Los jugadores de Boca explotaron al final: cantaron el famoso hit sobre el descenso de River en medio del Monumental. Esfuerzo, lesiones, aguante: el Xeneize ganó 1-0 en Núñez y se escuchó el cántico bostero.

Fue victoria. Pero también fue sufrimiento. Boca aguantó, jugó contra River y contra las lesiones, resistió con la defensa la ventaja por el gol de Emmanuel Gigliotti. Así lo sintió el equipo, lo vivió a full. Y lo festejó como tal: “River, decime qué se siente, haber jugado el Nacional”, sonó fuerte.
“Decime qué se siente”

El cantito ya clásico de Boca para River se escuchó en el Monumental, en un estadio de Núñez repleto de hinchas locales que tuvieron que observar atónitos el festejo de Riquelme y compañía. Un festejo en el círculo central que fue de hinchas; los jugadores jugaron como tales.