Cristiano Ronaldo: de la tristeza a la felicidad en cinco meses

Un Cristiano imparable vuelve a asombrar

Estoy triste". Cristiano sorprendió con estas declaraciones en la zona mixta del Bernabéu tras el 3-0 al Granada, donde él marcó dos goles (los primeros en esta Liga) y no celebró ninguno. Ante los medios explicó el porqué. Hoy se cumple una vuelta de aquella confesión y la situación ha virado por completo.

Cristiano se sintió ninguneado por el club, tras no verse respaldado en los Premios UEFA (le acompañaron Butragueño y el directivo Pedro López) y se lo dijo a Florentino, con el que tuvo un tenso encuentro. La alusión del presidente a Messi, pidiéndole que le trajera el dinero para fichar al argentino, le dejó tocado. Pero el crack ha pasado en cinco meses de la tristeza a la felicidad absoluta con una profesionalidad extrema. Desde entonces, ha tirado del carro con 29 goles (19 goles en Liga, seis en Champions y cuatro en Copa) en 28 partidos, está más implicado que nunca y el Bernabéu le aclama (pidió para él Balón de Oro). Como ejemplo, la ida de cuartos de Copa ante el Valencia: Guaita le sacó dos balones y el Bernabéu gritó: "¡Cristiano, Cristiano!". Ese día, según ha confesado, fue uno de los más felices de blanco.

Situación. El portugués, que en tres temporadas y media ha marcado 179 goles en 177 partidos, sigue sin renovar. Tiene contrato hasta 2015 y, como informó AS el 27 de diciembre, no tiene pensado ampliarlo. "Quiero acabar mi contrato; luego no sé qué pasará", declaró a FIFA.com. Mientras el club no resuelve la situación, la afición no tiene dudas: el 81% de los internautas de AS.com ven imprescindible su renovación.