Alexis, Neymar y Cesc los mas destacados en un Barcelona arrollador que destrozo al Santos, ex equipo de Ney.

Neymar fue figura frente al Santos.

figura

Santos

El Barça se reencontró con su afición a lo grande. En el Gamper más madrugador de la historia, ante un rival que fue más un sparring que otra cosa, el nuevo Barça de Tata Martino presentó sus credenciales a base de un estilo más que reconocible. Y con las pilas cargadas, como se demostró desde el minuto 1.

Para empezar, Martino propuso un once propio de la temporada anterior. Las novedades del filial y el esperado Neymar, reservados. Sobre el césped, un Barça descarado, recuperador, posesivo, dominador. Con futbolistas como Alexis Sánchez quien, siguiendo la línea de los tres primeros amistosos, está dispuesto a cambiar su suerte a base de trabajo.

El tocopillano se alió con Pedro en la primera ocasión de poner a prueba al meta 'peixe' Aranha. Fue un minuto antes de que Leo Messi aprovechara una de las muchas recuperaciones del Barça en la primera parte para marcar su primer gol de la temporada 2013-2014.

MARCÓ EL OTRO LEO... EN PROPIA PUERTA

El conjunto del Tata Martino abrió la lata y el festival goleador. El balón vivía prácticamente en el campo de un Santos que achicaba por todas partes. Durval tenía que esforzarse por evitar un pase de Pedro a Messi, pero el lateral izquierdo Leo se alió con la mala suerte cuando remató a su propia portería un centro de Dani Alves. 2-0 y solo habían pasado 12 minutos.

El ritmo del juego era vertiginoso, pero solo en dirección a la portería de la Travessera de les Corts, la que defendía un Aranha que se hundía en la red. Xavi e Iniesta volvían a ser los magos del balón y mareaban a los brasileños. Piqué y Mascherano eran meros espectadores de la primera parte y de la exhubición de Alexis. El chileno robó otro balón para asociarse con Messi y firmar el tercero de la noche.

Y antes de la media hora, el Barça ya había igualado el marcador que hace dos años firmó en la final del Mundial de Clubes contra el mismo equipo. otra vez propuesta de Alexis, pase de la muerte de Alba y sentencia de Pedro. El Camp Nou disfrutaba a lo grande. El guión se estaba cumpliendo como deseaba todo el mundo.

SALIÓ NEYMAR... Y CESC

Tras el descanos llegó la hora de los cambios y del esperado momento. Neymar entraba por Pedro y coincidía por primera vez con su admirado Messi. Fueron unos 16 minutos los que ambos estuvieron juntos, aunque poco pudieron hacer. Hubiera sido la guinda del pastel, pero habrá más ocasiones de ver si este dúo es dinñamico.

En cambio, hubo otro jugador que se apuntó a la fiesta. Otro futbolista que necesita cariño, aunque tiene que ganárselo con actuaciones como la de este Gamper. Apareció Cesc Fàbregas para coronarse como uno de los grandes protagonistas. Marcó dos goles -en los que participó Alexis-, el segundo de ellos tras asistencia de Neymar. Incluso pudo aspirar a llevarse el balón ejecutando un libre directo que se estrelló en la escuadra.

En partidos como éste se agradecen los golazos. Y Adriano también se sumó al festival con un zapatazo marca de la casa que se alojó en la escuadra de la portería que en el segundo acto defendió Vladimir, quien corrió la misma suerte que su compañero de fatigas -nunca mejor dicho- Aranha.

Con el público haciendo la ola, el canterano Dongou culminó una asistencia de Cesc para firmar el octavo de la noche. Todos marcaban menos un Neymar que en el último minuto envió al larguero un servicio del propio Dongou.

8-0. Fue un mambo en toda regla ante un rival que no inquietó a Valdés y solo un poco a Pinto, en un remate a 12 minutos del final a boca de gol que el portuense sacó espectacularmente a córner. Un paradón que hubiera firmado el mismísimo Ramallets, gloria del barcelonismo quien, desde el cielo de los justos, seguro que también aplaudió al Barça del Tata, un Barça que dio motivos para la ilusión.



link: http://www.youtube.com/watch?v=zjQuju-chek