"Aunque ganes o pierdas" 2012



17 de junio de 2012, Bombonera. Boca pierde 3 a 0 contra Arsenal por la penúltimafecha del Clausura, cede la punta del campeonato y queda virtualmente sin chances de salir campeón. Podríamos poner excusas como que Boca venía de jugar 72 horas antes la semifinal de la Libertadores ante la U de Chile, pero no. Boca perdió bien en el campo de juego. Pero en las tribunas, el Nro. 12 se consagró, una vez más, como lo que es: un legítimo campeón.
Ante cada gol de Arsenal el aliento fue sostenido y en aumento, hasta llegar a unos minutos finales en donde el hincha de Boca asumió la derrota sin escenas de histeria. Se dedicó a alentar incondicionalmente a su equipo y despedirlo con aplausos. Algo que hizo a lo largo de toda la historia.
Nunca es bueno perder. Y menos si esa derrota hipoteca la obtención de un campeonato. Pero esa noche los hinchas de Boca pudimos dormir tranquilos con nuestra conciencia. Algo que no todos pueden hacer.
[Boca Juniors] El Jugador Nº 12


“En cambio, jugar en Boca con toda esta gente” 1991


Hinchada

Julio de 1991. A punto de regresar al fútbol argentino, Gerardo Manuel Reinoso hacía un balance de su por entonces muy exitosa estadía en la Universidad Catòlica de Chile. Paso que ponía al mismo nivel que los realizados en Independiente y River, ya que (en aquel entonces) eran equipos ofensivos que peleaban siempre arriba.
Pero la Vieja, al imaginar su llegada a Boca, dejaba bien en claro cual era la diferencia con todo el resto. Jugar con el aliento de toda su hinchada.
Reinoso tiene razón. Claro que es una locura jugar teniendo al Nro. 12 a favor. Es una hermosa locura que nació con la fundación de Boca y que algunos envidian en el fondo de sus fríos y oscuros corazones..
jugadores


Aunque no salga campeón, el sentimiento no se termina 1978


grandeza

29 de octubre de 1978, Bombonera. Boca derrota a Newell’s 1 a 0 por la última fecha del campeonato de Primera División pero no alcanza, ya que la victoria de Quilmes en Arroyito consagra campeón al equipo cervecero por primera vez en su historia.
Ni la forma de jugar de aquel Boca tan criticada por los medios, ni aquel subcampeonato a manos de un equipo chico y ni siquiera el empate la fecha anterior ante el descendido Estudiantes de Buenos Aires, fueron motivos para que el Jugador Nro. 12 no despida a Boca como correspondía: con una ovación. Ovación que premiaba no el segundo puesto, sino el esfuerzo dentro del campo de juego. Un concepto que para otras hinchadas empezó a ser familiar hace un par de añitos, para la de Boca fue una constante a lo largo de la historia.
Es muy fácil tirar la casa por la ventana en el triunfo. Pero es en la derrota como la de ese domingo, cuando la de Boca demuestra ser la hinchada más grande del mundo.
boca

Solidaridad de La 12 para con un enemigo 1995

[Boca Juniors] El Jugador Nº 12

17 de noviembre de 1995, Bombonera. Aquel sábado donde Boca empató con Rosario Central y empezó la cuesta abajo que rifaría la obtención del Apertura 95, falleció trágicamente Sebastián, el hijo mayor de Daniel Passarella, al intentar cruzar con su auto las vías del Ferrocarril Mitre.
La 12 tiene un historial cargado de hechos repudiables que todos conocemos. Pero así como decimos eso, también decimos que esa noche en el alambrado de Casa Amarilla dio una muestra de respeto y solidaridad acompañando en el dolor a un símbolo del enemigo. Durante aquellos años, un Daniel Passarella más enfrentado a Boca que nunca por poblar la Selección Argentina de jugadores de River.
Hinchada

"Por la gente, me gustaría jugar en Boca" 1987

jugadores

Noviembre de 1987. El jugador del momento, José Luis Rodríguez, del equipo del momento, Deportivo Español, daba una extensa nota donde contaba su historia, su presente exitoso y sus sueños. Sueños entre los cuales, pese a confesarse hincha de Independiente, estaba jugar para Boca. ¿Y por qué quería ponerse la azul y oro? Por la gente. Así de fácil.
Eso es lo que a Boca lo hace único en el mundo. Su gente.
grandeza

"Sentirse Jugador Nro. 12" 1977

boca

6 de septiembre de 1977, Bombonera. No sabemos sus nombres. No sabemos con exactitud cuántos años tenían ni dónde vivían. Lo que sí sabemos es que caminaban hacia la Bombonera con toda la fe del mundo. Listos para alentar a Boca y ayudarlo a que gane su partido. En este caso, contra el Cruzeiro por la primera final de la Libertadores.
Esa misma caminata que ayer, hoy y siempre hacemos los hinchas de Boca con el corazón caliente y la garganta preparada para arrinconar rivales y empujar a nuestros jugadores el arco de enfrente. Nosotros no vamos a mirar partidos. Nosotros vamos a jugarlos desde la tribuna. Y ahí dejamos todo, sin importar triunfos, derrotas, ni mucho menos si se juega bien, mal o regular. Nosotros vamos a ayudar a que Boca gane. Así nacimos. Así moriremos.
[Boca Juniors] El Jugador Nº 12

"El Jugador Nro. 12 merece ser tapa" 1962

Hinchada

Año 1962, Viejo Gasómetro. La hinchada de Boca colma su tribuna y ofrece un espectáculo sin igual. Motivo que lo lleva a la tapa de una revista deportiva.
Ayer, hoy y siempre el Jugador Nro. 12 desbordando tribunas para alentar a Boca. Una forma de ser que causa admiración y respeto.
jugadores


Clase particular a domicilio del Nro. 12 sobre aliento en la adversidad 1974

31 de marzo de 1974, estadio Monumental. Boca cae derrotado 3 a 1 por el campeonato de Primera División en un partido algo (?) polémico. Y no es que Boca haya reclamado 7 penales en 20 minutos por agarrones en el área. El arbitraje de Ducatelli fue lo suficientemente concreto para sentenciar el superclásico dejando a Boca con 8 jugadores y dándole un penal a River.

Boca, empujado por su hinchada, metió a River dentro de su área y tuvo varias situaciones de gol ante el nerviosismo de los jugadores locales que miraban como su hinchada estaba en silencio.

grandeza

boca

[Boca Juniors] El Jugador Nº 12

Hinchada

jugadores

grandeza

boca

[Boca Juniors] El Jugador Nº 12

Hinchada
jugadores


A Boca se lo quiere en las buenas y en las malas 1986


grandeza

8 de junio de 1986, Bombonera. Por el partido de ida en la final de la Liguilla Pre-Libertadores, Boca cae derrotado 2 a 0 ante Newell’s. El segundo gol rojinegro, a falta de 9 minutos para la finalización del partido, pareció sentenciar la suerte de Boca de cara a la revancha en Rosario que iba a terminar en hazaña. Pero si de algo sabe El Jugador Nro. 12 es de hacerle frente a la adversidad y ser el sostén anímico del equipo. Por ese motivo, los jugadores fueron despedidos con una ovación que se hizo grito en toda la cancha de Boca. Una canción que por vieja, nunca pasa de moda.
En ese junio de 1986 Boca llevaba sobre el lomo 5 años sin títulos, una crisis terminal superada y nada menos que, por entonces, River vigente campeón del fútbol argentino. Todas cosas que podrían haber alterado los ánimos boquenses para despedir al equipo en forma bastante más cruel Pero no. El hincha de Boca apoyó. Como hizo y hace siempre.
boca


"Tengo que reconocer que Boca tiene algo que le falta a River: una hinchada increíble" 1986


[Boca Juniors] El Jugador Nº 12

Marzo de 1986. Extenso reportaje a Mara Folquieri de Santilli, esposa del por entonces vigente presidente campeón de River. Con 41 años, Mara habló largo y tendido sobre el plantel de River, el campeonato recién ganado, posibles refuerzos del equipo y su fanatismo por el millonario.
Tras confesar que seguía al equipo de local, visitante y amistosos y que hasta embarazada ocupaba su platea del Monumental, la primera dama riverplatense confesó algo que todos ya sabemos pero que nunca está de más recordárselo a esos grandes negadores de la realidad que son los hinchas de River. Que al equipo de Núñez le falta lo que tiene Boca: una hinchada increíble.
Como yapa entra en detalles sobre cómo le gusta quedarse sentado e inmóvil al hincha de River.
Hinchada



Invasión a campo de juego para festejar Boca campeón 1962


jugadores

16 de diciembre de 1962, Bombonera. Una semana después de la mítica tarde del penal atajado por Roma a Delem, Boca recibió a Estudiantes por la última fecha del campeonato de Primera División, y lo derrotó 4 a 0. Los minutos finales fueron un trámite en donde el foco de atención pasó a ver cómo el Jugador Nro. 12 daba inicio oficialmente a los festejos de Boca campeón tras 8 años sin vueltas olímpicas.
Y el pitazo final del árbitro Turner, inmortalizado en la foto adjunta, fue festejado casi como un gol. Pero con la salvedad que se lanzaron a la carrera cientos de hinchas que habían saltado el foso para entrar al campo de juego y poder celebrar junto a los jugadores, llevarlos en andas y darles las gracias. Todos juntos. Como debe ser.
grandeza



"Aplauso y ovación a Beto Márcico pese a quinto gol contra Boca" 1996




5 de mayo de 1996, Bombonera. Por la octava fecha del Clausura 96, Boca estrena oficialmente los nuevos palcos sobre la calle Del Valle Iberlucea y recibe a Gimnasia, tras jugar varios partidos como local en cancha de Vélez. Pero el regreso no fue el soñado. Gimnasia se despachó con una terrible goleada por 6 a 0.
El quinto gol, a pocos minutos de iniciado el segundo tiempo, terminó de sepultar cualquier tipo de ilusión que tuvo la gente de Boca en ese entretiempo capaz de noquear a cualquier hinchada menos a la de Boca.
El autor fue el Beto Márcico al convertir un penal en el arco de Casa Amarilla y su gol demostró que el Nro. 12 es incondicional, es seguidor y fiel, es de fierro en la derrota, pero también es por demás respetuoso y agradecido con quienes dejaron hasta la última gota de transpiración en la azul y oro. Y que el reconocimiento a los que defendieron y honraron la camiseta de Boca está más allá de un resultado ocasional muy adverso.

boca

[Boca Juniors] El Jugador Nº 12

Hinchada
jugadores

"Cantan todo el partido y si les hacés un gol cantan más fuerte" 2012

grandeza

Mayo de 2012. La llave de la Copa Libertadores obligó a Fluminense a volver a enfrentar a Boca por los cuartos de final, luego de los partidos de primera fase. Y su DT, Abel Braga, se mostró por demás preocupado por tener que volver a la Bombonera: "Es muy desagradable jugar frente a Boca otra vez, es una cosa diferente a todos los demás partidos, especialmente jugar en su estadio. Cantan todo el partido y si hacés un gol cantan más fuerte. No sé si en este mundo existe esa misma cultura, una relación tan fuerte entre el equipo y su hinchada".
A lo largo de la historia, muchos Dts y jugadores rivales, argentinos y extranjeros, se han preocupado por el Jugador Nro. 12 a la hora de tener que enfrentar a Boca o visitar la Bombonera. ¿Alguno recuerda a alguno preocupado por La -1 a la hora de jugar contra River?
boca

El partido lo juega la hinchada

[Boca Juniors] El Jugador Nº 12

Cuando se habla de pasión, de tribunas, de una hinchada alentando con el corazón en el triunfo o en la derrota durante toda una vida, se está hablando sin dudas del Jugador Nro. 12. Una hinchada que nunca le interesó ser un espectador sino a jugar los partidos, a vivirlos
Hinchada

"Es imposible ser frío jugando acá" 1988

jugadores

Octubre de 1988. Declaraciones de Claudio Marangoni ratificando la distancia sideral que hay entre jugar en Boca y cualquier otro equipo. Y esto no pasa porque sí, sino por cómo es el hincha de Boca. Un tipo muy pasional que genera "un compromiso moral para con la camiseta".
El Nro. 12 apoya incondicionalmente la camiseta desde las tribunas y exige esa misma actitud dentro del campo de juego. Nada nuevo, pero son declaraciones que cobran más valor en la boca de un crack que se identificaba más con la técnica que con la garra y que vistió las camisetas de otros tres equipos grandes de la Argentina.
Boca es único en la Argentina y en el mundo. Y es único por su gente, por cómo es su hinchada a la hora de exigir, no jogo bonito ni caños, sino camisetas transpiradas al final del partido.
grandeza

Soldados de Boca del hoy y ayer 1944

boca

Noviembre de 1944. Boca consigue su estrella número 14 coronándose campeón en cancha de River
[Boca Juniors] El Jugador Nº 12

"A Coutinho también la gente de Boca se le caía encima" 1963

Hinchada

jugadores

Febrero de 1978. En una extensa nota repasando anécdotas varias, Pelé y Coutinho recordaron, 15 años después, la final de Libertadores Boca-Santos en la Bombonera. Y el compadre de Pelé contó su experiencia de sentir tan cerca al Nro. 12 alentando a Boca ininterrumpidamente. Experiencia que maravilló también a Pelé y a ese mítico Santos de Brasil.
Que Ahumada, Labruna, Amadeo Carrizo, Passarella y tantos jugadores de River reconozcan el aliento de la hinchada de Boca, puede ponernos contentos. Pero que verdaderos cracks del fútbol mundial, como lo fue Coutinho, también lo hagan, nos llena de orgullo.
Boca trasciende las fronteras por su gente, por su mística. Por su hinchada cayéndose encima de los rivales en la Bombonera.
grandeza

“La hinchada es algo espectacular y empuja” 1986

boca

12 de marzo de 1986, Bombonera. En una nota en los vestuarios luego del triunfo 3 a 2 a Argentinos Juniors, el Chino Tapia habló de cómo influye el Jugador Nro. 12 con su aliento. Esa tarde Boca remontó un partido muy chivo y terminó ganándolo gracias al empuje de su hinchada.
Y nos encanta que se diga que ese aliento incondicional que tantas veces ayudó y ayuda a dar vuelta resultados, si tiene un aspecto negativo, es que justamente empuja a nuestros jugadores en forma irracional hacia el arco rival. Ese aliento es el motor que impide bajar los brazos y el que hace luchar cada pelota cómo la última sin medir consecuencias.
Ojalá en otros equipos los jugadores se quejaran de que el aliento de sus hinchas es tanto que a veces se van para adelante en forma desordenada. Pero no. En esos equipos, el aliento se pide encarecidamente.
[Boca Juniors] El Jugador Nº 12

“El espectáculo de la hinchada gritando y saltando, haciendo mover toda la estructura del estadio...” 1978

Hinchada

Diciembre de 1978. Pancho Sá, por entonces un tipo ya curtido en el fútbol grande y en alcanzar éxitos deportivos importantes, quedó cautivado como si fuera un pibe de inferiores por el espectáculo único en el mundo que es el Jugador Nro. 12 llenando y alentando a Boca en la Bombonera.
Tener una hinchada así en una cancha así, es una bendición de la vida que llena de alegría y motivación a cualquier ser humano. Como le pasó a Pancho.