7 causas de la hegemonía de España y Alemania en el sorteo

La presencia de dos equipos españoles y dos alemanes en semifinales de la Champions no es casual. Diversos factores venían presagiando este éxito, y han provocado que Real Madrid, Barcelona, Bayern de Munich y Borussia Dortmund se disputen el máximo cetro europeo. Estos son los cuatro equipos que entrarán en el bombo del sorteo de semifinales, que tendrá lugar este viernes 12 de abril a las 12:00.

7 causas de la hegemonía de España y Alemania en el sorteo

Muchos han tratado de impedirlo, pero ha sido imposible. La temprana caída de los equipos ingleses dejó en bandeja el establecimiento de un nuevo orden en el fútbol europeo, y otros grandes clubes como PSG o Juventus no lo han podido evitar.

En realidad, más que un establecimiento ha sido la confirmación de dicho orden, que se viene intuyendo desde hace años y cuya idea ha quedado por fin plasmada en los resultados, al final jueces únicos en el fútbol.

El efecto está claro. El trofeo más prestigioso a nivel de clubes del fútbol mundial viajará a España o Alemania. Un éxito de dos países que han trabajado mucho y bien en los últimos años para ello. Estas son las ocho causas que explican el éxito de Dortmund, Bayern, Barça y Madrid:

1.- Núcleos de las mejores selecciones

Calculando a unos cinco años vista, España y Alemania se han erigido como las selecciones más fiables del panorama futbolístico mundial. Con dos Eurocopas y un Mundial conquistados de forma consecutiva, la Roja es la selección referente para el resto. Y la única que ha conseguido mantenerse cerca, tanto en lo que se refiere a juego como a resultados, es Alemania.

alemania

De los hombres de Luis Aragonés y Vicente Del Bosque hay muy poco que decir. Exceptuando la Copa Confederaciones, han ganado todo lo que podían en estos últimos años. Por su parte, Alemania no ha ganado nada, pero siempre ha estado a las puertas, esperando el momento. Desde la llegada de Joachim Low al banquillo, primero como ayudante de Jürgen Klinsmann y después como primer técnico, la selección germana nunca falta a las semifinales.

Los bronces cosechados en la Confederaciones 2005 y el Mundial 2006 ya presagiaban un buen futuro, y cuando Low se quedó al frente de la nave, llevó a cabo una transición generacional increíble, rejuveneciendo la selección sin que los resultados se resintieran. Solamente España les apartó de logros mayores, primero en la final de la Eurocopa 2008 y dos años después en las semifinales del Mundial 2010. En la Euro del pasado año, su verdugo fue Italia, pero una vez más alcanzaron las semis.

Pues bien. Entre los cuatro clubes semifinalistas de la presente edición de Champions aglutinan un altísimo porcentaje de los protagonistas de ambas selecciones. De hecho, en los últimos tiempos ambas selecciones han presentado onces con jugadores de los cuatro equipos.

Este podría ser perfectamente el once de España, con variantes incluidas:

hegemonía

Lo mismo sucede en Alemania:

España

2.- Categorías inferiores

El éxito de ambas selecciones no sería comprensible sin echar un vistazo al fútbol base. La nómina de jugadores jóvenes plagados de talento y futuro con la que cuentan España y Alemania no tiene parangón en ningún otro país del mundo, quizás con la excepción de esa inagotable fuente de artistas del balón llamada Brasil.

Pero España y Alemania lo aprovechan mejor, y las dos últimas ediciones de la Eurocopa sub 21 son el ejemplo más claro. En 2009, Alemania se hacía con el título con una contundente victoria por 4-0 ante Inglaterra. Cuatro años después, hasta seis integrantes de aquella selección (Neuer, Hummels, Boateng, Schmelzer, Khedira y Ozil) son semifinalistas de Champions.

Dos años después, fue España la encargada de tomar el relevo, ganando en la final por 2-0 a Suiza. De aquel combinado hay dos jugadores que pertenecen a la primera plantilla del Barça (Thiago y Montoya), mientras que el capitán de la misma (Javi Martínez) fue el fichaje estrella del Bayern el pasado verano. Y curiosamente comparte vestuario con la gran estrella de aquella selección helvética, Xherdan Shaqiri.

causas

3.- Cantera + cartera

Con matices, los cuatro clubes utilizan la fórmula mixta de cantera y cartera tan de moda en el fútbol actual. Probablemente el Bayern sea el que integre ambas técnicas de forma más equivalente en su plantilla. A fichajes nada baratos como los de Robben, Gómez, Ribery, Luiz Gustavo, Neuer, Boateng, Mandzukic, Shaquiri o Javi Martínez le complementan canteranos de nivel mundial como Kroos, Muller, Schweinsteiger o Badstuber.

El Barça representa la vertiente más canterana de los cuatro semifinalistas. La Masía se ha convertido en la gran productora de futbolistas en toda Europa, y el núcleo azulgrana está formado por jugadores forjados en su misma casa. Messi, Xavi, Puyol, Iniesta, Valdés, Busquets o Pedro son algunos ejemplos de jugadores que dieron el salto al Barcelona desde abajo, y a los que se unen Piqué, Fábregas o Jordi Alba, formados en la cantera y repescados tras su venta. Junto a ellos, fichajes de renombre como Villa, Alves, Alexis, Song, Abidal o Mascherano.

En el lado opuesto se encuentra el Real Madrid, donde solo la portería –Casillas, Adán y Diego López- está ocupada por canteranos, junto a los repescados Arbeloa y Callejón. El núcleo del equipo está formado por jugadores caros como Cristiano Ronaldo, Pepe, Ramos, Xabi Alonso, Benzema o Di María.

Por último, al Dortmund no se le puede incluir en ninguno de estos grupos, ya que su actual plantilla no hay ni una gran cantidad de canteranos –entre los que juegan solo lo son Gotze, Schmelzer y Sahin, este último repescado-; ni fichajes caros. La excepción sería Marco Reus, pero los Lewandowski, Piszczek, Bender, Subotic, Gundogan o Blaszczykowski llegaron al conjunto de Westfalia casi regalados. También Mats Hummels, que llegó procedente del Bayern por apenas 4 millones y se ha convertido en el central de moda en el fútbol europeo.

7 causas de la hegemonía de España y Alemania en el sorteo

Incluso se viene produciendo en los últimos años una especie de ‘feedback’ entre España y Alemania. El mejor ejemplo son la dupla germana del Real Madrid formada por Mesut Ozil y Sami Khedira, sin olvidar que el último fichaje estelar del Bayern fue el español Javi Martínez, que la temporada que viene estará a las órdenes del también español Pep Guardiola. También del Madrid han emigrado jugadores rumbo a Alemania, especialmente canteranos, como Carvajal (Bayer Leverkusen), Joselu (Hoffenheim) o Szalai (Mainz 05).

4.- Centrocampismo


Pese a que los cuatro equipos cuentan con estilos marcados y diferentes, sus respectivos centros del campo son la envidia de la mayoría de equipos del mundo. Cada uno de ellos pensado según la forma de jugar de cada uno. Los cuatro tridentes aúnan destrucción y creación casi a partes iguales, y curiosamente, los doce jugadores que los conforman son todos españoles o alemanes. La fórmula es muy parecida en todos ellos: Destructor, creador y pasador:

Barcelona: Busquets-Xavi-Iniesta

Real Madrid: Khedira-Xabi Alonso-Ozil

Bayern: Javi Martínez-Schweinsteiger-Kroos

Dortmund: Bender-Gundogan-Gotze

5.- Más que capitanes, mitos


Los cuatro semifinalistas han encontrado una importante estabilidad, que se ejemplifica a la perfección con sus líderes dentro del vestuario. Jugadores que se convierten en mitos de la afición, que sin ser más importantes que el entrenador si logran trascender más allá de las idas y venidas de estos. Los cuatro clubes cuentan con su particular emblema, y a su vez dos de ellos también lo son de sus respectivas selecciones nacionales:

alemania

Iker Casillas (Real Madrid + España)

El guardameta mostoleño es, por derecho propio, icono del madridismo y de la selección española. Con la marcha de Raúl y Guti en 2010 se quedó con el brazalete en propiedad, si bien ya ejercía como tal antes de la marcha de ambos. Indiscutible en el conjunto blanco (al menos hasta la llegada de Mourinho), sus paradas y su liderazgo le han llevado a ganarse para siempre a la exigente parroquia del Santiago Bernabéu.

Un cariño que se hace extensible a toda España tras sus actuaciones con la Roja, donde ha sido parte vital de los éxitos recientes. No en vano, Iker ha quedado encuadrado en el equipo ideal de ambas Eurocopas, así como del histórico Mundial de Sudáfrica, donde salvó un mano a mano ante Robben que a la postre sería vital para levantar el título.

hegemonía

Philipp Lahm (Bayern Munich + Alemania)

Aunque parezca mentira, solo tiene 29 años. Antes que él, el brazalete del conjunto bávaro lo habían portado mitos como Stefan Effenberg y Oliver Kahn, y lo mejor que se puede decir del lateral derecho es que nunca ha desmerecido a sus predecesores. Lleva casi una década siendo uno de los mejores del mundo en su puesto, y es el líder indiscutible de la selección germana, máxime tras el adiós de Ballack.

Y en lo que se refiere a presencias en el equipo ideal de los últimos grandes torneos, va incluso más allá que Casillas; ya que, además de haber compartido dicho cartel con el mostoleño, ya se había colado en el del Mundial de 2006.

España

Carles Puyol (Barcelona)

El ‘tiburón’ azulgrana es el alma del Barcelona. En un equipo caracterizado por el toque, la precisión y la elegancia, Puyol representa la garra, la furia, la fuerza. No solo aporta al equipo una dedicación y un compromiso extraordinario que le han convertido en uno de los mejores centrales de la década, sino que tanto en el campo como en el vestuario actúa como líder indiscutible. También con la selección, donde pese a no contar con la capitanía también es uno de los ‘gallos’. Y hasta que se perdió por lesión la última Eurocopa, había acompañado a Casillas y Lahm en los equipos ideales de Mundial 2010 y Euro 2008.

causas

Sebastian Kehl (Dortmund)

En un equipo marcado por la gran juventud de sus actores principales, el veterano Kehl ofrece el toque de veteranía y estabilidad. Ya no tanto dentro del campo, donde la savia nueva le ha ido comiendo terreno, pero sí de puertas para adentro. Trabajador incansable, es un símbolo vivo de un Dortmund al que llegó en 2001 procedente del Friburgo.

6.- Crecimiento Bundesliga

Muy atrás han quedado los años en los que la Bundesliga era la cuarta, o incluso la quinta liga europea en importancia. En las últimas temporadas han adelantado por la derecha a la Serie A y se han situado de forma indiscutible en el tercer lugar del escalafón europeo. Y no dejan de crecer.

Un crecimiento que, unido a la crisis sufrida en la presente Champions por los equipos ingleses, les puede llevar a hacerse con el segundo lugar en el viejo continente. Ese día aún parece lejano, ya que tanto España como Inglaterra cuentan con una notable ventaja en cuanto al nivel medio de sus ligas, pero sí pueden aspirar a pelear con la zona noble de ambos, como demuestra su doble presencia en semifinales.

No hace tantos años que ingleses o italianos copaban las últimas rondas de Champions, llegando a situar a tres de los cuatro semifinalistas del torneo. Pero esos años pasaron. El Bayern lleva muchísimos años instalado en la élite, y el buen trabajo del Dortmund de Jurgen Klopp en la Bundesliga por fin ha dado sus frutos a nivel continental. Y tienen la intención de quedarse.

7.- Dualidad liguera

Tanto la Liga como la Bundesliga viven sumergidas en sendos binomios. En los últimos años, nada más comenzar la temporada todos los equipos saben que el título será cosa de dos. Quizás en España sea un fenómeno mucho más acusado con Madrid y Barcelona, pero Alemania también está viviendo un giro hacia la dictadura de Bayern y Dortmund.

7 causas de la hegemonía de España y Alemania en el sorteo

Lo del Bayern no es nada nuevo. De las veinte últimas ligas, once han ido a parar a las vitrinas de los bávaros. Y de las nueve restantes, cinco adornan la sala de trofeos de Dortmund. En 2011, los de Klopp pusieron fin a una racha de una década sin llevarse el trofeo, y desde entonces, se han convertido en un quebradero de cabeza para el Bayern, que por primera vez desde 1996 se quedó sin ganar dos ligas consecutivas. En aquel entonces, también fue el Dortmund el que logró revalidar el título.

En España, esta será la novena liga consecutiva que se repartan entre Madrid y Barça. Muy lejos queda el último título del Valencia en 2004.

Este fenómeno producido en ambos campeonatos provoca que si uno de los dos contendientes falla demasiado pronto, como así ha sucedido esta temporada con Madrid y Dortmund, el título quede decidido con demasiada antelación, lo que permite a ambos clubes centrar sus esfuerzos en Champions, gozando de una ventaja competitiva sobre sus competidores, enfrascados los fines de semana en las peleas por sus respectivas ligas.


alemania