Maradona contra el mundo; zafaron Messi, Bianchi y Román


El Diez se descargó luego de varios meses sin hablar con la prensa y criticó con dureza a Daniel Passarella, Alejandro Sabella y Carlos Bilardo. Defendió a Messi y elogió a Riquelme y Bianchi por volver a Boca.


Maradona se paso de la línea.



Diego Armando Maradona rompió el silencio desde Dubai y fiel a su estilo no se guardó nada. El Diez cargó contra todos, criticó con dureza a Daniel Passarella por la salida de Matías Almeyda, a Carlos Bilardo y Alejandro Sabella por el presente de la Selección. En contraposición, defendió a Lionel Messi y elogió la vuelta de Juan Román Riquelme y Carlos Bianchi a Boca.

El que no corrió con la misma suerte fue el presidente de River a quien lo calificó como "mala leche". "Sacar a Almeyda un miércoles y poner a Ramón en el próximo partido, el que pensó eso es muy mala leche. Almeyda no se merece esto", disparó el ídolo en declaraciones a Fox Sports.

El que también recibió los elogios de Maradona fue Messi: "Cada día que pasa, inventa una cosa nueva. Estamos delante de un jugador excepcional. Ahora que hablen los estúpidos que hablaban y decían que yo lo hacía jugar mal".

"Ahora son todos amigos de Messi, cuando no la metía o no cantaba el himno era español. Son unos panqueques", agregó sobre La Pulga. Además aclaró que después de la eliminación del Mundial de Sudáfrica fue Lio el que más lloró: "Se lo digo a los tontos que decían que no sentía la camsieta. Estaba en una habitación y escuchábamos a Messi llorar, sólo a Messi, con una congoja que no me la voy a olvidar jamás en mi vida".

Pero el Diez volvió a desenfundar al hablar de su actualidad y la Selección argentina: "No veo los partidos de la Selección porque no me gustan los equipos que arman ellos (por Sabella y Bilardo). Conmigo se ensañaron ¿estos tienen comprada a la prensa?", ironizó. Y cargó contra Bilardo: "No se entiende nada de lo que hace. A él le dicen Berisso, porque está detrás de La Plata".

Con respecto a su actualidad se autodefinió como un "exiliado deportivo": "El fútbol argentino me dejó de lado. Yo soy uno de los que se tuvo que ir porque no estoy con Grondona. Estoy en Dubai haciendo mi trabajo, que por ahí no es el mío, pero tengo que trabajar. Luego, ves al hijo de Grondona manejando la Selección argentina y te da por las pelotas".

Diego aseguró que quiere volver a dirigir y sueña con hacerlo en el país, explicó que si no le renuevan el contrato en Dubai regresará al país en busca de un equipo para dirigir. El Diez volvió, rompió el silencio y como de costumbre levantó polvareda.