El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Zonceras Xeneizes

Zonceras Xeneizes

Allá por 1968, Don Arturo Jauretche publicaba el Manual de Zonceras Argentinas, donde invitaba al lector a analizar las "zonceras", a las que consideraba principios introducidos en nuestra formación intelectual con la apariencia de axiomas, para impedirnos pensar las cosas del país por la simple aplicación del buen sentido. "Para hacerlo sólo se requiere no ser zonzo por naturaleza; simplemente, estar azonzado, que así viene a ser cosa transitoria, como lo señala el verbo" sostenía el prestigioso escritor y político.
Unas cuántas décadas más tarde, este humilde escriba xeneize se toma el atrevimiento de utilizar el procedimiento de Don Arturo para descubrir algunas de las tantas zonceras que hoy andan dando vueltas alrededor del mundo de Boca Juniors.


Zonceras Xeneizes

Zoncera Xeneize Nº 1: "Boca tiene el mejor plantel del país".

¿El mejor qué? Ni el más liviano de los críticos de este deporte podría llegar a sostener que por estos días que corren, Cellay, Albín, Sosa, Caruzzo, Chiqui Pérez, Ledesma, Rivero, Somoza, Acosta y Silva son jugadores de alto nivel. Apenas les queda el apellido como recuerdo de algún tiempo mejor. No creo que ningún erudito de este deporte pueda sostener que Magallán, Pol, Paredes y Palacios sean realidades cuando todos sabemos que son enormes proyectos, pero que ninguno completa más que un puñado de minutos en Primera División. Entonces, hoy Boca cuenta con jugadores de primer nivel como Orión, Ustari, Riquelme y Burrito Martínez; a los que podrían sumarse Erbes y Sánchez Miño, que ya van dejando de ser promesa para convertirse en realidad. Y con un relleno de jugadores que alternan buenas y malas, como Burdisso, Clemente, Erviti, Ribair, Viatri y Blandi. Esta zoncera es madre de la falacia siguiente:

Zoncera Xeneize Nº: 2: "Bianchi está perdido, ya no es el que era".

Este delirio que encuentra asidero en la prensa amarillista y en tu compañero de laburo al que le brota el antiBoca que lleva adentro, se rebate con la explicación de la zoncera anterior. El Virrey no está perdido, sino que heredó un equipo en donde hay muchos jugadores terminados y una gran cantidad de pibes, sumado a una idea de juego ultraconservadora, mamada durante dos años. Bianchi comete errores puntuales, como cualquier ser humano ¿o acaso antes no tenía errores ni sufría derrotas? Pero desde su vuelta decidió no regalarle el puesto a nadie y combatir esa mentalidad de equipo chico a costa de errores y horrores por parte de sus dirigidos, que en el fútbol se pagan con goles en contra y derrotas. Escucharlo y ver como va cortando cabezas partido a partido sin importarle los apellidos, son algunas de las pruebas que confirman su inteligencia, virtud tan difícil de alcanzar como imposible de perder.

Zoncera Xeneize Nº 3: "A Boca los árbitros lo favorecen"

Esta trillada frase antiBoca, fruto de arbitrajes polémicos y del pánico escénico de épocas de antaño, podría tener algún tipo de validez allá por los 70 u 80, pero dejó de tener sustento en los 90 y mucho menos en este nuevo siglo. Los árbitros se han revelado y el periodismo habló tanto de ese favoritismo y parcialidad que terminó condicionando a los jueces, quiene saben que serán víctimas de uno y mil análisis ante el primer error en favor de Boca y los grandes en general. No solo que nos favorecen y perjudican con faltas, tarjetas, penales y demás cuestiones. Sino que hoy, el mediocre nivel del arbitraje, nos termina perjudicando más de la cuenta.

Zoncera Xeneize Nº 4: "Riquelme es quilombero y mala persona, le hace mal a Boca".

Esta zoncera es prima de otras dos: "Riquelme hace lento el equipo" y "Cañete/Chávez/Paredes/Mengano pueden reemplazarlo". Este tipo, que vaya a saber uno en qué planeta la enseñaron a jugar al fútbol, jugó y actuó siempre de la misma forma y hasta hace tan solo un año era el alma adentro y afuera de la cancha del plantel que se consagraba campeón invicto y peleaba en todos los frentes. Tengo que retroceder 7 u 8 años para encontrar un equipo de Boca que haya jugado bien sin el 10. Sus supuestos sucesores aparecen como grandes figuritas y se desinflan al tercer partido. Respecto a los conflictos internos, me pregunto si los que afirman esta zoncera compartieron asados y vestuarios con Román. Me encantaría que me cuenten cuántos técnicos y jugadores hizo echar y cuántas veces habló mal de un compañero. Riquelme es lo mejor que le puede pasar a Bianchi y a Boca, es el distinto, el más grande de la historia del club, el técnico adentro de la cancha, el que va a sacarle la presión a los compañeros y el que va a hacer que Boca juegue a la pelota.

Hasta aquí este humilde y pequeño manual de Zonceras Xeneizes. Lo invito a reflexionar sobre estas cuestiones y a que comparta cualquier otra zoncera que haya descubierto y de la que nos quiera avivar, ya que, como decía el gran Jauretche: "Descubrir las zonceras que llevamos adentro es un acto de liberación: es como sacar un entripado valiéndose de un antiácido, pues hay cierta analogía entre la indigestión alimenticia y la intelectual. Es algo así como confesarse o someterse al psicoanálisis -que son modos de vomitar entripados-, y siendo uno el propio confesor o psicoanalista".

0 comentarios - Zonceras Xeneizes

Los comentarios se encuentran cerrados