Hinchas rojinegros reaccionaron con disparos ante el paso de una caravana con hinchas de Central por el parque Independencia, y luego se enfrentaron con la policía. Un uniformado recibió un balazo en el cuello. Dos socios lesionados con balas de goma

Tiros en Newell's: un policía herido grave y varios detenid



No, no hubo paz en la previa del clásico Central-Newell’s. Hubo incidentes, con disparos incluidos, en el parque Independencia en los que participaron fundamentalmente hinchas de Newell’s y policías, uno de los cuales fue herido de bala en el cuello y debió ser trasladado al Hospital de Emergencias Clemente Alvarez (Heca). También había al menos dos hinchas leprosos heridos con balas de goma. Sin embargo, los rojinegros decían que la fuerza disparó también balas 9 milímetros y de hecho le entregaron al ministro de Seguridad, Raúl Lamberto, que llegó poco después al lugar, uno de esos proyectiles.

Todo comenzó cuando una caravana de hinchas de Central pasó rumbo al Gigante de Arroyito. Según una versión surgida del club los canallas arrojaron piedras a socios de Newell’s que estaban en los parrilleros y hubo respuesta a tiros. Pero fuentes policiales y judiciales dijeron que en realidad los auriazules pasaron por Pellegrini y Pueyrredón e hinchas de Newell´s les dispararon. Esos hinchas habían llegado hasta allí por un accidente que se produjo en la zona.

Luego llegó la policía que, según testigos, entró a los tiros al club. La versión policial, en cambio, es que ellos fueron recibidos con disparos y que un uniformado de la comisaría quinta recibió un balazo en el cuello por lo cual debió ser trasladado al Heca.

Lo cierto es que los policías ingresaron al club y que hubo tiros hasta en la zona de la pileta, donde había muchas familas y se vivieron momentos de pánico.

Varias personas fueron detenidas y cerca de las 18 estaban en el club el ministro Lamberto y el secretario de Gobierno de la Municipalidad, Fernando Asegurado, con el presidente de Nuewell´s Guillermo Lorente.

En la zona de parrilleros, en tanto, muchos hinchas expresaban su bronca porque la dirigencia aceptó que se jugara este clásico sin hinchas visitantes y hasta algún miembro de comisión directiva recibió algo más que un insulto subido de tono. También apretaron a reporteros gráficos presentes en el lugar.