Zinedine Zidane: El mago Marsellés

francia

Zinedine Zidane: El mago Marsellés

zidane

futbol

Estamos hablando de uno los jugadores europeos más carismáticos de la última década, y, para muchos, forma parte del grupo selecto de los cinco grandes junto con Pelé, Maradona, Di Stéfano y Cruyff. Es difícil explicar con palabras la admiración que despertaba el francés con su fútbol.

Uno de los futbolistas que más se le acerca en la actualidad es Andrés Iniesta, aunque no se aprecian demasiados puntos de comparación. Un control de Zizou era arte; se paraba el tiempo durante unos segundos, en un espacio donde tenía lugar una genialidad inverosímil. Desde su paso por Burdeos con aquel golazo en Sevilla ante el Betis, derribando barreras en la Juventus, dominando el fútbol mundial con los bleus y cerrando el ciclo con aquella volea majestuosa en Glasgow.

Una carrera plagada de éxitos. Nunca he visto un jugador con semejante calidad técnica. Y el plus que daba al espectador, dejando a un lado sus controles y sus extravagantes ruletas, era su capacidad goleadora: gran lanzador de faltas, buen disparo desde fuera del área, llegada desde la línea de tres cuartos, excepcional rematador de cabeza y un largo etcétera.




Lo tenía todo. Incluso un carácter agresivo que le jugó malas pasadas a lo largo de su carrera en forma de expulsiones. La más dolorosa fue en la final del mundial 2006, en Alemania, ante los italianos. Zidane realizó un campeonato primoroso. Ese título habría agrandado más su leyenda, pero Buffon y Materazzi se toparon en su camino. Muchos confunden y valoran su trayectoria futbolística por su etapa madridista. Craso error. Sus temporadas en la Juventus fueron excepcionales, incluso a un nivel superior a varias campañas en el Madrid.

Con los italianos consiguió títulos, con Francia el reconocimiento del panorama futbolístico y con el Real Madrid se ganó el corazón de los aficionados. Su incidencia en la historia del fútbol radica en su aparición en los grandes momentos: marcar sendos tantos en la final de un Mundial ante la Brasil de Ronaldo y Roberto Carlos, por no hablar del mejor gol anotado en la historia de una final europea. A los aficionados al fútbol no nos queda más remedio que seguir tirando de videoteca para admirar su clase. En 2006 Zidane dejó el fútbol para tristeza del mundo futbolística, pero el que más le echa de menos no es otro que su mejor compañero durante su carrera: el balón.


zizou

Zinedine Zidane: El mago Marsellés