Messi se despachó con cuatro goles y sigue haciendo historia

202 Goles en 235 PJ

Messi con promedio de 0,85 en la liga española

Barcelona recuperó la memoria en la Liga española de fútbol con una goleada por 5-1 sobre Osasuna y con un nuevo espectáculo de Lionel Messi, autor de cuatro goles, para llegar con la moral alta al clásico del miércoles contra Real Madrid.

El equipo catalán se repuso de la derrota en la jornada anterior ante Real Sociedad y no le dejó posibilidades a un rival que se quedó con diez hombres a la media hora de juego.

Messi volvió a ser deslumbrante: marcó nada menos que cuatro de los cinco goles de su equipo y extendió su registro a 33 gritos en apenas 21 jornadas disputadas. Suma 12 tantos más que su inmediato perseguidor, Cristiano Ronaldo, que también se lució con un triplete en la victoria de Real Madrid por 4-0 sobre Getafe.

Barcelona le sacó así once puntos a Atlético de Madrid, que jugará más tarde contra Mallorca, y mantuvo la distancia de 15 puntos respecto del conjunto dirigido por José Mourinho.

El equipo dirigido por Tito Vilanova protagonizó el mejor encuentro posible de cara al choque del miércoles ante Real Madrid, por la ida de las semifinales de la Copa del rey.

Los azulgranas sentenciaron el encuentro rápidamente y le pudieron dar descanso a aquellos que quedaron agotados tras la victoria del jueves contra Málaga, por los cuartos de la Copa.

Si bien el primer golazo de Messi (11 minutos) fue contrarrestado por el empate de Raoul Loe (24'), el partido terminó de torcerse a los 27, cuando Alejandro Arribas tocó la pelota con la mano en el área, vio su segunda tarjeta amarilla, dejó a su equipo con diez hombres y permitió que Messi recuperara de penal la diferencia a favor de los locales (28').

Pronto llegaría el tanto de Pedro, producto de la solidaridad de Dani Alves, quien prefirió una asistencia a un gol (31') y ya el rosarino completó su póker goleador en la segunda mitad al finalizar dos grandes jugadas colectivas (56' y 58').

La última media hora, que fue un mero trámite, sirvió como para que Barcelona cuidara el físico de emblemas, como Xavi y Sergio Busquets, y de Pedro, quien realizó un desgaste total en la presión sobre el rival.