El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Independiente, El "Imperio Rojo"

Imperio Rojo
Independiente, El "Imperio Rojo"

INDEPENDIENTE, EL "IMPERIO ROJO"

Independiente de Avellaneda no podrá presumir de ser el equipo más popular de Argentina, ya que ese honor es para el Boca Juniors y el River Plate, pero sí lo puede hacer de ser el club que tiene un mayor número de trofeos en sus vitrinas, Pero ya no sólo en Argentina, sino en toda Sudamérica.
Un amplio palmares en el que se incluye las siete Copas de la Libertadores, un hecho inigualable. Circunstancia que sólo es comparable a tas seis Copas de Europa conseguidas por el Real Madrid, Algo que tan sólo está destinado a unos pocos.
Los inicios de este club son un poco contradictorios. Si bien unos aseguran que fueron jóvenes ingleses los que un 4 de agosto de 1904, aunque luego en las actas oficiales conste la fecha del 1 de enero de 1905, crearan el Club Atlético Independiente. Otros afirman que fueron emigrantes gallegos los que dieron origen a este club.
Lo que es cierto es que el Independiente nació de una serie de jugadores (oficialmente figuran que fueron seis españoles) que pertenecían al Maipu Banfield de Buenos Aires. Estos, cansados del autoritarismo de sus dirigentes y que habían sancionado a uno de esos jugadores, decidieron crear su propio equipo de fútbol.
Esta necesidad de «independizarse» fue lo que hizo fundar el club. Precisamente esa es la razón por la que el equipo adoptó el nombre de Independiente.
La primera asamblea, que se celebró en casa de uno de sus miembros, duró tan sólo cinco minutos. Tres fueron las decisiones tomadas: los jóvenes iban a reunir la suma necesaria (ocho pesos y medio) para la compra de un balón de cuero con el que poder jugar. Con un tapón de goma crearon sobre un folio en blanco el primer pape! oficial del club, en el que dieron oficialidad al nombre del club. Independiente Fútbol Club. Tan sólo quedaba por concretar los colores de las camisetas. Estas serían blancas con bolsillo azul, en clara alusión a la bandera qallega.
Dos años más tarde esta indumentaria sería cambiada, Se decidió que fuera roja en referencia a los socios ingleses que eran aficionados al Nottinghan Forest, Así se ponía fin a la rencillas que se habían formado entre los socios gallegos e ingleses. Más tarde, igualmente, se cambió el nombre del club. El equipo pasó a llamarse Club Atlético Independiente. La historia del club daba comienzo.

independiente
El chivo Pavoni, permanecio durante diez años ocupando el lateral de la defensa de Independiente

PUESTA A PUNTO
De esta primera época amateur cacto la tradición de un Independiente con vocación ofensiva. La libertad adquirida fuera de los terrenos de juego también se tenía que poner de manifiesto sobre él. Son unos primeros años de puesta a punto del equipo.
Así. en 1922 y 1926, cuando todavía eran aficionados van a conseguir sus primeros trofeos. Consideren e! Campeonato de la Asociación Argentina, pues así se denominaba entonces. El equipo ya disponía de jugadores importantes en la historia del club. Estos eran los Canaveri, Lalín, Ravaschino, Seoane y Orsi, todos jugadores con un gran olfato de gol. Orsi formaría parte en los años 30 de la triunfante Juventus, al igual que tarde disputaría partidos con la selección italiana.

En 1925, Argentina se proclama vencedora de la Copa América. El goleador del certamen, con seis goles, lo que suponía un récord, seria Manuel Seoane Este jugador pertenecía al Independiente, pero el club no estaba afiliado a la CSF (Confederación Sudamericana de Fútbol). El jugador sí pudo actuar en la selección gracias a una suspensión de un año que le habían aplicado. Razón por la que el club le cedió a una modesta institución vecina; «El Porvenir», que sí pertenecía a esta Asociación.


CONSOLIDACIÓN DEL CLUB
Era el renacer de un club. Les aficionados argentinos empiezan a tomar parte activa de este equipo Si en 1922 el club contaba con 1870 socios, en 1928 se llega a los 6 322. Este año el Independiente inaugura el primer estadio de cemento de Sudamérica. El empleo de este nuevo estadio ya no es tan solo deportivo, sino también industrial Se empezar a realizar otras actividades en el y así pueden amortizar el costoso gasto de su constricción.
Con 1931 llega su nueva etapa de profesional Atrás queda un período amateur. Desde entonces el club entró a formar parte de los equipos más importantes de Argentina.
Independiente va a conseguir su primer titulo como profesional en 1938. Se proclama campeón después de haber arrasado a sus contrarios. En esta temporada el equipo consiguió marcar 115 goles, en 32 partidos El paraguayo Erico, un delantero centro que fue considerado todo un símbolo en aquella época, consiguió 43 goles de ese total. Es considerado como el mejor goleador de todos los tiempos en Argentina ya que nadie ha podido superar su marca.

Después de nuevos títulos en 1939 y 1948 la década de los 50 es infructuosa. No se consiguen nuevos títulos. pero a falta de estos trofeos, independiente va conquistando poco a poco a estima de los aficionados.

Pero esta escasez de títulos no va reñida con el buen hacer de sus jugadores. Así en 1953, la selección de Argentina se enfrentaría a los combinados de España e Inglaterra. Esta selección iba a tener una delantera que en su totalidad iba a estar formada por jugadores de Independiente. Esta linea la integraban: Rodolfo Michelli, Carlos Cecconato, Carlos Lacasia, Ernesto Grillo y Osvaldo Cruz. Un ataque que causo sensación en los torneos argentinos y en los partidos de su selección.

FAMA INTERNACIONAL
Por esta época Independiente empieza a disputar partidos fuera de su país. Así, en 195, realizo una gira por España. Una gira que iba a ir acompañada de verdaderos éxitos. venció al Real Madrid por 6-0; al Valencia por 3-0; al Atlético por 5-3; al Celta por 2-1 y empató con el Sevilla a 1-1. Tan sólo iba a perder un encuentro. Fue contra el Athlético de Bilbao, quien le ganó por 5-2.
Con la llegada de los años 60, y con la Copa de Libertadores, empezaría la verdadera época triunfante del equipo. En 1960 se hace con el campeonato argentino, que tenía esta denominación. En 1963 empezaría a disputar el derecho a las eliminatorias para la Copa de Libertadores de América.

rey de copas

PRIMERA FINAL
Para llegar a la final de esta competición tiene que eliminar a equipos como el Millonarios de Bogotá, el Alianza de Lima y sobre todo al Santos, club brasileño que ya era un importante equipo. Ganaría el Independiente su primer partido, celebrado en Río, por 2-3, y posteriormente el de casa por 2-1
Era la primera participación del equipo y ya estaba en su primera final. Una final que le enfrentó al Nacional. En el partido de ida el Independiente empata a cero, pero en el de vuelta se iba a hacer con el partido, venciendo por un solitario gol, y con su primera Copa de Libertadores. El independiente ya era campeón de América.
Ahora se tendría que enfrentar al campeón de Europa para dilucidar quién era el mejor equipo del mundo. En frente iba a estar todo un clásico, el Milán. El partido de ida (entonces se disputaría la final a doble vuelta) lo ganaría el independiente por 1-0. Pero en Italia no pudo repetir con otra victoria y perdió el partido por 2-0. Se tendría que conformar con el título de subcampeón, pues el partido de desempate, celebrado en Madrid, lo perdería por 0-1. El Independiente tendría que esperar otra ocasión.

UN TRADICIONAL SALUDO
Independiente, al ganar su primera Copa de Libertadores, pondría de moda un saludo que se convertiría en tradición. Un saludo tan atrayente como simbólico. Los jugadores, formados en fila, con su capitán Jorge Maldonado a! frente, los rojos saludaban con los brazos en alto haciendo con sus dedos la V de la victoria. Esa manera de saludar a la multitud generó una mística ganadora entre sus jugadores y la hinchada.
En 1965 sería su segunda clasificación para la Copa Libertadores, sería también su segunda victoria. Las dos finales, que hasta el momento había disputado el equipo argentino, se encontró contra la «garra» del fútbol uruguayo. Si el año anterior había sido el Nacional, en esta edición sería el Peña-rol, otro de los clásicos del fútbol sudamericano, el encargado de disputar el título al Independiente en la final.
Independiente iba a ganar en su casa por 1-0, perdiendo el de vuelta por 3-1, lo que hizo necesario un tercer encuentro en el que se impuso el equipo argentino por 4-1. Era la época de Artime y Yazalde.
En esta ocasión sería otro italiano el equipo con el que tendría que disputarse la Intercontinental,
el Inter. Nuevamente tendría que conformarse con el subcampeonato, ya que pierde por 3-1 y 0-0.
Este sería el último triunfo, a nivel internacional, que consigue Independiente en los años 60. Aunque no a nivel nacional. En 1967 consigue un nuevo título de campeón nacional y en 1970 gana el campeonato Metropolitano.
En 1970 haría una gira por Europa, disputando una serie de partidos en España y en concreto en el Trofeo Ramón de Carranza. En este torneo gana el Athletic de Bilbao por 2-0, pero pierde la final contra el Real Madrid por 2-4.

futbol
El arquero Santoro y el lateral Pavoni, dos leyendas en la Libertadores. Nueve títulos entre los dos.

NUEVA COPA LIBERTADORES
De 1965 a 1972 era demasiado tiempo sin Independiente en el alto nivel del fútbol sudamericano. La Copa Libertadores se había acostumbrado a las vitrinas de los clubes argentinos, a través de Independiente, Rácing Club y Estudiantes, pero de la mano del Nacional uruguayo volvió a poder de los rojos de Avellaneda. El Independiente se hacía con su tercer trofeo. Volvía otra vez el reinado de los equipos argentinos.
En esta nueva edición se produjo una grata novedad: Por primera vez en la historia de la Copa accedía a la final un equipo peruano. Fue Universitario de Deportes. El equipo limeño había exhibido su calidad en competiciones anteriores especialmente en la Copa de 1967, En la lucha entre los dos equipos se impuso la experiencia de los Santori, Pavoni, Pancho Sa, Pastoriza... y a partir de ese año comenzaría un ciclo inigualable de Independiente de Avellaneda.
En esta final el equipo argentino empataría su partido de ida a cero goles, mientras que en la vuelta, vencía por 2-1 al equipo peruano.
Pero todavía había un torneo que se le negaba ai Independiente: la Copa Intercontinental. Era la tercera vez que la perdía, esta vez a manos de los holandeses del Ajax. En la ida, disputada en Argentina, empatarían a 1-1. Luego en Holanda, los del Ajax, que ya entonces era un equipo arrollador, dan cuenta de Independiente por 3-0.
En 1973 volvía a conquistar la Libertadores. Esta vez ganaría la final al primer equipo chileno que alcanza ese honor: Colo-Colo, apodado «el cacique«, es el club más popular en Chile. Pero lo más importante, casi más que la consecución del trofeo, y sería un hecho que haría historia, sería el debut en el equipo de un joven llamado Ricardo Enrique Bochini, en los últimos minutos del encuentro.
El Independiente necesitó tres partidos para alzarse con la victoria. En el primero celebrado en Argentina no pudieron pasar del 1-1. la vuelta, igualmente, quedó en empate pero esta vez a 0-0. El tercer partido lo resolvió el Independiente a su favor, venciendo por 2-1. Sin duda fue una eliminatoria más disputada de lo que en un principio parecía.


los diablos rojos

CAMPEÓN INTERCONTINENTAL
Su condición de campeón de América le otorga nuevamente el derecho a disputar una nueva edición de la intercontinental. El Ajax, campeón de Europa, se niega a viajar a Sudamérica y es designado la Juventus, subcampeón de Europa, para disputar la final.
Así el 28 de noviembre de 1973 en Roma, y a partido único, Independiente gana la Copa Intercontinental al vencer por 1-0 al equipo italiano, gol conseguido por Bochini.
En 1974, conseguirían una nueva edición, e iban cinco, de las cuales ésta era la tercera consecutiva. Esta vez se tendría que enfrentar a un equipo brasileño: el Sao Paulo. Antes había eliminado a Huracán y a Peñarol.
Para hacerse con este nuevo trofeo le hicieron falta tres partidos para derrotar al conjunto brasileño.
Este año se enfrentaría al Atlético de Madrid, equipo que había quedado subcampeón de la Copa de Europa, para renovar el título conquistado el año anterior. El equipo madrileño, que había sido vencido por el Bayern Munich en un desgraciada final para el equipo colchonero, esta vez no se dejó escapar el triunfo.
El Independiente no pudo renovar el trofeo y el Atlético de Madrid se lo llevó, a pesar de perder el partido de ida por 1-0. Pero en la vuelta, celebrado en el Vicente Calderón, remontó el partido endosándose un 2-0 ai equipo de Avellaneda. Era la segunda vez que un equipo español conseguía ese trofeo. El otro había sido e! Real Madrid, quien lo hiciera en su primera edición en el 1980.

FIN DEL CICLO GANADOR
En 1975 culmina un ciclo inigualable de cuatro Copas conquistadas de forma ininterrumpida, y que en esta nueva edición también lo consigue. Era el único club que lo había realizado hasta el momento. Nunca pasó antes. Nunca después.
La mística de los brazos en alto sigue dominando las Copas de América. Asunción sería el escenario del tercer encuentro para solventar la final, ya que los dos anteriores habían concluido con la victoria en el partido de ida del Unión Española de Chile por 1-0. En la vuelta, el Independiente ganaría por 3-1. El tercer y último encuentro concluiría con la victoria del equipo argentino por 2-0.
En esta edición se produce un hecho insólito. En la lista del Cruzeiro de Belo Horizonte, equipo que elimina el Independiente en semifinales, figura Luis Fabia, pero su verdadero nombre es Ananías Barrera. Jugó siete años con ese nombre cambiado y por suerte para el equipo brasileño, no llegó a disputar ningún partido, por lo que Cruzeiro no perdió ningún punto.
Independiente, El "Imperio Rojo"

SISTEMA DE JUEGO
En esta temporada se había culminado, y con éxito, la moda establecida por los equipos argentinos. Independiente jugaría con cuatro defensas en línea: dos centrales y dos marcadores. El centro del campo sería bastante elástico, pues los tres centrocampistas, Galván, Saggioratto y Bochini, ágiles, con buen fútbol y que entraban muy bien en el área contraria. Mientras la delantera la forman; Balbuena, Percy, Rojas o Bertoni.
Un sistema de un 4-3-3 por tanto, muy elástico, ya que tanto los marcadores denfensivos (Commiso y Pavoni), que avanzan en los contragolpes en velocidad, como los tres centrocampistas, se adaptan tanto en ataque, como en la defensa.
Por esa época alguien les puso el sobrenombre de «Jornaleros del fútbol». Era un equipo difícil de dominar, pues el Independiente no dejaba de luchar en todas y cada de las acciones, Ademas tenían algo muy importante, jugaban en bloque, por lo que formaban un perfecto equipo.
Por entonces, el club esta dirigido por Oscar Tomás Sobral, un hombro muy joven, con apenas cuarenta años. Hijo de españoles y un fuerte industrial. Sobral estaba en el cargo desde 1972, año que coincide con el inicio del resplandor del club. Con él llegaron los éxitos.


FALTA DE INTERNACIONALES
Un club que en estos años, a pesar de su buen juego, no iba a aportar muchos hombres a la selección nacional. Con el Mundial de Alemania en puertas, tan sólo Pedro Sa y Alberto Balbuena eran citados para representar a su país. Hecho que también ocurriría cuatro años después cuando Argentina se proclama vencedor de la Copa del Mundo. En ese equipo campeón tan sólo aparecían Bertoni y Larrosa.
Pero el gran sacrificado de este Mundial es Ricardo Enrique Bochini. Et ídolo y figura del equipo no fue llamado por Menotti a la selección. El técnico argentino se decidió por llevar a Kempes, joven jugador que se proclamaría máximo goleador de este Mundial.
A la larga le salió bien la jugada a Menotti, pero en un principio era una gran baza la que se jugaba al prescindir de sus servicios. Igualmente no estaría en el siguiente, celebrado en España, Pero esta vez sí era justificado. Maradona ocupó su lugar.
Bochini tan sólo ha llegado a disputar un partido en un Mundial, en el de México-86. Argentina quedó campeona del Mundo, nuevamente. Por si eran poco los títulos conseguidos por este legendario jugador, había que añadir uno más a su ya amplio palmares, el de Campeón del Mundo.

SEQUÍA INTERNACIONAL
pero todo lo bueno se acaba, e Independiente no iba a ser la excepción, el equipo iba a pasar por unos cuantos anos de sequía internacional. La Copa Libertadores ya no la domina como antes y va a permanecer unos cuantos años ausente de la competición.
Pero a nivel nacional no iba a perder su prestigio. Consigue el Campeonato Nacional en las temporadas 77 y 78. Pero el equipo ya no es eí de antes.
Los aficionados argentinos tendrían que esperar hasta 1984 para ver a su equipo otra vez en lo más alto de la Libertadores.
El equipo que nunca perdió una final de la Libertadores, el que más veces conquistó este trofeo, retornó a ta victoria con un conjunto totalmente renovado, en el que seguía brillando el ídolo de la afición, Enrique Bochini. Independiente había armado un cuadro mágico en el corazón del conjunto, con Giusti, Marangoni, Bochini y Burruchaga. Este último resultó un jugador decisivo con sus incursiones en el área y con su potente disparo.
independiente confirma así su condición de Rey de Copas, ganándola por séptima vez, tras superar en la final a su último vencedor, el Gremio de Porto Alegre. Al finalizar el partido tos jugadores realizaron su triunfal saludo con los brazos en alto, mientras su capitán, Enzo Trossero, elevaba la Copa.
Con esta nueva victoria, el Independiente conseguía disputar de nuevo la Copa Intercontinental, un trofeo que tan sólo se había conseguido en una ocasión (1973) y que parecía estar prohibida para el conjunto argentino.

independiente
Bochini, en la imagen ante el Uruguayo Perdomo, gano su ultima Libertadores en 1984, ante Gremio de Porto Alegre.

NUEVA COPA INTERCONTINENTAL
Así, el 9 de diciembre de 1984 se enfrentaba en Tokio (ya se disputaba allí la final, a partido único, desde que tomara el nombre de Copa Toyota), al Liverpool, campeón de Europa. Percudani se encargó de marcar el único gol del encuentro, pero que fue suficiente para llevarse su segundo título Intercontinental.
Era su segunda victoria, y las dos las había logrado fuera de su país. La primera, en 1973, celebrada en Roma, frente a la Juventus y la segunda en Tokio.
A su regreso a Argentina, ya con la Copa de vencedores, los aficionados íes ofrecieron un extraordinario recibimiento. Nada más aparecer los jugadores por el túnel de vestuarios el estadio de Avellaneda se viene abajo de la emoción. La gaita es el anuncio, y ya iban bastantes, de un nuevo triunfo. Este es un añejo símbolo de la entrañable Galicia y de un club que no quiere perder la tradición. La gaita da la vuelta al campo. Esta es una costumbre imperecedera. Única tal vez, en el continente americano. Pero es una prueba más de la identidad del equipo de los «diablos rojos» de Avellaneda.

ÉPOCA DE FICHAJES
Esta era la época de Clausen, Monzón, Giusti, Burruchaga y Percudani, con la presencia del incombustible Bochini. Jugadores que en esta época sí iban a forma parte, al contrario que en otras épocas de escasez de internacionales, de una selección argentina que iba a conseguir su Mundial, el de 1986, en México.
Al finalizar este Mundial, y dada la fama que cogen sus jugadores, se produce un éxodo de éstos a otros equipos, sobre todo a europeos. Política financiera que practicaba el club como soporte económico de la entidad y que la llevaba practicando desde hacía tiempo.
Así, Burruchaga es fichado por el Nantes, Clausen por el Sión suizo y Percudani por el Austria Viena. Estos jugadores iban a seguir los pasos de sus predecesores como Orsi, que ya en los años 30 iba a jugar en la Juventus, Pastoriza, que lo haría en el Monaco; Yazalde, en el Sporting de Lisboa, además de hacerlo posteriormente en eí Marsella. Enzo Trossero, que se marcharía al Nantes; Bertoni, en la Florentina; Calderón, en el Betis y París S.G. Pero no serían los últimos. Todo esto como consecuencia de la pobre economía del país.
Un equipo que nunca se ha visto acuciado por los problemas económicos, a pesar de que muchos clubes en Argentina sí los han tenido que soportar. Una sagaz finanza llevada a cabo por los respectivos presidentes que ha tenido el equipo, y que han dotado al club de una infraestructura de calidad.
Así, los cerca de 70.000 socios de que dispone e! club, pueden disfrutar de todas las instalaciones deportivas mediante el pago de una modesta cuota.
Independiente, que aquí posa con la Libertadores de 1975, ha ganado las siete finales de esta competición a las que ha llegado. Un récord.

CAMPEONATO 89/90
Seis años tendrían que transcurrir para que independiente se proclamara de nuevo Campeón Nacional argentino. En avellaneda se volvio a escuchar los emocionantes gritos de una hinchada enloquecida
por la victoria final: "dale rojo", "dale rojo", son los gritos de guerra de los aficionados que volvían a repetir toda la herencia de tiempos pasados.
Era el decimosegundo título y había sido conseguido merced a un final de temporada pletórico e inolvidable: sumaron 35 de los 36 puntos posibles en los 12 últimos encuentros (hay que recordar que esta temporada la victoria se puntuaba con tres puntos).
De la mano de Jorge Raúl «Indio» Solari, Independiente recobró la gloria perdida.
Solari intentó crear un equipo que se pareciera más al de tiempos pasados. Así, trajo una pieza de aquí, dos modestas de allá y creó un equipo en el que no habría figuras, pero que prevalecía el equipo. Así, Independiente empezó la competición de una forma discreta, teniendo en cuenta el plantel que había formado: vino Insúa, de Estudiantes; Pereira, de Peñarol; Bianco, de Newell's y Alfaro Moreno, de Platense.
Además de estos fichajes, intentó reciclar a los que ya poseía, tales como a Bochini, Clausen, Giusti, Reggiardo, Delgado, etc.
El técnico, tras sus malos comienzos, bordeó el cese, pero poco a poco el equipo fue recuperando el tono hasta protagonizar una memorable recta final, sin que ni Boca, líder del torneo durante algunas jornadas, ni River, pudieran impedir su imparable escalada hasta el titulo.
El juego desarrollado por los «rojos» de Avellaneda no tuvo nada de especial. La idea de equipo serio, ordenado y prolijo impuesta por el técnico, además de la vocación histórica de ir continuamente al ataque, fueron sus mejores argumentos.

rey de copas
Arriba, de izquierda a derecha: Pereira, Clausen, Monzon, Delgado, Rius y Ludueña. Abajo: Bianco, Reggiardo, Insua, Bochini y Alfaro Moreno. Estos hombres han constituido la formacion base del campeón 1989

Con esta nueva victoria se ganaban el derecho de volver a participar en la Libertadores, torneo del que los «rojos» de Avellaneda dicen ser dueños, pues en vano lo han conquistado en siete ocasiones.
Pero de todos los hombres que Solari (fichó más tarde por el Tenerife) utilizó, uno de ellos volvió a ser la figura del equipo, Bochini. El "Bocha", como se lo conocía, cancelo tras este triunfo nacional su retirada. Una retirada que se haría efectiva en la temporada 90-91, cuando tenia 37 años.
Con su adiós se decía también adiós a toda una época de grandes éxitos. Con él llegaron, y con su ausencia... Ahora toca a otro liderar el equipo y poder conseguir los triunfos que «el Bocha» ha otorgado al club. Que se consiga o no, depende del club. Este, si mantiene la política de exportación de jugadores, poco o nada podrá conseguir. Pero claro, hay que subsistir. No en vano es uno de los pocos clubes que está al corriente de pago con su personal. Esperemos que pronto llegue otra época de los brazos levantados y que se pueda escuchar la gaita y los gritos de sus aficionados, que corean; «dale rojo», «dale rojo»

0 comentarios - Independiente, El "Imperio Rojo"