Venció 1-0 a Burkina Faso y se consagró en Sudáfrica. Las prostitutas nigerianas habían prometido
una semana de sexo gratis en caso de que su selección ganara el título

Sunday Mba, mediocampista de 24 años, fue el artífice de gol de la victoria en el minuto 40 que dio a Nigeria el tercer título de su historia en la Copa Africana de Naciones, luego de los obtenidos en 1980 y 1994.

Nigeria, con oficio y mayor experiencia, se impuso a una tímida e histórica Burkina Faso en el estadio Soccer City de Johannesburgo plagado de nigerianos, muchos que residen en Sudáfrica.

El jugador del Chelsea, Obi Mikel, fue la gran figura en el centro del campo y quien condujo a
 las "Super Águilas", sin descuidar nunca la retaguardia.



El gol de la alegría llegó a poco del descanso, cuando Sunday Mba controló a la carrera un rechace de la defensa burkinesa, superó con un toque a un rival y con un remate de volea logró batir a Diakite.



Las estrellas burkinesas Pitroipa, Bance y Nakoulma no brillaron ni siquiera en la etapa complementaria y la selección nigeriana fue consolidando su victoria sin grandes alteraciones.


El silbato final decretó la alegría para Nigeria. Un nuevo título después de un comienzo de siglo en el que se acabo la magia de los años 90. Y una satisfacción sexual.

Es que la Asociación de Trabajadoras Sexuales de Nigeria hizo una promesa a los futbolistas que ahora deberá cumplir: "Estamos dispuestas a declarar una semana de sexo gratis sólo si consiguen el oro". Objetivo cumplido. Una historia con final feliz.
Nigeria campeón de África, ahora cojen por una semana.