Los ojos del planeta fútbol están puestos en ellos dos. Suena que jugarán para el recuerdo, que escribirán páginas magníficas y que se convertirán en leyenda. Rápidos, creativos, habilidosos, enorme calidad técnica, remates con las dos piernas, mucho gol. Con esas características se vienen presentando en todos los campos de juego del mundo.

Pasen y vean, hay genios

Lionel Messi y Neymar. Dos auténticos diamantes del fútbol sudamericano. Herederos de la clase que se adquiere en la calle, en una cancha de barrio o en una favela.

Genios que cumplen los deseos de millones de personas con un quiebre de cintura, con una jugada de fantasía, creada en apenas segundos. Fantásticos futbolistas que hacen que el valor de una entrada se recupere al instante que ellos entran en contacto con el balón.

Messi y Neymar. Nadie puede, fríamente, quedarse fuera de la discusión, tan vieja como el fútbol mismo: ¿serán compatibles? ¿Se armará una dupla que haga historia? ¿Pueden jugar dos fenómenos juntos?

Los que enarbolan la teoría del "fracaso", los que sostienen que esta dupla está destinada a "morir" por el propio peso que tienen las figuras individuales, están convencidos que a Messi y Neymar los seguirá atrayendo más el papel de héroe, el de dictador futbolístico para convertirse en el número uno del partido. En la estrella más brillante de todas.

Como dijo Johan Cruyff, la presión para "el talentoso siempre es enorme", porque todos quieren ver "sus maravillas", y para que salgan esas maravillas hay que ser un poco egoísta.

Los argumentos se incrementan cuando entran en la consideración los conceptos que alguna vez César Luis Menotti consideró como simples términos de guerra: táctica y estrategia.


Ahí aparecen los que están absolutamente convencidos que en el fútbol moderno no hay lugar para dos jugadores que puedan cumplir el mismo papel. Se fortalece, entonces, la teoría de que el más talentoso es "lagunero", "no corre", "no marca", "carece de actitud".

El análisis, por cierto, se establece para ese futbolista a partir del momento que no tiene la pelota en su poder. Y a nadie se le ocurre poner en la balanza lo que sucede cuando el balón pasa por los botines que suelen fabricar las mejores jugadas de su equipo.

Ahora bien, los que están del otro lado, los que creen que el fútbol merece ser jugado por los que saben hacerlo mejor, son los que terminan adorando a las parejas maravillosas.

Aquellos entrenadores que se unieron a esta filosofía, por ejemplo, posibilitaron que se elevaran a la inmortalidad binomios como Pelé-Garrincha, Di Stéfano-Puskas, Zico-Sócrates, Van Basten-Gullit y Xavi-Iniesta.

Como establece Fabio Capello, es imposible que no funcionen dentro de una cancha de fútbol dos jugadores que "tienen todo lo necesario para triunfar, habilidad y la capacidad suficiente para marcar goles".

Si bien hay que precisar que no todos los cracks han conseguido entrar en el olimpo de los super binomios con otro compañero, es más fácil que se entiendan dos hombres que piensan, que generan juego, que buscan un compañero para tirar el "tuya y mía" a que lo hagan dos sacrificados valores que se sostienen en el campo por su entrega.

Los que se animan a poner un manto de dudas sobre el futuro deportivo de estos maravillosos solistas, le recuerdan a todos que Messi no tuvo sintonía con Zlatan Ibrahimovic, con Carlos Tevez, con Samuel Eto`o y hasta con Juan Román Riquelme. Dejan de lado, que sí hubo y hay enorme diálogo deportivo con el Kun Agüero, con Fábregas, Xavi e Iniesta.

Messi y Neymar. Uno descarga y el otro pica. Uno la pasa y el otro la devuelve tan redonda como la recibió. Uno se escapa a toda velocidad y el otro se prepara para matar, de izquierda o de derecha.

Messi y Neymar. La historia recién comienza. Pasen y vean, hay dos genios que se preparan para regalar espectáculo.

MESSI
Lionel Andrés Messi Cuccittini nació en Rosario, Argentina, 24 de junio de 1987. El jugador que, además, posee la nacionalidad española, se destaca por su aceleración, por la excelencia en la definición, por la manera en la que lleva y cuida la pelota.

1
Medalla de oro olímpica tiene La Pulga, la ganó con la selección argentina en los Juegos de Beijing 2008. Con la albiceleste ya disputó dos mundiales: Alemania 2006 y Sudáfrica 2010.

4
Veces fue elegido por como mejor futbolista del año. El Balón de Oro, desde que se instauró en el año 2010, solamente lo ganó Lionel Messi. Cristiano Ronaldo dos veces segundo.

35
Goles ya tiene con la selección argentina de fútbol. Ya superó a Diego Maradona, igualó a Hernán Crespo y va por Gabriel Batistuta, que con 56 es el máximo artillero de la albiceleste.

NEYMAR
Neymar da Silva Santos Júnior. Nació el 5 de febrero de 1992 en Mogi das Cruzes, São Paulo. Neymar o Neymar Jr. se destaca por por su cambio de ritmo, por la velocidad con la que deja rivales en el camino, por habilidad en el dribling, técnica y definición.

6
Títulos ganó con el Santos, dos de ellos internacionales. Obtuvo la Copa Libertadores de 2011 y la Recopa Sudamericana de 2012. Con Brasil ganó dos torneos y fue medalla de plata en Londres.

2
Veces fue elegido como mejor jugador de América en la Encuesta de El País. La FIFA le dio el Balón de Oro como mejor jugador de la recientemente disputada Copa de las Confederaciones.

11
Veces anotó tres o más goles jugando por el Santos o la Selección juvenil Sub 20. Cinco goles anotó contra Guaraní por la Copa de Brasil 2010. Tres veces convirtió cuatro goles en un cotejo.