El equipo de Bianchi consiguió una victoria con su sello por 5-4 en la definición. Ustari se lució y atajó dos remates. Los noventa minutos habían terminado con un pobre 0-0.

River perdió por penales contra los suplentes de Boca

River Plate
El crack FM9 y su notable pegada.

Mendoza fue el lugar elegido para la segunda cita entre Boca y River en este verano. Pese a haber ganado el primer duelo, Ramón Díaz ponía a todos los titulares, mientras que Carlos Bianchi guardaba a varios después de ganarle a Independiente el fin de semana, en la primera victoria desde su vuelta al club.

Pese a esas diferencias, ambos jugaron a lo mismo: a atacar a su rival. La primera situación clara la generó River, con un tiro desviado de Rogelio Funes Mori tras un pase perfecto de Leonardo Ponzio al minuto de juego. Pero cuando parecía que el partido le sentía mejor, Boca recuperó el control de la pelota y no la soltó, generando numerosas pelotas paradas de riesgo contra el arco de Marcelo Barovero.

En un partido que de amistoso tenía poco, Néstor Pitana no tardó en sacar las tarjetas. En 15 minutos ya había cinco amonestados: Sánchez, Ponzio y Mercado, por River, y Pol Fernández y Erbes, en Boca. La impaciencia ya se sentía dentro de la cancha y también en los bancos.

Aunque Boca tenía el control en un partido con pocas chances de gol, las situaciones de mayor peligro eran de River, que tras aquella aparición tempranera de Funes Mori volvía a mostrar su poderío ofensivo con su otro delantero, Rodrigo Mora. El uruguayo le ganó la espalda a Burdisso, cabeceó un centro de Vangioni, quien robó la pelota en el medio, y el tiro se fue desviado.

El arranque del complemento tuvo a un River con mayor posesión de la pelota en un partido que se hacía más pobre futbolísticamente con el correr de los minutos. A los 9, en una de las escasas chances firmes de gol, Mora no pudo desviar el potente centro de Sánchez al punto penal que fue contenido por Ustari.

A los once, Ramón Díaz miró al banco y, entonces, encontró a quien creía iba a poder quebrar el cero: David Trezeguet, quien venía de hacer su debut en este 2013 ante Racing. Pero no le funcionó el cambio, como tampoco lo hizo el de Lanzini, ocho minutos después.

Por el lado de Boca, donde Evangelista tendría que haber visto la segunda amarilla por una infracción sobre Ponzio sin pelota, la gran chance la tuvo Erbes, a los 34. Fue entonces cuando Barovero punteó un centro antes de que llegara Pol Fernández y el rebote le quedó al volante, cuyo tiro fue sacado en la línea por Vangioni.

El resultado de tan poco fútbol no pudo ser otro que la definición por penales para dirimir quién se quedaba con la Copa Luis Nofal. Y allí se impuso Boca porque Ustari estuvo más acertado que Barovero y le atajó los tiros a los dos zurdos que eligió Ramón Díaz: primero a Vangioni, en el primer tiro de River, y a Rojas, en el sexto penal, que tomó poca carrera y remató débil a la derecha. La revancha, no sólo para River sino para todos los que hoy se quedaron con ganas de ver fútbol, será el sábado en Córdoba.


boca juniors


Comentarios con insultos, xenofobia o racismo serán borrados y los usuarios bloqueados.