseguró el Virrey, se la ganó en los entrenamientos.

-¿Y ahora cómo te llevás con la camiseta 10?

-Si finalmente me toca, voy a tratar de disfrutarlo al máximo. Es un sueño cumplido.

-¿Qué te pide Bianchi?

-Que juegue, que agarre confianza, que me haga eje del equipo. Ya me avisó que me va a usar como enganche.

-¿Cómo manejás tu cabeza con tantas cosas que te pasan tan rápido?

-Si bien uno no se imagina que va a pasar todo tan rápido, la realidad es que esto lo soñé de chico y me siento muy feliz.

Tandil (Enviado especial).