Riquelme regresa a Boca Jrs luego de varios meses de idas y vueltas


Ayer se juntaron el secretario Martucci y el representante de Román en Puerto Madero para avanzar en el tema.


Riquelme con muletas hace dos pases gol


La historia cambia cuando el reflector ilumina su andar. Las miradas se dedican inmediátamente a analizarlo. Para bien o para mal, de acuerdo al ojo del analista, Juan Román Riquelme toma la escena. Domina y abarca todo. Es él, con la pelota o sin la pelota. Cuando él está, solamente parece notarse su presencia y los otros pasan a formar parte del reparto. Cuando él no está, su lugar se agiganta con la ausencia. Puede usted tomarlo o dejarlo, pero el 10 volvió a tomar la manija del protagonismo con un intento desesperado por darle algo más al equipo que lo indignó en la derrota frente a River.

Su retorno avanza.

En Boca, los relojes se pararon. La vuelta del máximo ídolo es la cuestión que ocupó a todos. Los teléfonos sonaron a lo largo del mundo. Daniel Angelici atendió en Qatar, lugar en el que se encuentra formando parte de un congreso de clubes. Oscar Moscariello también se enteró en el mismo país, aunque dedicado a un torneo de juveniles. Y Juan Carlos Crespi, el único que opinó oficialmente del tema, lo supo en la mañana de Suecia, donde está junto a la Selección. Luego de las consultas pertinentes, el secretario general César Martucci, único dirigente de peso que está en Argentina, se puso al mando de la cuestión.

La reunión cumbre ocurrió ayer, cerca de las tres de la tarde, en el restaurante de un conocido hotel internacional ubicado en Puerto Madero. Martucci, el enviado de la dirigencia, convocó a Daniel Bolotnicoff, el apoderado de Román.