Sin visitantes

La AFA, la Aprevide y el Gobierno intentaron devolver los visitantes al fútbol argentino en un torneo de invierno, pero las barras pudieron más: duraron dos partidos sin violencia y al tercero se descarrilo todo. Solución para los que manejan: Fútbol sin visitantes. Patético.

La violencia en el fútbol parece ser un problema sin solución. ¿Y cómo no lo va a ser si los propios organizadores son cómplices? Desde los políticos, pasando por la policía, y hasta muchos dirigentes, todos utilizan a las barras para su propio beneficio, creando un monstruo que se los devora.
Desde Viamonte y la cima del Gobierno Nacional delinearon un plan para probar la vuelta de las hinchas visitantes en el torneo de invierno que juegan San Lorenzo, Boca y Estudiantes.


El debut en La Plata, justamente donde había ocurrido el último hecho de violencia (un hincha de Lanús asesinado por la policía), pasó desapercibido. El Nuevo Gasómetro fue sede del segundo encuentro, y tampoco pasó nada. Desde la AFA se apresuraron a decir que el problema estaba solucionado y hasta Ernesto Cherquis Bialo se animó a contar que Julio Grondona le había levantado el pulgar al Torneo Inicial 2013 CON público visitante. Iluso.

La tarde en las inmediaciones del Nuevo Gasómetro, con dos muertos a cuestas, tiró por la borda el “gran” laburo hecho por las fuerzas de seguridad. Con Sergio Berni, ministro de seguridad, diciendo que “el problema es por dinero, por negocios”. Todo el mundo lo sabe Berni, pero nadie toma cartas el asunto.
Como pasa normalmente, la situación excede a la mayoría. Está confirmado, el público, mayoritamente inocente, no podrá concurrir a las canchas visitantes a ver a su equipo. Justos pagan por pecadores. Dejen de buscar culpables y busquen soluciones.