SAN ANTONIO.- No fue por nocaut como acostumbra, pero en el ring hubo una clara superioridad, una paliza para el mejor triunfo de su vida, con sabor a hazaña. Porque hay que enfrentarse a un campeón defensor en su propio país e irse ganador en las tarjetas, la diferencia debe ser clara y eso estableció el Chino Marcos Maidana (66,340 kilos) para vencer por puntos en fallo unánime al norteamericano Adrien Broner (65,545) y así arrebatarle el título mundial welter AMB.
Broner: "El pasto estaba alto"
Todas las tarjetas fallaron en favor de Maidana de la siguiente manera en en el estadio cerrado del AlamoDome de San Antonio: 115-110, 116-109 y 117-109. El argentino ganó la pelea de principio a fin. Empezó con todo y estableció una clara superioridad en los primeros cuatro rounds. Luego, se emparejó y en el final, de nuevo el sello del Chino, quien tiró a Broner dos veces a la lona a lo largo de la pelea.

Boxeo

El santafecino, de 30 años, logró el 35° triunfo de su carrera, que suma sólo tres reveses, para ser campeón del mundo por segunda vez, ya que anteriormente había ganado el título superligero de la AMB, una categoría inferior.

El santafecino, un guerrero del ring, salió con todo desde el primer campanazo y a poco estuvo de noquear a Broner en el minuto inicial de un primer round que le fue claramente favorable.

Y lo que no pudo en el primero Maidana lo logró apenas comenzado el segundo cuando derribó al campeón con un gancho de izquierda que pareció ponerle punto final a la pelea.

Broner, trabando desesperadamente, sobrevivió la vuelta, pero de su rostro se borró la sonrisa sobradora de los días previos, tanto como creció la confianza del pugilista nacido en Margarita.

Estos dos tremendos rounds en los que Maidana acarició la victoria, a puro coraje y potencia, le insumieron un gran gasto de energía y a partir de allí la pelea se emparejó. El argentino dosificó el esfuerzo y siguió buscando su chance con voleos de ambas manos.


En el séptimo round Maidana recuperó su papel de peleador desbordante y conectó buenas izquierdas a la cabeza de Broner pero al no tener la misma velocidad del arranque recibió buenas contras del campeón, varias a la zona baja. Maidana repitió su postura agresiva en el octavo round y derribó a Broner en el último minuto con otra izquierda ascendente.

El campeón se reincorporó y en su afán de definir la pelea colocó mal la cabeza, lo que fue aprovechado por el estadounidense para agrandar el efecto, ganar tiempo y habilitar al árbitro Laurence Cole, de regular desempeño, al descuento de un punto.

La novena vuelta fue un martirio para Broner, ya que Maidana le dio una verdadera golpiza que no se tradujo en nocaut por el cansancio del argentino y las mañas del campeón.

Los tres rounds finales, con ambos muy cansados, fueron de dominio alternado, con furiosos intercambios de golpes y la antesala para la consagración del argentino.

Argentina