Desde que fuera campeón de la Copa Libertadores y perdiera la final del Mundialito de Clubes contra el Barça en 2011, la trayectoria deportiva de Neymar en el Santos ha estado lejos de sus mejores números. Sin apenas títulos, jugando menos partidos y marcando más goles en competiciones menores. Ese estancamiento comenzó desde los primeros rumores de fichaje por Real Madrid o Barcelona.

Neymar, una progresión estancada

Sus 136 goles oficiales en los 225 partidos oficiales que ha jugado con el Santos con sólo 21 años hablan muy bien de qué tipo de jugador y qué potencial puede ofrecer Neymar al Barcelona. Pero su trayectoria desde que tocara el cielo a finales de 2011 cuando condujo a su club a ganar la Copa Libertadores y fuera finalista del Mundial de Clubes no está tan cerca de un crack del fútbol mundial por el que un equipo ha desembolsado, según algunos medios, hasta 72 millones de euros y que está llamado a ser el mejor jugador del planeta.

Sin entrar a cuestionar la calidad de Neymar, su participación en partidos oficiales con el Santos se redujo drásticamente desde este final de 2011 mágico para él. Fechas en las que también ya se empezó a hablar con fuerza de su posible fichaje por Barcelona y Real Madrid y fechas también en las que comenzó este culebrón que finalizó en la madrugada del pasado sábado.

Goles menores

En sus tres temporadas con el Santos no ha ganado ningún campeonato de liga brasileña, conocido oficialmente como Brasileirao. Aquí participan los 20 mejores equipos de este país y en las últimas dos temporadas Neymar pasó de jugar más de treinta partidos a menos de veinte, sin haber tenido ninguna lesión importante. Su promedio goleador se resintió, y el peso y la cantidad de sus goles fue mayor en el Campeonato Paulista, un torneo regional de menor categoría.

El Santos ha ganado tres de estos campeonatos paulistas y la Copa de Brasil en 2010, siendo Neymar además el máximo goleador de la competición con 11 goles.

Pero estos registros en el único gran título que ha ganado en el fútbol brasileño fueron después de ese triunfo en la Libertadores contra Peñarol. El joven delantero tan sólo brilló con luz propia en la Recopa Sudamericana de 2012, ganada también por el Santos al Universidad de Chile y donde Neymar marcó en el partido de vuelta de la final para abrir el marcador.