Los diarios de Buenos Aires publican este sábado detalles del escándalo en el Xeneize. Todos coinciden: hubo violencia entre los jugadores.


Asi empezó la pelea Orion y Ledesma


No quedan dudas: el viernes, en el vestuario de Boca, hubo trompadas. No está claro quién se llevó la peor parte, pero las versiones coinciden y hablan de la furia de Agustín Orión contra el cordobés Pablo Ledesma.
Los medios de Buenos Aires publicaron este sábado versiones muy similares de lo que pasó cuando el arquero llegó al entrenamiento. Enojado, no aceptó saludos y esperó a Ledesma para pedirle explicaciones porque el cordobés lo había dejado expuesto ante la prensa.

"Orion se enteró de todo, apenas pisó Ezeiza. 'Amigo las pelotas. Acá se acabaron las amistades con todo el mundo', gritó, furioso, cuando alguien le preguntó: '¿Cómo estás amigo?' Fue un amistoso saludo, pero al guardavalla le pareció una ofensa. Llegaron un par de compañeros. Llegó Ledesma. Expulsaron a curiosos, a empleados, no quedó nadie. Gritos, insultos, forcejeos y un intercambio de trompadas. 'Conmigo no te metas más', gritó el arquero. Ledesma, con un desgarro, se quedó toda la tarde en kinesiología, víctima de la peor parte. Orion, más tarde, saltó al campo de juego con una venda en la mano derecha", publicó Cancha Llena.

Riquelme


"Orion, más tarde, saltó al campo de juego con una venda en la mano derecha", publicó Cancha Llena.


Por su parte, Clarín habla de que Rivero y Trípodi se sumaron a las trompadas. "(Orión) entró al club decidido a solucionar sus problemas de la peor manera. El uno ingresó apurado y sólo dejó una frase al pasar cuando un colaborador lo saludó: 'Acá se pudrió todo. Se terminaron los amigos y la buena onda'. Entró al vestuario y allí esperó al plantel. Con tensión en cada saludo, todo explotó cuando apareció Ledesma. Sin mediar palabra, el arquero lo empujó y lo golpeó. Entre gritos, dos compañeros (¿Rivero y Trípodi?) intentaron separarlos y se sumaron a la pelea. Todo se ordenó cuando todo el plantel logró separar al arquero y Ledesma, desgarrado, se fue a kinesiología", publicó.

ledesma


"Entró al vestuario y allí esperó al plantel. Con tensión en cada saludo, todo explotó cuando apareció Ledesma", dice Clarín.


Olé, el diario de la polémica, también explica la situación y menciona la venda en la mano derecha. "Hubo una reunión muy extensa en el vestuario que duró más de una hora y que retrasó el comienzo de la práctica. En ella, por lo que se filtró, existieron fuertes cruces entre los integrantes del plantel y careos permanentes sobre las filtraciones. El 1, que previamente se había reunido con Juan Román Riquelme a solas, salió muy enojado. Es más, fuentes cercanas le confirmaron a Olé que se le fue al humo al mencionado Ledesma, quien luego no participó del entrenamiento por su desgarro. La mano vendada del ex San Lorenzo y Estudiantes en la práctica facilitan la deducción".
Y agrega: "Con la bronca acumulada y potenciada durante la espera desde su llegada de Rumania, apenas el 1 vio entrar al volante al vestuario, lo agarró del cuello, le pegó dos trompadas y la siguió hasta dejarlo sin respuesta física. Los compañeros presentes, que se la veían venir, tardaron en reaccionar. Sabían que poco podían hacer: la pelea terminó cuando Orión lo decidió".

Trompadas


"Apenas el 1 vio entrar al volante al vestuario, lo agarró del cuello, le pegó dos trompadas y la siguió hasta dejarlo sin respuesta física", reveló Olé..


La versión del diario Popular difiere en un punto: Orión llegó a medianoche a la Argentina (había estado en el plantel de la selección, en Rumania) y quería ir del aeropuerto a la casa de Ledesma. "El entorno de Orión asegura que el arquero apenas conoció lo sucedido, quiso ir a buscar a Ledesma en plena madrugada, pero que lograron calmarlo y convencerlo de que esperara a reencontrarse con todos sus compañeros en la práctica", cuenta el matutino.

"El entorno de Orión asegura que el arquero apenas conoció lo sucedido, quiso ir a buscar a Ledesma en plena madrugada".


Y Popular agrega: "Poco cambió la ecuación, porque Orión, aceleradísimo por los hechos, fue uno de los primeros en arribar al predio de Casa Amarilla, a las 15.15, cuando el entrenamiento estaba pautado para las 17, al grito de 'acá se terminaron las amistades'. Ledesma lo hizo cuarenta y cinco minutos después, y tal como cuentan, no alcanzó ni a saludar que Orión se le fue al humo para increparlo. De los gritos pasaron a los empujones, y de allí no pasó mucho tiempo para que pasaran a revolearse manos, donde el más perjudicado habría sido Ledesma".