Gimnasia, por su capitán, se metió en zona de ascenso


Monetti fue invulnerable y allí fueron a morir las ilusiones del Globo

http://www.eldia.com.ar/edis/20130219/fotos_g/DATA_ART_1003594.jpg


ASI SE FESTEJO EL GOL DE NIELL. CON ESA CONQUISTA Y LAS ATAJADAS DE MONETTI, EL LOBO SE METIO EN ZONA DE ASCENSO DIRECTO

video del gol

http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=t4XRw8GhcAs





¿Vale?, ¡recontra vale! Podrán decir los hinchas de Gimnasia que anoche, para poder volver a ver al equipo otra vez en zona de ascenso directo tuvieron verdaderamente que cortar bulones y transpirar y rezar del comienzo al fin.

Y si al final pudieron festejar el triunfo del Lobo ante el aguerrido Huracán, con ese tempranero gol de Franco Niell, admirándose con las atajadas de ese enorme arquero que es Fernando Monetti, por lejos, el jugador más valioso del partido y, a esta altura del torneo de la B Nacional, el mejor del campeonato.

¿Cuantas pelotas atajó el ayer capitán de Gimnasia?, pues no menos de una docena, todas con destino de red, con lo que terminó frustrando a un Huracán que le tiró con todo lo que tenía pero que no pudo doblegar a este increíble golero mens sana que, precisamente, con sus acertadísimas intervenciones, le aseguró a su equipo que, con 36 puntos, se ubicara en el tercer lugar en la tabla, debajo de Central y Olimpo.

Al margen de las espectaculares intervenciones de Monetti, producto sin duda de la presión y la búsqueda permanente del equipo de Llop, como también por las marcadas falencias que tuvo la defensa y el mediocampo albiazul para frenar ese permanente ataque visitante, hay que apurarse en señalar que el gol de Gimnasia fue producto de una muy buena jugada colectiva.
Que inició Nacho Fernández con pelotazo largo hacia la izquierda para la subida del Caco García. Este puso luego un pase al área buscando a Pereyra que no pudo rematar pero que tras un medio giro puso el balón al área chica por donde ingresaba a toda carrera Niell con una doble marca, pero que la pudo empujar a la red.

Está claro que luego a los mens sana le quedó la posibilidad del contragolpe, pero le faltó seguridad en el manejo del balón, las opciones que sus hombres fueron eligiendo no fueron también las mejores, y en otras terminaron chocando con los defensores visitantes. Está claro que, al no disponer de la pelota, al Lobo el partido se le hizo cuesta arriba. No le encontró la vuelta al trámite y, en el complemento, terminó muy recostado contra su área, sufriendo con cada ataque del Globo y respirando con cada intervención de su arquero.

Los cambios que ensayó Troglio para reemplazar a los suspendidos Barsottini y Licht no aportaron soluciones, y todo eso lo explotó el equipo de Llop que, hay que subrayar, no mereció irse con semejante castigo.

Dispuso de mano a mano, de cabezazos a quemarropa, de disparos envenenados dentro del área, de centros tan cerrados como peligrosos, pero siempre, absolutamente siempre ganó el Mono Monetti.

Aún siendo dominado en todos los aspectos del juego, y con los agudos problemas defensivos que arrastró con el agravante de no poder defenderse con la pelota, el equipo de Troglio bien pudo haber ampliado la ventaja de contragolpe, pero ese desorden que lo ganó en el complemento y esa imprecisión le impidió sacar ventaja del adelantamiento de su oponente.

Debió luchar, pelear y transpirar hasta el final Gimnasia para festejar su segundo triunfo consecutivo en el torneo.

No esperaba encontrarse con un rival como Huracán que se reveló ante la adversidad, pero que finalmente debió resignarse porque fue a chocar contra un arquero que da la sensación de ser invulnerable, como anoche.

Fue, sin duda, el peor partido de Gimnasia en mucho tiempo, pero también el triunfo más festejado en mucho tiempo.