El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

El Cantar de mio Messi

El Cantar de mio Messi


El Cantar de mio Messi



Los creyentes dicen que la vida se ve distinta antes y después de un 'dios', aún "cojo". Zlatan Ibrahimovic estaba a 20 minutos de una sonada venganza. Pero Messi, al que Guardiola trató de proteger de aquellos "porque yo también lo valgo" del sueco, no lo consintió. Su salida pinzó el nervioso central de su equipo en un Camp Nou con el alma encogida en los jugadores y en el público en cada arremetida de los Ibra, Moura, Lavezzi y compañía. Minuto 49 y Pastore, lanzado por el sueco, hace saltar la alarma nuclear con un gol que metía a los franceses en semifinales. Calienta que sales. Cojo no significa muerto en el caso de los especímenes únicos. Era ya lo único que le quedaba por demostrar en sus cantares de gesta. El 'Cid Messi Diaz de Vivar' lo hace en el minuto 61 y nueve minutos después... estocada mortal al invasor PSG. Origen del gol del Pedro, el que convierte al Barça el primer equipo de la historia en meterse seis veces consecutivas en semifinales de la máxima competición europea.

Lo peor fue el riesgo de agravar con vistas a semifinales su lesión muscular, latente en una arrancada horizontal en el balcón del área donde volvió a dolerse de sus problemas en el bíceps. Se llevó la mano al muslo en esa estampida y apenas pudo correr más con el balón cosido a la seda de su zurda, sólo tocar y tocar. Pero, como dijo Zubizarreta: "Sin riesgo no puede haber premio. Ya sabemos el poder futbolístico y la capacidad de intimidar. Su condición física ahora no es la mejor, pero intervino en ataque", para añadir sobre el sufrimiento de su equipo: "A veces los artistas también sufren". "Messi tenía pactado que en caso de estar en peligro la clasificación salir", confirmó Jordi Roura media hora después.

Decían los cantares de gesta que 'El Cid' ganó una batalla muerto a lomos de Babieca. Leo cambió el panorama psicológico del Camp Nou medio cojo, sin poder siquiera dar un acelerón por una lesión muscular que hoy por hoy sigue siendo un misterio insondable de su alcance real por la ausencia de parte médico. A eso se jugó toda la semana y quién si no él estuvo en el origen del gol azulgrana al filtrar un pase interior en el corazón del área sobre Villa que atrajo a tres moscones y la dejó a Pedro de frente con el gatillo de zurda cargado para empalar el 1-1. El Camp Nou soltó el mayor de los alivios. Con Messi hasta la eternidad, con Valdés también, el otro que dio vida a su grupo más allá de alguna jugadita del 'Magic Show' de Iniesta.

No quedaba otra. "Si se rompe, mala suerte", pensaba Tito Vilanova... Lionel Messi tuvo un efecto de intimidación abrasivo sobre el rival y aumentó el autoconvencimiento de sus compañeros con su sola presencia. Algo psicológico más que por lo que realmente su estado físico podría dar de sí. Sufrió tanto en el banquillo, donde no está acostumbrado, como el Camp Nou en una noche de ruido de sables. Ibrahimovic, Lavezzi -aún con sus errores-, Pastore y Lucas Moura creaban el silencio cada vez que pisaban el medio campo enemigo con pelota dominada en los contragolpes. Pero Messi salió al auxilio.

Por ello, todos los compañeros que hablaron fueron desfilando para dar las gracias al 'sumo sacerdote' del fútbol actual. "¿Messi fue el que lo cambió todo?", le preguntaron a Villa en zona técnica." Obviamente. Es el mejor jugador del mundo el que lo cambió todo. Felicitarle por el gesto que ha tenido de salir así, con el club y por el fútbol", soltó el Guaje sin dudarlo. "Estamos hablando del mejor jugador del mundo. Cuando lo tienes en tu equipo lo tienes que usar sí o sí aunque esté cojo. No estaban saliendo las cosas bien. Su cambia su estado de ánimo y el nuestro", se expresaba Piqué. "Hay que darle las gracias y la enhorabuena porque ha hecho un gran esfuerzo para llegar a este partido. Es el número uno y se ha notado cuando ha salido, el equipo ha dado un vuelco, nos hemos ido a por el partido y lo hemos conseguido", dijo el autor del gol, Pedro.

El Barça sudó hasta el final para ser el primer equipo de la historia en acceder a seis semifinales consecutivas de la máxima competición europea. Por Messi y por Valdés los azulgranas dejan atrás al Real Madrid de Di Stéfano, que alcanzó cinco semifinales de manera consecutiva en las cinco primeras ediciones de la Copa de Europa, de las que se proclamó campeón en todas ellas entre 1956 y 1960.

0 comentarios - El Cantar de mio Messi

Los comentarios se encuentran cerrados