La verdad que lo de este muchacho que dirige los destinos de Olé, es digno de aplauso. Es incansable. Y hasta redobla sus apuestas con tal de sostener el ánimo del nuevo hincha de River racinguizado.
Pero una cosa no quita la otra y a veces en su afán de blindar al equipo de Núñez dentro de una burbuja, se excede un poco (?). Y si nos nos creen, basta con pasar por un kiosco de diarios, comparar las tapas de distintos diarios y tratar de aguantar la risa.
Vamos con un ejemplo por demás esclarecedor. Domingo 28 de octubre de 2012, estadio Monumental, fecha 12 del Apertura. Boca perdía 2 a 0 con River pero en los últimos 15 minutos descontó, provocó un nuevo silencio atroz de La -1 y empató a los 46 del segundo tiempo. Lo que se dice, terrible gallineada. No le demos vueltas. River gallineó y Boca se lo empató a lo Boca. Cosa que, palabras más, palabras menos, dijeron casi todos los diarios.

La realidad de Olé del gordo Farinella


gordo


gallina


Poner en tapa que Boca le empató a River a lo Boca, es inconcebible para el Olé de Farinella . Cargar a River es inconcebible. ¿Por qué? Porque Leo sigue su cruzada delirante para transformar al hincha de River en un hincha de Boca y al de Boca en uno de River. Entonces su tapa fue una especie de excusa como que River se dejó empatar. Y de paso, se subió al tren del tema ese del chancho que soltaron en la Centenario Baja. Un chancho que jamás ofendió al hincha de Boca y hasta es motivo de orgullo.

Ole


Y un mundo donde ese domingo 28 de octubre hasta hubo dos muertos en cancha de River.

farinella


Si los hinchas de River quieren vivir en esa realidad paralela que les dibuja su diario de Yrigoyen, es respetable. Pero La Passucci prefiere quedarse saltando en la Centenario Alta festejando que River es gallina y que Boca le empató un partido increíble jugando a lo Boca.