el idolo numero 1 de boca se despacho con algunos titutlos ante la prensa.


riquelme prendio la heladera

Riquelme habló de Boca y aseguró que, tras su salida, no quedó "ningún jugador importante para la gente". Reconoció que esta versión del Xeneize lo aburre, y que contra River "se jugó muy mal". Igual, confía en Bianchi para cambiar la mano.

"No Nací bostero y me voy a morir bostero" es, sin dudas, una de las frases de cabecera. Hincha desde chico, Juan Román Riquelme siempre remarcó su condición de fanático incluso por encima de la de ídolo del Xeneize. Y, aunque esté alejado del día a día de la institución tras no retornar al club, igual contó que vivió a full el superclásico contra River en Mar del Plata: "El equipo jugó mal, cuesta reconocerlo pero nos ganaron bien. Estaba a las puteadas...".

Luego de un tiempo de silencio, el Diez habló con Fox Sports Radio del Plata y dejó varios conceptos sobre Boca. Crítico con el nivel en los amistosos, tiró: "Si tengo que verlo como juega hoy, me aburro". Pero, con fe en su amigo, también elogió a Carlos Bianchi: "Me sorprendió que volviera, incluso perdí un asado por una apuesta. Ojalá que nos haga ganar cosas otra vez".

Más analista, Román también se refirió a los jugadores del plantel xeneize, con una fuerte banca a Paredes: "Si Boca juega mal no es por él. Es por los más grandes, que tienen que tener más protagonismo".

Más frases de Riquelme sobre Boca:

Su vuelta a las tribunas: "Si Agustín quiere ir a la cancha, vamos. Mar del Plata me queda cerca...".

La capitanía de Orion: "Boca hoy no tiene un jugador importante para la gente. Lo van a tener que inventar. Hoy podés poner de capitán a cualquiera de los once y no te sorprende nada".

Sus charlas con Bianchi: "Lo atendí al entrenador porque tengo un aprecio especial por él, pero le dije que era imposible. No volví a hablar con él desde que fui al club".



Tigre se juega todo por tener a Riquelme, con quien el Intendente espera juntarse después del fin de semana
Riquelme.

Es el deseo, el sueño de toda la dirigencia de Tigre que, desde aquella frase de Juan Román Riquelme (“me siento vacío”) en el Pacaembú luego de perder la final de la Libertadores ante el Corinthians, hace intentos por convencerlo. Primero fue Boca y luego varios equipos del exterior los que obstaculizaron el camino. Pero a medida que fueron pasando los meses el panorama se fue despejando y las chances de verlo con la 10 de Tigre fueron aumentando. “A diferencia de las otras veces en las que se rumoreó su llegada, en esta oportunidad está más cerca”, le reveló a Olé un hombre importante del conjunto de Victoria, que se juega todo por él.

Las palabras de ayer de Riquelme, como es habitual, dejaron un mensaje. Si bien confesó que “me siento bien sin jugar”, ponerse la del Matador lo seduce, aunque deben darse varios factores. Desde la CD siempre reconocieron que lo económico no sería inconveniente (saben que en ese aspecto no pueden competir), y la mejor arma que manejan es el cariño y el deseo del 10 por jugar el último tramo de su carrera en el club. Pero también deberán tener en cuenta su salida de Boca, ya que hoy cualquier equipo argentino debería pagar 2.000.000 de dólares para que pueda jugar.

Por lo pronto, después del fin de semana, Román se juntará con Sergio Massa y otros directivos de Tigre para continuar avanzando con esta negociación que comienza a tomar forma. Pero también será clave lo que pase el martes, en el encuentro de vuelta por el repechaje de la Copa Libertadores, contra el Deportivo Anzoátegui. Si llegara a ingresar a la zona de grupos, sería un condimento importantísimo para tentarlo, ya que es un torneo que tiene un valor extra para Román.

En Tigre empiezan a soñar despiertos...

entre sus múltiples declaraciones te cuento lo que dejo a entrever si es que te da paja leer


dijo que boca va a tener que inventar sus propios idolos ,
ademas agrego que boca le debe muchos hinchas ,
que habla con massa para volver al primer amor,
también remarco que ver el equipo de bianchi le da un poco de sueño